HistoriasManagement

Cómo dejar todo al último y salir victorioso

La sensación de perder el control cuando hay que entregar un proyecto y aún no está listo puede estropearlo todo. Aquí algunos tips para que todo funcione.

29-01-2014, 6:50:23 AM
Cómo dejar todo al último y salir victorioso
Altonivel

Iniciemos con un caso en el que seguramente te identificarás, o cuando menos verás reflejado a alguien de tu empresa: Ya es jueves y seguramente el proyecto anual debes entregarlo en la mesa del jefe el viernes… ¿ya lo terminaste? Para la mayoría de los mexicanos la respuesta sería un “No”, como ya es costumbre. No por nada a muchos se les conoce como “los hombres del mañana”.

Esa gran tradición de dejar todo para mañana puede traer grandes repercusiones, no solo a tu carrera y desempeño profesional, sino también para tu equipo de trabajo y hasta para tu empresa.

Pero para todo hay solución, y en AltoNivel.com.mx te compartimos unos consejos que pueden ayudarte a superar la crisis de la procrastinación.

Para John Perry, profesor de la Universidad de Riverside y procrastinador declarado, asegura que el hecho de postergar nuestras obligaciones pueden ser el atajo perfecto para llegar a una mayor productividad y aprovechamiento del tiempo, indica en su libro La procrastinación eficiente, guía para dar largas y posponer todo de manera productiva

Sin embargo, la mayoría de las veces este método no suele funcionar.

Dejar las cosas a medias o “para mañana” puede también ser una forma de autosabotearte en tu carrera profesional. Así que si eres aquél que dejó el proyecto a último momento ten cuidado con los instantes de crisis, pueden jugarte un mal momento. ¿Sabes cómo evitarlo?

Deja de ser un procrastinador en cinco pasos

1. Acéptalo

No hay como padecer de un mal y negarse a reconocerlo. El postergar o dejar todo para el último momento se convierte en un malestar que no sólo empeora la situación, sino que se convierte en un estilo de vida. La mejor manera para empezar a evitarlo es aceptar que lo padeces y que es necesario cambiarlo. 

2. Aprende a priorizar

No es un secreto milenario ni nada por el estilo: la clave de un profesionista exitoso es saber separar lo importante de lo urgente.

Recuerda que todos los días surgirán tareas que debes atender en el momento, aquellas que pueden postergarse, otras que se deben delegar y otras tantas que vienes arrastrando. Te recomendamos hacer una lista “diaria” (ojo, diario quiere día tras día) con las cosas que debes tratar de urgencia, aquellas que puedes realizar durante el día y las otras que puedes programar.

Tenlo presente: No todo es importante y no todo puede ser para mañana. 

3. Es tiempo de tener una agenda en mano

Basta de olvidar todo y postergarlo solo porque se te olvidó. No hay excusas para esas respuestas absurdas, evita pasar malos ratos por consecuencia de una nimiedad. Hoy, existen formas efectivas para organizar tu día, desde apps para tus dispositivos móviles, hasta agendas (sí, las de papel) que puedes llevar contigo a todos lados. 

Los expertos recomiendan organizarla una noche antes y darle una última checada en la mañana, de esta forma no se te olvidará lo que tienes pendiente y así podrás lograr los objetivos a tiempo. 

4. Delimita los tiempos

Es importante que organices tu día de manera adecuada. Esto no quiere decir que parezcas relojito y que andes con tiempo medido para todo, sin embargo, sí es importante que sepas aprovechar cada instante de tu día, recuerda que de ello depende tener calidad de vida en el trabajo, pues al organizarte más, te queda tiempo para compartirlo con amigos, familia o dedicarlo a ti mismo. 

5. Recompénsate por lograrlo

Dejar de ser un “posterga-todo” merece un gran premio. Cada vez que concluyas alguna tarea a tiempo –y esto no quiere decir unas horas antes de la entrega es una gran oportunidad para premiarlo.

Realiza una cena con tu equipo de trabajo, sal a tomar algunos tragos con amigos, invita a tu pareja a cenar o cómprate algo que hayas deseado mucho y que por falta de tiempo no lo hayas comprado.

Consejos de emergencia

Kevin Daum, autor de Video Marketing for Dummies, brinda algunos consejos para todos aquellos que decidieron dejar todo al último momento y que necesitan salir librados del embrollo. 

Respira. Lo olvidaste y no lo hiciste, no hay forma de recuperar el tiempo perdido y es momento de actuar. Evita caer en pánico y acelerarte para sacar ese pendiente, mientras más rápido crees que lo haces seguro habrá más oportunidad para que te equivoques. Respira profundo, mójate la cara con agua fría y llama a todos los involucrados. ¡Es tiempo de trabajar en equipo!

Separa lo importante y el relleno. En tiempos de presión hay que ser realistas de lo que se puede hacer, lo que no se puede y lo que es humanamente posible. Observa tus recursos, prioriza información y comienza a trabajar. 

Verifica que nada se escape. En su artículo para inc.com, Daum recomienda hacer una “lista verificadora”, lo que te ayudará a que nada se te escape. Una vez que ya hayas priorizado la información, tacha de la lista lo que hayas terminado y así seguramente nada pasará desapercibido. 

Pide ayuda. Sabemos que es una opción muy molesta, pero entiende, dejaste todo al último y tienes que terminar. Pide ayuda en quien confíes y delega. 

Mantén comunicación con el equipo. Asegúrate que todo vaya bien y como debe de ser. Pregunta si todo va en orden y si necesitan ayuda. Es importante que soportes su esfuerzo con cordialidad y agradecimiento, no lo olvides. 

Recompénsalo. Siempre hay que recompensar esfuerzos extras, es tiempo de que vean al buen jefe que eres, eso te ayudará a contar con ellos cuando más lo necesiten y viceversa. 

¿Cómo evitas postergar todo? ¿Tienes algún método de emergencia?

Relacionadas

Comentarios