Estilo de VidaHistorias

Compras inteligentes para una alimentación saludable

Contrario a lo que se piensa, comer sano no implica gastar más, y la planificación de tus finanzas es un buen método para ahorrar dinero y calorías.

12-02-2014, 2:05:11 PM
Compras inteligentes para una alimentación saludable
Alejandra Palomares Barrios

Comer bien no significa adelgazar tus bolsillos, y de acuerdo con un análisis de la Universidad de Winsconsin, muchas familias pueden gastar menos dinero en alimentos si planean sus comidas y si seleccionan bien los productos al momento de ir al súper.

¿Cuánto dinero gastas en el supermercado durante un mes? Una buena manera de averiguarlo es sumar todos los recibos que has acumulado a lo largo de 30 días. Por ejemplo, María, un ama de casa de 40 años con dos hijos, tiene un presupuesto diario de 100 pesos para comprar alimentos. Al revisar la despensa encuentra dos litros de leche, una caja de cereal, un paquete de chicharos congelados, tres papas de buen tamaño y un pollo congelado.

María desea reducir su gasto al mínimo o por lo menos ahorrar un 30% de su presupuesto semanal, que puede llegar hasta los 700 pesos.  El primer paso que tiene que dar es elegir las opciones más saludables del menú. Pero no basta con comprar barato. Hay que elegir los mejores productos, según afirma la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Aprende a leer las etiquetas

Hay que aprender a decodificar el lenguaje de las etiquetas, advierte la Profeco. Por ejemplo: crujiente, crunchy o frito generalmente significa freído: cremoso es señal inequívoca de mantequilla, queso, crema o los tres. Entre las técnicas de preparación, al vapor es la más saludable, también lo es al horno o a la parrilla.

Los nutriólogos en alimentos afirman que los consumidores ahora tienen más conciencia de la relación que existe entre alimentación y salud.  Según una encuesta, 79% de las personas cuidan lo que comen. Los expertos de la Universidad de Winsconsin advierten que cuando las personas acuden al supermercado parecen estar visitando anuncios de publicidad.

“Hay vitrinas y paquetes tentadores que invitan a comprar alimentos que no se necesitan”, argumenta.

Haz una lista antes de comprar

Una de las recomendaciones es hacer una lista con las cosas que necesita para hacer, al menos tres comidas fuertes durante y tener dos refrigerios a lo largo del día. Comer frecuentemente es bueno. Ingerir alimento entre comidas estabiliza tu nivel de energía, lo que previene cambios bruscos en los niveles de azúcar en la sangre.

De acuerdo con la experta en nutrición de la Profeco, Sofía Martínez Vázquez, sí existe una relación directa entre la alimentación sana y el ahorro, pues con frecuencia se piensa que al comer varias veces al día se genera más gasto, y es al contrario, ya que se le envía continuamente al cerebro la información de que hay cierta saciedad y los antojos de comida chatarra disminuyen.

Desayunar es vital. No hacerlo incrementa el riesgo de padecer diabetes, además de ser un factor de riesgo para la obesidad y enfermedades cardíacas. Beber dos litros de agua al día, como mínimo, es imprescindible, aunque hay que darle al cuerpo lo que pida. El ejercicio, el calor y el consumo de alcohol o cafeína nos hacen perder más.

Cenar y dormir  son una mala combinación. Comer después de cierta hora no necesariamente desajusta el metabolismo, lo que engorda es la cantidad de comida, e irse a la cama luego de comer es un mal hábito digestivo, así que basta con cenar ligero: una pieza de fruta o un poco de leche con cereal.

Lo más caro, no siempre es lo más saludable

Al momento de pasear por los pasillos del supermercado es indispensable comprar pan no endulzado. Las marcas propias suelen tener el mismo valor alimenticio que los de las grandes marcas. Las verduras, en ocasiones, suelen ser más baratas en el mercado que está a la vuelta de la esquina, según con los expertos de Universidad de Winsconsin. Compra pedazos de carne grande y córtalos para sopa, guisos y caldos. El pollo entero cuesta a veces menos que en trozos.

Martínez Vázquez afirma que es importante consumir menos grasa animal que saturada, que es la responsable del colesterol,  y azúcares, pues este tipo de alimentos aumentan el riesgo de enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, infartos e hipertensión

“Aunque el alimento sea light, ingerir la misma cantidad que si se hubiera comido uno normal. Come de todo, pero menos, es decir, se puede probar cualquier alimento pero solo la mitad de las raciones y guardar lo que resta para otro momento, como la cena o el desayuno del día siguiente”, añade.

La experta explica que caro no siempre significa sano. El precio no es un indicador de que el alimento tenga mayor calidad, por ejemplo, el paté contiene mucha grasa saturada que en el cuerpo se convierte en colesterol y es un alimento de precio muy elevado. La nutrióloga además indica que hay que evitar los edulcorantes, pues son caros y no necesariamente más saludables y recomienda evitar la comida rápida que además de cara es de baja aportación nutricional.

¡Cuidado con los gastos hormiga!

María, la ama de casa, cayó en cuenta que los gastos hormigas son un lastre para su economía. Al cabo de una semana sus dos hijos consumen al menos tres bolsas de papitas y un par de refrescos de lata. En promedio, según información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los niños en México gastan en promedio 20 mil millones de pesos anuales en dulces y bebidas azucaradas.

Pero no solo los pequeños realizan gastos superfluos. De acuerdo con la Condusef el gasto anual de una persona que consume un café a la semana en cafetería llega a más de los 6 mil pesos; un fumador que compra dos cajetillas de cigarros a la semana podría tener un fondo de casi 5 mil pesos, que bien se pueden emplear en el ahorro.

¿Dieta? Solo bajo la supervisión de un profesional, argumenta la nutrióloga de la Profeco. “Para hacer dietas económicas y saludables es mejor acudir a un nutriólogo certificado y evitar a los charlatanes”, asegura.

Si lo que busca es una alimentación económica, toma en cuenta el factor precio, pero también los cánones de una dieta equilibrada y saludable.

¿Cuáles de estas medidas consideras antes de comprar tus alimentos en el súper?

Relacionadas

Comentarios