HistoriasNegocios

IFT fortalece la competencia y Televisa tiembla

Tres expertos en telecomunicaciones analizan el caso y afirman que este nuevo escenario fortalece la competencia y fijan sus escenarios para el sector.

10-03-2014, 7:56:20 AM
IFT fortalece la competencia y Televisa tiembla
Felipe López

El jueves 6 de marzo, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) declaró a Grupo Televisa y a varias empresas de Carlos Slim como Inbursa y Telmex, conjuntamente con otras entidades, como agentes económicos preponderantes en el sector de radiodifusión en México; asimismo, el 7 de marzo publicó la convocatoria a una licitación pública para obtener frecuencias para la creación de por lo menos dos cadenas nacionales de televisión digital en México. Lo cual va en concordancia con la emisión (el 27 de febrero), de los lineamientos de must carry y must offer que aplicarán a la retransmisión de señales de televisión abierta por conducto de concesionarios de televisión restringida.

Derivado de estas resoluciones, los negocios de radiodifusión de señales de Grupo Televisa, deberán compartir su infraestructura de radiodifusión a disposición de terceros en forma no discriminatoria y no exclusiva. Esta medida pone a disposición de los competidores que, tengan un fallo favorable en la licitación, elementos no electrónicos al servicio de las plantas transmisoras, derechos de vía, torres, sitios, mástiles, fuentes de energía y sistemas de aires acondicionados, entre otros.

Por su parte, Grupo Televisa emitió un comunicado en el cual  explicó que deberá presentar al IFT una propuesta para compartir su infraestructura, esta información deberá incluir datos exactos de la infraestructura de que dispone. En el documento publicado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), se explica que para que los terceros accedan a la infraestructura de la empresa, las tarifas deberán ser negociadas por Grupo Televisa y el concesionario solicitante. Dichas tarifas deberán hacerse públicas y en caso de no llegar a un acuerdo, el IFT podrá determinar los importes aplicables.

A decir de los especialistas, las medidas implementadas por el IFT permitirían una entrada expedita de nuevos radiodifusoras al mercado. “Sin duda es un tema mayor, que importa tanto a consumidores como a la competencia, pues más que una medida burocrática, se trata de una resolución que se traduce en competencia efectiva en comunicaciones y radiodifusión. Una asignatura que estaba pendiente en el país desde hace más de dos décadas”, señaló Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Esto quiere decir que las nuevas operadoras o empresas de radiodifusión, podrán utilizar los fierros (como comúnmente se le llama a este tipo de infraestructura) de Grupo Televisa, permitiéndoles salir al mercado en un tiempo mucho menor. “Esto se traduce en una inversión menor en fierros, lo que para cualquier competidor significa entrar con condiciones muy favorables, pues se agregarán a una capacidad ya instalada”, señaló Piedras.

A una empresa que inicia operaciones en este sector, normalmente le toma entre tres y cinco años desplegar infraestructura, habilitar sus equipos y generar contenidos, “cuando en este caso podrían estar saliendo en un plazo de 12 meses e incluso menos”, subraya el directivo de The CIU.

Por su parte, Jorge Fernando Negrete, director general de Mediatelecom Policy & Law, acotó que esta declaratoria, sobre la compartición de infraestructura, no es un tema menor; “ya que las posiciones de radiotransmisión en el país están determinadas desde hace décadas y existe una escasez en el territorio para obtener esos espacios de radiodifusión, incluso puede resultar un factor de competencia muy importante, pues si no se cuenta con una posición privilegiada de la infraestructura, la señal del participante no podrá ser difundida de forma adecuada”.

Agregó que esta decisión, “desde el punto de vista constitucional, va más allá de lo que estamos viendo, pues las barreras de entrada se eliminan para los nuevos entrantes, quienes además, no solo dejarán de invertir en la infraestructura, sino que tampoco tendrán que realizar erogaciones en compra de terrenos o búsquedas topográficas para los mejores espacios”.

El costo de pesar tanto en el mercado

Además de compartir infraestructura, como parte de las medidas impuestas por el IFT, están los temas sobre el desempaquetamiento de contenidos y la obligación de divulgar más acerca de su publicidad.

