HistoriasNegocios

¿Cómo afectó la Reforma Fiscal a los vales de despensa?

Con los cambios, la deducibilidad de esta prestación que otorgan las empresas se redujo del 100% al 53%. Conoce los cambios fiscales y las restricciones.

05-03-2014, 4:03:33 PM
¿Cómo afectó la Reforma Fiscal a los vales de despensa?
Sergio Gil Franco

Los vales de despensa son instrumentos que ayudan a
mejorar la calidad de vida de los trabajadores, ya que permiten
aumentar la capacidad de compra de productos de la canasta básica, lo
que sirve como incentivo para incrementar su productividad y, al mismo
tiempo, las empresas mejoran su retención de talento, beneficiándose de
los incentivos fiscales vigentes.

Sin embargo, a partir de la entrada en vigor de la Reforma Hacendaria, el pasado 1 de
enero, las empresas se vieron afectadas al reducirse la deducibilidad de
los vales de despensa, pues hasta el año pasado, estos podían reducirse al 100% en el Impuesto
Sobre la Renta (ISR).

Ahora, con la nueva disposición, la deducibilidad se
redujo a:

  • 53% para las empresas que mantengan o incrementen el monto de esta prestación.
  • 47% para las compañías que disminuyan la cantidad otorgada en vales, con respecto a 2013.

Para ambos casos, la deducibilidad solo aplica si la prestación se da a través de tarjeta o monedero electrónico.

El
rubro de vales de despensa permite reducir la base de cálculo de los
costos de seguridad social (IMSS, SAR e Infonavit), así como el Impuesto
sobre Nómina, entre otras prestaciones laborales. Todo esto puede
ayudar a que se incremente el ahorro en los gastos de nómina de las
empresas, aunque en ningún caso llegará a la deducibilidad de 100% que
se tenía en la miscelánea anterior.

Las
empresas que hasta el año pasado tenían que declarar IETU, no podían
deducir lo que otorgaban en vales de despensa. Ahora, con la eliminación
de este impuesto, ya podrán trasladar este beneficio hacia el ISR.

Por otro lado, “si este beneficio se otorgara en
efectivo, los costos de seguridad social e Impuesto sobre Nómina de las
empresas se pueden incrementar hasta en 60%, dependiendo la situación
individual de cada empresa”, señala Celso Fernandes Pereira, CEO de
Sodexo México
.

Vales en papel

Una
buena parte del sector público aún otorga vales de despensa en papel,
principalmente porque las instituciones gubernamentales no son
contribuyentes
del ISR, por lo que no tienen ninguna afectación.

Por
otro lado, las compañías que dan vales de despensa en papel ya no podrán
deducirlos en el ISR. Sin embargo, tienen hasta el 30 de junio para
emigrar hacia el monedero electrónico y así obtener los beneficios
fiscales
.

La principal razón por
la que perduran los vales en papel es el bajo nivel de bancarización que
prevalece en el país, ya que en muchas localidades carecen de tiendas
que cuenten con Terminales Punto de Venta (TPV), por lo que reciben
estos documentos y los negocian con los proveedores, quienes se encargan
de canjearlos por efectivo con las firmas emisoras.

Beneficios y restricciones para los trabajadores

Los
vales de despensa son una prestación que el patrón da a sus empleados
de manera independiente al salario que perciben. Esto hace que estén
exentos del ISR y que no se incremente la base de cálculo de las cuotas
al Seguro Social.

En ese sentido, los trabajadores no verán ninguna
afectación
sin importar si los reciben en monedero electrónico o en
formato impreso. Por el contrario, siguen siendo una de las prestaciones
en las que el empleado recibe un beneficio directo.

Tradicionalmente
los vales de despensa han funcionado casi como dinero en efectivo, por
lo que los trabajadores pueden pagar bienes y servicios de distinta
índole, siempre que el establecimiento esté dispuesto a aceptarlos.

Sin
embargo, la autoridad hacendaria busca que este beneficio sea efectivo
para la adquisición de alimentos de la canasta básica, exclusivamente,
por lo que está implementando medidas encaminadas a ese fin, con la idea
de que este apoyo a la alimentación los trabajadores sean más
productivos y, por lo tanto, tengan mejor salud, con lo cual el gobierno
reduciría su gasto en servicios sanitarios, en el largo plazo.

De
manera inicial, el patrón debe informar al Servicio de Administración
Tributaria
(SAT) todos los datos del trabajador que recibirá los vales
(nombre, CURP, número de seguridad social y monto de la prestación,
entre otros).

Esto permitirá a la autoridad saber exactamente en dónde
utiliza el trabajador su tarjeta y qué compra. Asimismo, podría suceder
que las tarjetas sean personalizadas, por lo que el titular deberá estar
presente al momento de hacer el pago, y no puedan ser usadas por
familiares, como actualmente sucede en algunos casos.

Una
restricción que podría implementarse es que las firmas emisoras de
vales únicamente celebren contratos con establecimientos que ofrezcan
alimentos, lo que impediría que tiendas de giros distintos (como
zapaterías, licorerías, de electrónica y línea blanca, ropa, etcétera)
puedan recibir el pago con vales.

Una
tercera etapa consistiría en la implementación de sistemas que
discriminen la compra, con tarjetas de despensa, de productos distintos a
alimentos de la canasta básica.

¿Tu empresa otorga vales de despensa? ¿Mantendrán la cantidad que otorgan como prestación o la subirán?

Relacionadas

Comentarios