ActualidadHistorias

Frase del día: Bob Marley

El músico rastafari destacó no sólo como difusor del reggae, sino también como líder social y ferviente combatiente de la desigualdad en su isla.

06-02-2014, 11:19:22 AM
Frase del día: Bob Marley
Altonivel

Robert Nesta Marley, conocido internacionalmente como Bob Marley, fue uno de los músicos jamaicanos más exitosos y un ícono gracias a  su estilo de vida y su filosofía. Este 6 de febrero, el legendario rastafari habría cumplido 69 años de edad.

Aquí varias algunas de sus frases célebres que reflejan su filosofía de vida:

– No se puede vivir de esta forma negativa… Simplemente cambia tu día viviendo en positivo.

– Abre tus ojos, mira dentro. ¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo?

– En la abundancia de agua, el tonto tiene sed.

– Nadie más que uno puede liberar su mente de la esclavitud.

– El hombre es un universo en sí mismo.

– Cada hombre debe tener derecho a elegir su destino.

– En este futuro brillante, no puedes olvidar tu pasado.

– Mi vida es solo importante si puedo ayudar a muchos, si mi vida es para mi y mi seguridad entonces no la quiero.

– Hay dos tipos de dictadores: Los impuestos y los elegidos, que son los políticos.

– Hay dos caminos; uno es la vida y otro es la muerte, y si vives en la muerte, entonces debes estar muerto. Y si vives en la vida, entonces debes vivir. El camino que tu corazón decide, hace que vivas.

– La libertad de expresión lleva consigo cierta libertad para escuchar.

– La gente que está tratando de hacer este mundo peor no toman ni un día libre, ¿cómo podría tomarlo yo?

– Mi música es para siempre. Quizás puedan decir que soy un iluso, pero mi música es para siempre.

– Si perro y gato pueden estar juntos, ¿por qué no podemos amarnos entre todos?

¿Quién fue Bob Marley?

Este afamado cantante, guitarrista y compositor de reggae nació en Nine Miles, Jamaica, el 6 de febrero de 1945, y si bien su infancia fue la típica de un niño jamaicano, fue en su adolescencia cuando comenzó a trazar el camino que lo llevó a ser una de las grandes estrellas musicales de los 70 del siglo pasado.

En 1960, con sólo quince años, formó un grupo vocal –entre cuyos miembros estaba también Peter Tosh, otro de los importantes del género–, pero fue un par de años después cuando Jimmy Cliff, otra futura gran estrella, presentó a Marley a un productor y grabaron su primer disco, el cual fue titulado “Judge not”.

Con el nombre de The Wailing Wailers grabaron más de una veintena de singles de éxito a nivel nacional, entre 1963 y 1967, pero fue en este año cuando Marley tomó una decisión que cambió su vida y obligó a la disolución de la banda.

Ese año, Marley renegó del cristianismo para abrazar la religión rastafari, un movimiento político religioso caribeño que debe su nombre a Ras Tafari –el emperador Hailé Selassié de Etiopía, y que proclama que los habitantes de las Indias Occidentales proceden de Etiopía y volverán a su origen–.

Tras esas decisiones, ya constituidos como los futuros Wailers, el grupo no conoció la estabilidad con los sellos discográficos y tuvieron que escribir canciones para otros, hasta que en 1972 firmaron un buen contrato con Island records y editaron “Catch a fire”.

Desde el entonces el éxito y los elogios de la crítica no cesaron, llevando al cantante y su grupo a largas giras por el continente americano y Reino Unido.

Sin embargo, más allá de su rol como músico, Marley se destacó como líder social combatiendo las diferencias de la población tanto de la isla como del mundo, situación que puso en riesgo su vida, como en el atentado que sufrió en 1976, de claro origen político, y en el que sólo resulto herido por un disparo.

En un esfuerzo por colaborar en la eliminación de la violencia existente entre las distintas facciones, Bob Marley organizó conciertos de reconciliación con un éxito que agrandó aún más su imagen pública, ya no sólo como músico y principal difusor del reggae, sino como líder social y ferviente combatiente de la desigualdad.

Pese a los múltiples reconocimientos tanto por su labor cultural como social, fue hasta unas semanas antes de su muerte que le fue otorgada la Orden del Mérito de Jamaica, la tercera mayor honra de la nación, en reconocimiento a su inestimable contribución a la cultura del país.

Sin embargo, Marley no pudo estar presente debido al grave estado de su salud causado por un cáncer que comenzó en el pulgar de su pie derecho y para ese entonces ya se había extendido a todo su cuerpo.

Después de ocho meses luchando sin éxito contra el cáncer, Marley tomó un avión de regreso a Jamaica, pero tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital pues necesitaba atención médica inmediata.

Nada se pudo hacer por el músico, quien murió la mañana del 11 de mayo de 1981, a la edad de 36 años, en el Cedars of Lebanon Hospital, ahora Hospital Universitario de Miami.

El primer ministro de Jamaica, Edward Seaga, fue el encargado de pronunciar el panegírico del funeral de estado realizado 10 días después, y el discurso es considerado como un fiel reflejo de quién fue Bob Marley.

“Su voz fue un grito omnipresente en nuestro mundo electrónico. Sus rasgos afilados, su aspecto majestuoso y su forma de moverse se han grabado intensamente en el paisaje de nuestra mente. Bob Marley nunca fue visto. Fue una experiencia que dejó una huella indeleble en cada encuentro. Un hombre así no se puede borrar de la mente. Él es parte de la conciencia colectiva de la nación”.

Relacionadas

Comentarios