'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Tratamientos de fertilidad, el precio de querer un hijo

En México, 3.5 millones podría tener problemas de infertilidad, pero existen muchos tratamientos que hacen posible embarazarse. Conoce los costos.

14-03-2014, 7:57:02 AM
Tratamientos de fertilidad, el precio de querer un hijo
Sergio Gil Franco

Se calcula que el 20%
de las parejas
que actualmente están buscando un embarazo van a tener dificultades para lograrlo. Esto quiere decir
que entre 2.5 y 3.5 millones de mexicanos tienen problemas de infertilidad.

Las principales causas de la infertilidad son las enfermedades de transmisión sexual, el
estilo de vida (estrés, tabaco,
alcohol, drogas, sedentarismo y obesidad)
y la postergación del embarazo. Estos factores provocan problemas de mala
ovulación, problemas en la matriz y obstrucción de las trompas y problemas
en la producción de espermatozoides.
Poco más de la mitad de los casos de infertilidad involucra al factor masculino y en el 80% de los casos son varios los factores involucrados.

La etapa más adecuada para un embarazo es entre los 23 y 30 años en la mujer y entre los 25 y 30 años en el hombre; aunque en
realidad el límite depende de cada pareja y de su capacidad de seguir generando
óvulos y espermatozoides. Sin embargo, al postergar el embarazo las
probabilidades de lograrlo se reduce. “Pero el problema en realidad es que, en
promedio, las parejas tardan cuatro años
en buscar ayuda de un especialista. Esto quiere decir que si deciden tener un
bebé a los 35 años y no logran concebir, llegarían con el especialista al
cumplir 39, con lo que se reducen aún más las posibilidades de lograr el embarazo”,
comenta el Dr. Carlos Maquita Nakano,
director general RedCrea, una red de medicina productiva.

Antes de la
concepción

Si una pareja menor de 30 años tiene más de un año buscando
el embarazo, con relaciones frecuentes y sin protección, entonces debe acudir con
el especialista.

Si la mujer tiene más de 30 años, el periodo de espera debe reducirse
a seis meses, sugiere el Dr. Maquita.

Pero independientemente de la edad en la cual se desee tener un hijo, lo ideal es acudir a una
consulta preconcepcional para que el
especialista haga una evaluación inicial y vea si hay algún problema desde el
principio. El costo de esta consulta
está entre $600 y $1,000 pesos, más
los análisis necesarios como biometría, química sanguínea y general de orina
($700 pesos). Con esta consulta se pueden detectar factores de riesgo que pudieran dificultar la concepción.

Cuando una pareja tiene problemas de fertilidad, lo primero
que se debe hacer es un diagnóstico-pronóstico.
Es decir, identificar la causa de la infertilidad para determinar el
tratamiento a seguir y las posibilidades que tiene la pareja de concebir. Quizás
sea necesario hacerse análisis de semen,
que cuesta $300 pesos, y un análisis de
hormonas
para evaluar la calidad de la ovulación, cuyo costo es de $1,500
pesos, aproximadamente. Hasta aquí entre $3,100 y $3,500.

El tratamiento
adecuado

Una vez que se ha determinado la causa de la infertilidad,
debe realizarse el tratamiento adecuado. Es decir que no es necesario llevar a
cabo todos los procedimientos en forma lineal, iniciando con el más sencillo
hasta llegar a l de mayor complejidad. Por el contrario, un buen diagnóstico ayudará a elegir únicamente
el proceso adecuado y sólo en
algunos casos habría que considerar una segunda o tercera opción.

¿Qué tratamientos
existen?

Estos son los tratamientos que se utilizan para resolver un
problema de infertilidad:

1. Antibiótico. Cuando
el problema simplemente consiste en una infección,
la pareja debe someterse a un tratamiento de antibióticos que dura entre siete
y quince días, y cuyo costo no supera los $1,000
pesos
. Una vez eliminada la infección, es posible que la pareja ya pueda
concebir.

2. Hormonal. Mediante
un tratamiento de hormonas se estimula la ovulación y se programan
las relaciones íntimas. El tratamiento tiene un costo entre $2,500 y $3 mil pesos en cada mes que
se intente y, dependiendo de cada caso, deberá tener una duración de tres a
seis meses. Más allá de este plazo, este tipo de tratamiento es
estadísticamente ineficaz.

3. Inseminación
artificial.
Consiste en colocar semen directamente en la matriz el día de la ovulación. El costo
del tratamiento, incluyendo honorarios médicos y medicamentos, va de $10 mil a $12 mil pesos por intento.
Aquí se recomienda un máximo de tres intentos.

4. Fertilización in
vitro.
Este tratamiento es considerado como de alta complejidad, porque requieren
de tecnología avanzada, mucho equipamiento
y alta capacitación por parte del personal médico. El costo aproximado es de $60 mil pesos por el primer intento,
más los medicamentos para la mujer (otros $20
mil pesos
). Consiste en extraer varios óvulos para fecundarlos fuera de la
mujer e implantar los embriones de
mejor calidad.

Si se requiere un segundo intento, debe hacerse todo el
procedimiento de nuevo, aunque en algunas clínicas ya no cobran los honorarios
médicos, lo que significa una reducción de $15 mil pesos de la cuenta.

En ocasiones, la paciente tiene óvulos de buena calidad
desde la primera extracción. Estos pueden congelarse y utilizarlos en un
siguiente intento. El congelamiento de
óvulos
cuesta $5 mil pesos, más
una renta mensual de mantenimiento de $500 pesos. Descongelar y transferir los
óvulos cuesta $15 mil pesos. Esto significa que en esta opción el costo puede
ascender a $50 mil pesos.

Se recomienda no hacer más de tres intentos de fertilización
in vitro.

5. Cirugía reproductiva.
Cuando las trompas están tapadas, se elimina la obstrucción mediante un procedimientos
quirúrgico. Una vez hecho esto, difícilmente se requerirá de otro tratamiento
de fertilización asistida.

El Plan C, ¿adopción?

La medicina reproductiva es un asunto de probabilidades, en
donde se busca tener las mejores
condiciones
para lograr la concepción. Sin embargo, en ocasiones el
pronóstico no es muy esperanzador o incluso la respuesta a los tratamientos es
negativa, por lo que hay que considerar otras opciones.

La adopción es una buena alternativa para lograr la paternidad.

Es importante tener un buen diagnóstico para definir el tipo
de tratamiento que la pareja requiere. Por ejemplo, se puede saber desde el
principio si un tratamiento hormonal no funcionará porque en realidad se
requiere de una cirugía; o en lugar de someterse a tratamientos de alta complejidad, primero hay que aliviar una
simple infección. “Cada pareja debe tratarse de una manera muy particular para
resolver de la manera más eficiente su problemática específica”, señala el Dr.
Maquita.

Un buen diagnóstico
desde el momento en que se toma la decisión de tener un hijo, puede evitar el
desembolso de fuertes cantidades de dinero, pero sobre todo, ayuda a dar certidumbre
a la decisión de formar una familia.

¿Conoces algún caso de éxito con estos tratamientos? Compártelo con nosotros.

Relacionadas

Comentarios