En este sentido, como agente preponderante no podrá adquirir derechos de transmisión en exclusiva sobre contenido relevante (aquellos con altos niveles de audiencia), como la liguilla de los torneos de futbol, las finales de los mundiales de futbol o los Juegos Olímpicos de verano e invierno; además, deberá informar sobre los términos y condiciones de la transmisión de publicidad.

Es decir, la televisora deberá hacer públicos sus contratos de venta de publicidad.

“Con este tipo de acciones se eliminan las barreras de entrada al resto de los competidores, lo que les posibilita que tengan acceso a contenidos de eventos especiales. Lo importante es que se eliminan las barreras de entrada para el resto de la competencia”, Gonzalo Rojón, director de análisis de The CIU.

El panorama no resulta alentador para Televisa, pues pasa de tener sólo un competidor a cuatro, lo que hace que se vea disminuida en términos de capacidad de mercado.

Además de que su capitalización de mercado se ha visto afectado en unos 700 millones de dólares. Esto, en un entorno en el que se vive del pie publicitario, el cual no crece, sino que inclusive se comparte con nuevos esquemas y plataformas como internet.

Sin embargo, el hecho de que la competencia se duplique y se pase de tener dos cadenas nacionales privadas a cuatro (más una del estado), resulta positivo. “El beneficio se da en los competidores del preponderante, quienes tendrán acceso a capacidades que de otra forma se habría traducido en elevados montos de inversión en infraestructura y más tiempo, así como el impacto positivo hacia la audiencia o los consumidores. La capacidad de elección se multiplica de dos a cinco”, indica Piedras.

“El impacto en el modelo de negocio de la televisión abierta va a transformarse. El mismo pastel publicitario para cuatro cadenas (y una estatal) no es menor y si bien es cierto que los 50 anunciantes más importantes del país actualmente tienen acuerdos con las radiodifusoras, eventualmente tendrán que migrar hacia nuevas plataformas esencialmente las digitales, pues esta reforma va acompañada de una estrategia digital con una política de cobertura de bada ancha. Cabe señalar que a más banda ancha, menor es el rating en televisión. Con ello, los grandes anunciantes se inclinaran por una cobertura de televisión abierta, pero con otras plataformas”, dijo Negrete.

Por su parte, Gonzalo Rojón expresó que aún cuando “todavía falta que las Leyes secundarias se definan, sin embargo se abre la oportunidad a muchas empresas nacionales y extranjeras. Estamos ante un nuevo panorama en México, una muestra de que las cosas van en serio; se está introduciendo competencia y las carencia que había hasta antes de esta reforma en telecomunicaciones se convertirán en oportunidades para nuevas empresas.”

Jorge Fernando Negrete indicó que una parte importante de esta resolución que fortalece la economía nacional, “es el hecho de que los empresarios Pymes, se conviertan en anunciantes de televisión abierta, con lo que el modelo de los patrocinadores de mayor capacidad se complementará con el de las Pymes, como sucede en otras partes del mundo”.

Los especialistas consultados coinciden en que se trata de un evento mayor, de una medida que debe tomarse muy en serio —aun cuando haya opiniones que difieren al respecto—, pues se trata de una disposición que promueve una competencia efectiva en telecomunicaciones y en radiodifusión.

“Estamos en un proceso de actualización reguladora, tal como sucede en Europa, Estados Unidos y otras regiones del mundo. No hay formulas mágicas, y aun cuando estas regiones nos llevan un adelanto de 20 años, se puede esperar un impacto relativamente rápido; incluso en un año podrían verse los primeros efectos en beneficio del consumidor, del competidor y del aparato productivo”, concluyó Ernesto Piedras de The CIU.

“Con esta resolución, los nuevos entes no tendrán excusa para desplegar inversión en tecnología, cobertura y programación, lo que hará que en un tiempo récord (cuando mucho dos años) se comiencen a ver avances en este sentido”, indicó el directivo de Mediatelecom Policy & Law.

¿Qué opinas de las medidas tomadas por el IFT?

Relacionadas

Comentarios