'; Alto Nivel
HistoriasManagement

¡Alto! Deja de correr, reflexiona y haz más con menos

Seguro que te pasa. Ya tienes tu estrategia del día definida, pero, ¿en qué momento evalúas qué funcionó -para repetirlo- y qué no -para no hacerlo? ¡Para!

18-02-2014, 1:22:38 PM
¡Alto! Deja de correr, reflexiona y haz más con menos
Víctor Suárez, Humanos en Desarrollo

Es común que cuando no alcanzamos nuestras metas, la reacción lógica sea meter el acelerador: visitar más clientes, hacer más llamadas, tener más reuniones con el equipo de trabajo… sin embargo, lo que necesitamos realmente hacer es una pausa y reflexionar sobre lo que estamos haciendo para evaluar lo positivo o lo negativo.

“Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando diferentes resultados”, Einstein.

Hacer una pausa, y reflexionar es parte fundamental del crecimiento personal. Uno de los mayores beneficios es que podemos “limpiar” nuestra ventana mental para encontrar nuevas oportunidades o ver aquellas que antes no veíamos y aprovecharlas. La pregunta es… ¿cómo?

Sin duda el pasado es fundamental pero no para flagelarte, sino para encontrar tus tus diamantes: eso que haces muy bien y que puedas repetir en el futuro. Aquí los pasos que necesitas para lograrlo:

1. Elige un lugar y momento para reflexionar

No es lo mismo reflexionar en este instante que estás leyendo el artículo, a una hora y en un lugar elegido por ti. Honra tu periodo de reflexión, elige un lugar que te guste, que te agrade, que te sientas bien estando ahí; y un momento en el que puedas estar en paz sin que te distraigan. Apaga tu celular y dedicarle el tiempo completo a lo que estás haciendo; los beneficios que obtendrás serán mucho mayores.

2. Escríbelo

Hay algo mágico con la escritura. Una vez que concretas con palabras tu reflexión te sorprenderá tu propia fuerza del pensamiento hecho texto, generándote mucha energía y bienestar. Te recomiendo que al principio escribas tus reflexiones con pluma y papel “a la antigüita”. Utiliza colores y alguna hoja de papel o cuaderno que te guste.

Al escribir te darás cuenta de lo que crees y sabes. Que por cierto, será distinto a lo que tú pensabas que creías y sabías antes de escribirlo. Al externarlo declaras tu realidad.

Algunas preguntas que te pueden servir para reflexionar y evaluar tu experiencia:

• ¿Cuáles fueron mis triunfos?
• ¿Qué aprendí?
• ¿Cómo apliqué mis talentos?
• ¿A quién ayudé?

Reflexionar te da la ventaja de la Perspicacia, que significa que puede entender más rápido lo que los demás aún ni se dan cuenta.

Aplica Las 4 Íes para reflexionar

1. Investigación
2. Incubación
3. Iluminación
4. Ilustración

Para explicar cómo funcionan será mejor que leas este caso de éxito en la negociación y el nombre correcto con el Polaco Kersekeysovrka:

Llegué a mi lugar preferido para reflexionar, me senté y cerré los ojos. Comencé a ver con los ojos de mi mente el día anterior (investigación), hasta encontrar específicamente el momento en que logré cerrar ese maravilloso trato y analicé  todos los detalles en ese momento (incubación), note como iba vestido, como iban vestidos los demás, en lugar en el que estábamos, el piso, la mesa, el techo, lo que estábamos tomando, los gestos de cada uno de ellos; aún no encontraba el diamante, sin embargo, sabía que estaba ahí, seguí buscando en lo que les platiqué y de repente ¡el nombre! ¡Claro! (Iluminación), el nombre polaco del cliente “Kersekeysovrka” el haberlo pronunciado de manera correcta fue lo que me abrió las puertas para conectar emocionalmente con él y cerrar el trato. Qué importante es pronunciar bien el nombre de las personas, especialmente si es un extranjero. Sí, eso me produjo un resultado tan positivo como cerrar ese trato. Mañana que vea a la persona de Canadá utilizaré el mismo diamante, le diré de manera correcta su nombre (ilustración)

Recuerda, sírvete de tu pasado de manera inteligente y repasa tus logros para encontrar tus diamantes y armar tu propia receta de éxito, incluso viendo detalles que los demás pasaron por alto y que pueden ser parte de tu estrategia de productividad personal y laboral.

¿Cada cuánto debes hacer tu reflexión? ¿Cómo la hacen los grandes como John C. Maxwell? Te recomiendo ver este video donde te explico más.

¿Sueles reflexionar sobre tus éxitos y fracasos? Compártenos tu experiencia.

El autor es Socio Fundador del Equipo Global de John C. Maxwell, y Director de su empresa Humanos en Desarrollo en donde te ayudan a encontrar tus talentos y desarrollar al máximo tu potencial para que alcances metas más altas. Y puedes contactarlo en www.facebook.com/Vicoach www.twitter.com/victorsuarez www.humanosendesarrollo.com victor@humanosendesarrollo.com

Relacionadas

Comentarios