'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Cómo, cuándo y por qué contratar becarios

Son más que mano de obra barata y ahora se están convirtiendo en una opción real de reclutamiento. Te decimos por qué conviene contratarlos.

07-03-2014, 6:56:29 AM
Cómo, cuándo y por qué contratar becarios
Tatiana Gutiérrez

La contratación de jóvenes universitarios puede ser una gran solución para atraer talento innovador, creativo y con energía dentro de nuestras organizaciones, sin embargo, muchas empresas han tomado este modelo de contratación como la mano de obra barata y solución temporal para un buen reporte económico. Pero… ¿sabes cuáles son los beneficios de tener becarios en tu organización?

“Por desgracia, estos jóvenes pueden llegar a ser la opción económica de las organizaciones, lo que hay que tomar en cuenta, es que si estas personas no son contratadas bajo términos adecuados, sucede lo mismo que cualquier trabajador. En lugar de ser propulsores de la productividad, se convierten en un eslabón para las empresas”, comenta Margarita Chico, directora y fundadora del portal Trabajando.com

Para empezar debemos definir lo que es un becario. Para la mayoría de los países que contratan a estos jóvenes, un becario, por lo general, es un estudiante que se encuentra en la segunda mitad de su carrera, por lo que la contratación se realiza por horas –tomando en cuenta la flexibilidad del horario del estudiante o por días; y los salarios suelen rondar entre los 2,500 y 8,000 pesos, según el puesto que desempeñen y las horas invertidas. 

¿Realmente conviene o no contratarlos? Tes mostramos algunos pros y otros contras, para que puedas definir si son o no una opción de talento para tu empresa:

Por qué sí contratar un becario

De acuerdo con Beatriz Soto, socióloga y experta en temas laborales, asegura que la contratación de estudiantes va más allá de un bajo costo, estos personajes se pueden convertir en tus aliados o hasta llegar a ser tus próximos directivos. Así que pon atención a algunas de sus ventajas:

1. Son jóvenes con energía. Para la mayoría de ellos es su primer trabajo y esto no sólo quiere decir que sean inexpertos, sino también personas con hambre de aprender y con toda la energía para realizar su trabajo. Su actitud positiva y su gran desempeño no sólo impacta en la productividad, sino mejora el ambiente laboral, siempre es bueno tener a alguien joven en el círculo. 

2. Son moldeables. Grandes organizaciones –como Banamex deciden contratar a jóvenes becarios dentro de sus filas, y la razón es muy sencilla: son como esponjas, se acoplan y adoptan la cultura organizacional de las empresas. Esto no sólo les permite adquirir personal a bajo costo, sino que les da la oportunidad de capacitar a sus próximos trabajadores. 

3. Reduce costos de selección y contratación. Esto es definitivo, en lugar de optar por los servicios de headhunters a un costo considerable y atraer al talento por un gran salario, puedes contratar a personal no especializado y especializarlo. El costo: tiempo de capacitación

4. Mejoran el clima laboral. Son personas esperanzadoras con interés en aprender y crear proyecciones de carrera. Estos personajes suelen traer nuevas perspectivas, innovadoras ideas y ayudan a mejorar la interacción con sus compañeros de trabajo. 

5. Son innovadores y creativos. Si son bien seleccionados, estos pequeños colaboradores pueden ser un diamante en bruto, muchas empresas han encontrado a grandes cabezas que empezaron a trabajar en sus organizaciones por horas hasta llegar a ser directivos. ¡Vale la pena intentarlo!

Los contras de tener becarios

Pero no todo es fantástico o alentador sobre los becarios, que también forman parte de tu lista en nómina, ya que si son mal seleccionados o no son motivados pueden perjudicar el ritmo de tu organización. 

a) Mala selección. El proceso de selección es igual al de un colaborador con experiencia. Muchas empresas cometen el error de contratar a cualquier persona para cualquier puesto, piensan que los lograrán moldear. Sin embargo, la realidad es que no es así, si la persona no tiene el perfil adecuado, no importa que esté dos o tres años trabajando por bajo costo, el resultado será una productividad mediocre y un costo extra por rotación.

b) Necesitan tiempo invertido. Para muchos de ellos  es su primera experiencia laboral, por lo que necesitan dedicación y tiempo. Si no estás dispuesto a darlo, lo mejor es que contrates a un especialista o profesionista

c) Son inestables. No todos, pero sí debes tomar en cuenta que para muchos su prioridad es la escuela, así que la mayoría de las veces, las empresas suelen estar a expensas de horarios, permisos o eventos escolares. No desesperes, puede haber grandes frutos. 

d) Pueden ser irresponsables. En algunas ocasiones el no tener compromiso con la empresa puede llegar a ser un problema, muchos piensan que pueden llegar tarde o faltar cuando quieran. Ten cuidado, estas personas perjudican la dinámica laboral

e) Es una inversión a largo plazo. Para Margarita Chico, el verlos como una opción de mano de obra económica es un error. Estos personajes se pueden llegar a ser colaboradores soñados, así que cambia tu percepción. 

Recomendaciones para su contratación

¿Cuándo contratarlos? Tampoco se trata de llenar tu nómina de becarios, debes saber cuándo es el momento adecuado para prescindir de esta fuerza laboral. La experta recomienda contratarlos cuando haya necesidad de personas para hacer tareas básicas o asistenciales. Si lo que necesitas es un experto, no es recomendable contratar a estudiantes o recien egresados; lo único que conseguirás es que se vayan al poco tiempo, que tu rotación aumente y que la inversión sea mayor. 

Tiempo de contratación. Muchos de ellos se irán al terminar su periodo de prueba, sin embargo, cuando encuentras un talento con potencial, es mejor que lo conserves. Cuando éste es el caso, los expertos recomiendan contratarlo como becario no más de dos años, que es el periodo en el que terminarán su carrera. Si la pregunta es por qué, existen dos razones fundamentales: 

1. Los puedes perder. Si conocen su potencial y no ven oportunidad de crecimiento en la organización, lo más seguro es que se vayan. Así no sólo perderás un gran talento, sino tendrás que volver a invertir tiempo y esfuerzo con otro becario. 

2. Desmotivación. Si no se van por estar cansados de ganar poco y trabajar a la par, muchos de ellos comenzarán a tener una actitud negativa, lo que traerá problemas laborales y un mal ambiente en la oficina. ¡No te conviene! (Te recomendamos leer: Código para genera un ambiente laboral positivo)

Pon reglas. Es importante que sepan que el trabajo es una gran responsabilidad, asegúrate de que ellos entiendan el mensaje. Pon reglas de entrada como a cualquier trabajador y verifica que las inasistencias estén justificadas por documentos de la escuela. Esto evitará faltas y gastos innecesarios. 

Guíalos. Necesitan inversión de tiempo, pero también de conocimientos. Es importante que sirvas como guía y que ellos sepan su propósito dentro de la organización. Los expertos recomiendan capacitarlos hacia un rumbo fijo, esto les ayudará a especializarse y la empresa obtendrá mayor calidad y mejor productividad. 

¿Actualmente tienes becarios en tu empresa? ¿Qué valores positivos y negativos has detectado en ellos? 

Relacionadas

Comentarios