'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Oceanografía, una red de fraude en México y EU

No sólo presentó facturas falsas en Pemex, también tiene 19 demandas en empresas de EU por no pagar servicios de barcos y buques. Así la historia…

10-03-2014, 9:33:14 AM
Oceanografía, una red de fraude en México y EU
Reuters

La empresa acusada de un fraude que obligó a Citigroup Inc a recortar sus ganancias de 2013 ganó miles de millones de dólares en contratos con Petróleos Mexicanos en la década pasada, incluso después de que funcionarios mexicanos y demandas privadas encendieron alertas sobre el contratista.

Desde 2003 al año pasado, Oceanografía S.A., un proveedor de servicios de ingeniería y mantenimiento de plataformas petroleras y ductos, firmó más de 100 contratos con un valor de cerca de 3,000 millones de dólares con la petrolera estatal Pemex, según una revisión que hizo Reuters de los contratos gubernamentales mexicanos.

Mientras esos acuerdos se estaban llevando a cabo, la auditoría federal de México, conocida como ASF y que depende del Congreso, empezó a cuestionar la relación de contratación de Pemex con Oceanografía.

En el 2006 auditó a Pemex 2006 por supuestas irregularidades en varios contratos multimillonarios en dólares con Oceanografía y en aquella ocasión la ASF informó que había encontrado casos en los que Oceanografía parecía haber recibido un trato favorable por parte de Pemex.

El organismo instó a la oficina de control interno de la petrolera a examinar si sus funcionarios cambiaron incorrectamente términos de contratación a petición de Oceanografía y favorecieron a la empresa frente a sus competidores. Sin embargo, el poder de la ASF es limitado: sólo puede investigar a las entidades gubernamentales pero no tiene autoridad para sancionarlas.

Autoridades de Pemex se negaron a responder solicitudes de Reuters para obtener comentarios sobre cómo contestó al reporte de la ASF. Mientras que Oceanografía dijo en un comunicado el mes pasado que siempre había actuado de acuerdo a la ley en sus transacciones con Pemex.

Después de que el reporte de la ASF apareció en 2006, Oceanografía ganó 2,000 millones de dólares en contratos. Y hacia 2008, la empresa que ha reconocido que recibe alrededor del 97 por ciento de sus ingresos de contratos con el Gobierno, casi todos con Pemex, se encontró bajo la lupa otra vez vcuando legisladores de oposición comenzaron a pedir una investigación federal sobre sus contratos con Pemex.

El ex parlamentario Jesús González Schmal dijo que él y compañeros legisladores levantaron acusaciones de que Oceanografía había falsificado facturas de Pemex para obtener préstamos en 2005 del estatal Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext). Las acusaciones se basaban en información de alguien dentro del banco.

Cuando los legisladores pidieron a Bancomext más informes, les respondió que Oceanografía había pagado ya los préstamos, dijo González. No sucedió nada con la solicitud para que el Gobierno investigara las acusaciones de falsificación de facturas.

Barcos, aviones y demandas

Una revisión de Reuters de documentos de la corte encontró que Oceanografía, que tiene su sede en estado de Campeche y con costas en el Golfo de México, ha sido demandada al menos 19 veces en cortes de Estados Unidos desde 1994.

Si bien el número de demandas podría no ser inusual en el mundo corporativo, la mayoría de ellas tiene un denominador común: supuesta falta de pago de contratos de arrendamiento de barcos y aviones. Algunos de los casos fueron resueltos, desechados o resultaron en sentencias contra Oceanografía y otros aún están pendientes.

McDermott, una empresa de ingeniería de Texas, demandó a Oceanografía en 2009 en una corte en el distrito de Alabama por supuestamente haber fallado en pagar más de 5 millones de dólares por el arrendamiento de un buque, de acuerdo a documentos de la corte.

La compañía logró recuperar su buque, pero nunca fue capaz de cobrar los pagos atrasados, dijo Matthew McDonald, abogado de Jones Walker quien representó a McDermott. Oceanografía presentó una contrademanda contra McDermott para recuperar el equipo que estaba en el barco, pero su petición fue desechada.

