HistoriasMarketing

Y el Oscar fue para… ¡el product placement!

Durante la 86 entrega del Oscar, la anfitriona Ellen DeGeneres sacó su smartphone, hizo una selfie y pidió pizzas, pero todo con marca registrada. ¿La viste?

03-03-2014, 6:26:36 AM
Y el Oscar fue para… ¡el product placement!
Oliverio Pérez Villegas

Hacer product placement sigue siendo el pan nuestro de cada día (o de cada película o de cada evento televisivo). Quizá ver a un famoso tomar un refresco determinado o hacer alusión a su marca de vinos favorita no es algo tan fuera de lo común, pero piensa, por ejemplo, en todas las veces en que viste una película donde esta herramienta publicitaria era más bien forzada, fuera de lugar y hasta de mal gusto. Ahora piensa en la noche de este domingo, donde la Academia de Cine hizo un esfuerzo por enmendar a la propia industria.

Quién iba a ser si no Hollywood la que nos ofreciera una forma tan natural de hacer product placement, al grado de que bastaron dos o tres segundos para hacerlo justo como se tiene que hacer. Así que si te perdiste la ceremonia número 86 de la entrega de los Óscares de este domingo, es probable que te hayas enterado de que la anfitriona, Ellen DeGeneres, hizo un par de movimientos que, por un lado, le dieron la vuelta al mundo; y por el otro, posicionaron el mensaje de dos marcas que “aparecieron” como parte de la propia escenografía.

La selfie más retuiteada de la historia

El objetivo (según Ellen) era ese, tomarse una foto (autorretrato – selfie), subirla a Twitter y esperar a que le diera la vuelta al mundo para convertirse en la imagen más retuiteada y en menos tiempo de la historia. Lo consiguió, pues destronó a la “selfie de Obama”, ya que la selfie de los Óscares obtuvo 2 millones de retuits y fue considerado como tuit favorito en más de un millón de cuentas durante los primeros segundos. Horas después de concluida la ceremonia, la imagen tiene cerca de 2.5 millones de retuits.

La animadora televisiva se acercó a Meryl Streep y al comentar que la actriz tiene un récord de 18 nominaciones al Óscar, la invitó a romper uno más, con esta selfie; y al crear un ambiente mucho más relajado que otras ediciones, personajes como Julia Roberts, Kevin Spacey y Brad Pitt se acercaron para, literalmente, salir en la foto, que corrió a cargo de Bradley Cooper, que en esta imagen es quien sale en primer plano.

¿Y el product placement? Bueno, pues además de la selfie más retuiteada, la misma escena se quedó en la memoria colectiva de los millones de televidentes en todo el mundo al ver el peculiar tamaño de uno de los nuevos smartphones de Smasung: Galaxy Note 3, que si bien apareció en diferentes momentos de la transmisión, fue justo cuando Ellen invitó a los actores cuando sacó su dispositivo, se lo dio a Cooper y éste obtuvo la imagen. 

“Samsung acaba de mostrarle al mundo cómo se hace un product placement. Simple, divertido y natural”, así lo consideró Manuel Camacho, director creativo de La DobleVida.

La pizza californiana

Y ya en esa atmósfera de informalidad y confianza, Ellen dirigió otra escena a propósito del hambre que pudieran tener muchos de los asistentes, así que decidió pedir unas pizzas. Parecía broma, sin embargo, el repartidor llegó con tres cajas que la anfitriona repartió a algunos de los más importantes actores sentados en los primeros asientos.

¿Cuál es la moraleja? La pizzas eran de Big Mama’s and Papa’s, una pizzería muy cerca al teatro Dolby, en el corazón de Hollywood y a la que muchos famosos pudieran ir luego de cualquier sesión de trabajo. Por si fuera poco, el anuncio de Coca-Cola impreso en las cajas también era evidente, y ese sí que llegó ahí por un acuerdo con la pizzería y no con la Academia, ¿o sí?

 

Y la alfombra roja

Y en lo que suele ser más común, en las distintas transmisiones de televisión para llevar la ceremonia a todo el mundo, hablar de diseñadores, marcas de ropa y, por supuesto, joyerías, es más bien otra forma de posicionarse en este evento, ya que es requisito indispensable saber si Julia Roberts usaba un vestido Givenchy o el Vera Wang de Ema Watson o el Dior de Jennifer Lawrence, quien por cierto se volvió a tropezar, sólo que ahora en la misma alfombra roja.

Y así , entre records en Twitter y selfies patrocinadas o pizzas espontáneas, la 86 ceremonia de los Óscares pasará a la historia por su frescura y naturalidad, además del orgullo del mexicano Alfonso Cuarón, que se hizo con la estatuilla a mejor director por su obra Gravity. ¡Felicidades!

¿Viste la ceremonia? ¿Qué opinas de su product placement? ¿Qué otras grandes casos recuerdas?

Relacionadas

Comentarios