HistoriasNegocios

Ciclos de mercado, una herramienta de inversión

Adivinar lo que pasará en el mercado de valores es misión imposible, pero si logras comprender cómo se mueven los mercados tomarás mejores decisiones.

27-02-2014, 8:19:21 AM
Ciclos de mercado, una herramienta de inversión
Alejandra Palomares Barrios

Algunos estafadores o ingenuos creen que es posible
predecir el comportamiento de una acción,
pero a menos que tengamos una bola de
cristal 100% confiable
, difícilmente podemos tener certeza de si un precio
subirá o bajará al siguiente día.

Sin
embargo, invertir
en bolsa
tampoco se trata de “atinarle
al precio” o “jugar a la ruleta
rusa”. Existen análisis muy serios
(fundamental, técnico, psicológico y estructural) que permiten estudiar algunos
comportamientos que nos pueden dar pistas de lo que vendrá después, pero cabe
aclarar que son solo eso: pistas, a
veces muy acertadas, otras, no tanto.

Los
encargados de hacer este tipo de estudios son precisamente los que conforman el
área de análisis de un intermediario bursátil. Son el “cerebro” de toda institución financiera, y aunque el cliente final
no tiene acceso a ellos, si puede hacerse de un resumen de la información que este departamento genera a través de
su asesor o promotor de inversión.

Es más,
una recomendación bastante buena es siempre cuestionar a quien nos atienda en
una casa de Bolsa, banco u operadora de fondos sobre su departamento de
análisis, cuando menos por curiosidad y para que el asesor se dé cuenta que
está tratando con alguien que tiene un mínimo
de cultura financiera
.

Asimismo,
te recomiendo el ranking realizado por la revista Inversionista sobre los mejores analistas del mercado bursátil, pues es un estudio que puede darte las claves
necesarias para elegir al mejor intermediario bursátil.

El sube y
baja

No
obstante, en esta ocasión vamos a tratar de entender a grandes rasgos cuál es uno de los tantos parámetros que los
analistas toman en cuenta al momento de estudiar la fotografía del mercado.
Hablemos de los ciclos del mercado,
que constan de cuatro fases principales.

1. Acumulación

En este periodo sucede cuando después de
una caída abrupta y sostenida de los
precios, los inversionistas más perspicaces comienzan a comprar acciones anticipándose a una futura alza en los precios.
Obviamente, no se trata de comprar por comprar, solo porque el mercado está
barato, sino que se debe analizar muy bien la situación de cada empresa para
ver cuál tiene un potencial de recuperación
sólido
. La ventaja de esta etapa (vista desde el pensamiento: crisis es
igual a oportunidad) es que aunque los precios resultan atractivos, la opinión
generalizada es pesimista y pocos se muestran interesados en entrar al mercado bursátil.

2. Mercado alcista

Esta fase se distingue por una subida de
precios sostenida y larga. De hecho, es de los periodos que suele durar más.
Aunque en el corto plazo muchos todavía se muestran temerosos, las expectativas a largo plazo empiezan a
mejorar. Los más temerosos siguen sin confiar, por lo que la entrada al mercado se va dando de forma
paulatina. Aunque los más arriesgados ya se adelantaron todavía es un buen
momento para considerar comprar, mientras las estimaciones a futuro de la
compañía que hemos elegido parecen empezar a ver la luz.

En esta
etapa se debe tener controlada la estrategia, se acerca el punto de inflexión, pero pocos lo
ven porque están sumidos en la euforia que produce burbujas financieras.

Conforme esta etapa comienza a acercarse a
la cima, el optimismo crece. El
público comienza a ver como una buena opción al mercado accionario, pues parece que todos están ganando. Los
precios siguen en aumento, e incluso, los más irracionales se olvidan del
mañana y creen que las ganancias serán para siempre.

3. Distribución

Los más sagaces comienzan a vender caras
sus posiciones a quienes quieren hacerse de acciones a toda costa, nuevamente
anticipándose al mercado. Generalmente esta fase es la más corta, no dura más
allá de unos meses. La volatilidad comienza
a hacerse presente y la incertidumbre es la que reina. Nadie sabe en qué
momento reventará la burbuja, pero se comienza a sospechar que pronto, pues hay quienes ya han sido presa de la
euforia y comienzan a tomar posiciones solo por moda.

4. Mercado bajista

La opinión general comienza a tomar un tono
marcadamente pesimista. La burbuja a
reventado y en el peor de los casos se avecina una crisis económica. Todo mundo trata de vender y recuperar lo que puede. El pánico hace presa a más de uno.
Aunque puede pensarse que en el largo plazo la expectativa mejor, en el corto
todos están deprimidos. Los precios
se mantienen a la baja, pero al mismo tiempo, poco a poco, comienzan a abrir
oportunidades para aquellos en busca de acciones
atractivas
. Los más experimentados comienzan a navegar en medio de los
cadáveres, abriendo paso nuevamente a la etapa
de acumulación
, y así volver a empezar.

Gráfica tomada de la revista Inversionista

Busca una buena asesoría

Por
supuesto, estos ciclos del mercado no son reglas escritas en piedra, ni es el
único aspecto que se debe analizar al momento de invertir en bolsa. Tampoco son
infalibles
y detectar en qué fase nos encontramos nunca es tarea sencilla, pues
las malas estimaciones están a la vuelta de la esquina.

También
es verdad que pocas veces se puede prevenir cuánto durará cada etapa del ciclo
y si esta no es solo una pantalla de algún evento aislado. Todos estos factores
deben tomarse en cuenta al momento de querer invertir; sin embargo, como lo
dijimos al principio, esa es tarea de
los analistas
. Nuestra responsabilidad como inversionistas comunes es
informarnos, buscar una buena asesoría,
plantear las preguntas correctas para exigir respuestas convincentes.

¿Qué tanto conocías sobre los ciclos del mercado?

Relacionadas

Comentarios