En otro caso, la empresa de construcción de campos petroleros con sede en Louisiana, Diamond Services Corp, demandó a Oceanografía en 2010, alegando que la compañía mexicana cayó en moratoria de pago de casi 1.4 millones de dólares en gastos de alquiler de un buque de chárter.

Oceanografía se ha opuesto a la petición de Diamond de un fallo por incumplimiento del contrato, en un caso que está todavía pendiente en una corte federal del distrito de Louisiana.

Ángulos políticos

En su reporte del 2006, la ASF dijo que Oceanografía pidió que Pemex cambiara los términos de un contrato de 2005 por más de 385 millones de pesos (alrededor de 29 millones de dólares al tipo de cambio actual). El informe afirma que Pemex modificó las especificaciones de un buque -reduciendo la velocidad requerida- y cambió la fecha de inicio de los trabajos para dar cabida a Oceanografía.

La ASF dijo que cambiar los términos del contrato de manera injustificada sería contrario a la ley, por lo que pidió a Pemex investigar si el contrato -que fue adjudicado a través de una licitación pública internacional- fue modificado indebidamente.

El organismo dijo que Pemex “debe verificar que las modificaciones de las ofertas fueran autorizadas solamente por una justa causa y no como resultado de las negociaciones con los contratistas”.

La ASF también apuntó a un contrato de 969 millones de pesos (73 millones de dólares al tipo de cambio actual) otorgado por Pemex a Oceanografía en 2005 para el mantenimiento de una plataforma petrolera.

Se encontró que Oceanografía no pudo entregar los documentos para verificar que cumplieron con el contrato, como era solicitado por ley. Pemex “no garantiza el cumplimiento de todas las obligaciones por parte del proveedor (Oceanografía)”, dijo el informe.

La ASF instó a la oficina de control interno de Pemex que investigara también si funcionarios de la empresa favorecieron a Oceanografía sobre otras empresas en la adjudicación de un contrato de servicios con valor de 15 millones de dólares en 2003.

Autoridades mexicanas empezaron a indagar en las prácticas de negocios de Oceanografía después de reportes de medios locales sobre supuestos vínculos de la empresa con la administración del ex presidente Vicente Fox, que gobernó México entre 2000 y 2006.

Un hijo de la esposa de Fox dijo, en una entrevista con una revista mexicana en 2004, que con algunos parientes había ayudado a Oceanografía con contratos de Pemex. Oceanografía no ha respondido a las acusaciones. Fox dijo a reporteros esta semana que su familia no tiene “nada que esconder” cuando se le preguntó sobre sus posibles lazos con Oceanografía.

A mediados de febrero, la contraloría federal -la Secretaría de la Función Pública del Gobierno federal- anunció que había suspendido a Oceanografía de participar en contratos del Gobierno por 21 meses y 12 días. La contraloría no dio razones de por qué tomó la medida.

La subsidiaria mexicana de Citigroup, Banamex, dijo la semana pasada que se percató de que la mayoría de préstamos de corto plazo por 585 millones de dólares otorgados a Oceanografía estaban respaldados por lo que parecían ser facturas falsificadas de Pemex.

El mismo día, la fiscalía general dijo que estaba iniciando una investigación criminal contra Oceanografía y que había intervenido a la empresa y le había designado un administrador gubernamental.

Citigroup dijo que, como resultado del fraude descubierto en su subsidiaria, había tenido que declarar como perdidos alrededor de 400 millones de dólares respaldados en facturas falsas, lo que provocó que recortara en 235 millones de dólares sus ganancias en 2013 a 13,670 millones de dólares.

Oceanografía no ha comentado sobre las medidas llevadas a cabo por la procuraduría general o sus préstamos con Banamex. Banamex dijo que no podía hacer comentarios sobre un caso bajo investigación.

Relacionadas

Comentarios