ActualidadHistorias

Frase del día: Charles Dickens

El escritor británico se destacó por el humor, el sentimiento trágico de la vida y la ironía que reflejaba en sus obras, así como por su aguda crítica social.

07-02-2014, 11:21:15 AM
Frase del día: Charles Dickens
Altonivel

Este famoso novelista inglés es considerado uno de los más conocidos de la literatura universal, gracias que supo manejar con maestría el género narrativo, el humor, el sentimiento trágico de la vida y la ironía, con una aguda y álgida crítica social, así como las descripciones de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios.

Te mostramos algunas de sus frases célebres:

– El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta.

– Nadie es inútil en el mundo mientras pueda aliviar un poco el peso de sus semejantes.

– Hay hombres que parecen tener sólo una idea y es una lástima que sea equivocada.

– Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.

– Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.

– He aquí una regla fundamental en los negocios: házselo a los demás, puesto que ellos te lo harán a ti.

– Este es un mundo de acción, no de quejas y lamentos.

¿Quién fue Charles Dickens?

Su nombre completo era Charles John Huffan Dickens y nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, Inglaterra, y es uno de los literatos más destacados del siglo XIX y hoy considerado un clásico indispensable en toda biblioteca.

Creador de múltiples personajes e historias, entre las obras de Dickens destacan Oliver Twist, Nicholas Nickleby, A Christmas Carol y David Copperfield, entre otras, todas con un alto nivel de calidad –aunque con ligero tropiezo en 1942–, el cual mostró desde su primera novela terminada: Los papeles póstumos del Club Pickwick.

Pasó su infancia en Londres y en Kent, lugares frecuentemente utilizados en sus escritos; y a la edad de 10 años se vio obligado a abandonar la escuela y a trabajar después de que su padre fuera encarcelado por sus deudas.

Ello obligó a Charles a desarrollar su talento autodidacta, y si bien comenzó a laborar como ayudante de abogado, su pasión por las letras pronto lo llevó a desempeñarse como reportero, escalando la pirámide hasta publicar, bajo el seudónimo de Boz, una serie de artículos inspirados en la vida cotidiana de Londres.

Dickens era una personalidad muy reconocida y sus novelas fueron muy populares durante su vida; sin embargo su vida familiar fue azarosa, con varios fracasos matrimoniales y una decena de hijos.

Su fama en Inglaterra fue tal que llegó incluso a ser recibido por la reina Victoria, esto poco antes de su muerte, la cual se vio acelerada por las secuelas que un accidente de ferrocarril dejó en su ya quebrantada salud.

Así, el 9 de junio de 1870, Charles Dickens escribió la última página de su historia, y sus restos fueron sepultados en la abadía de Westminster.

Relacionadas

Comentarios