HistoriasMicrositio

La Reforma Financiera aceitará el crecimiento de México

Las leyes secundarias serán prioritarias para conocer las reglas que obligarán a los bancos a dar más crédito y más barato, pero también el pago de los mismos.

27-01-2014, 11:17:16 AM
La Reforma Financiera aceitará el crecimiento de México
Matiana Flores

Por Matiana Flores, editora de la Revista Inversionista.

El crédito es una poderosa palanca financiera patrimonial –hablando de .finanzas personales– y de desarrollo, si nos enfocamos en las actividades productivas de un país. Sin embargo, en México, el .sistema bancario ha tenido un papel limitado en el segundo punto, pues el .acceso al crédito por parte de las empresas es restringido y caro.

De allí la importancia medular de la .Reforma Financiera, promulgada el pasado 9 de enero y que entró en vigor al siguiente día. A decir de los analistas privados, la reforma agregará este año 0.2 puntos porcentuales al crecimiento al PIB, el cual se estima crecerá entre 3% y 3.5%. Banco de México y Secretaría de Hacienda, por su parte, consideran que su aportación al crecimiento podría ser de hasta 0.5 puntos porcentuales.

Al igual que en el resto de las reformas aprobadas en 2013, aun están pendientes las leyes secundarias de la Reforma Financiera. Estas leyes nos darán los pormenores de cómo se alcanzaran sus objetivos básicos, entre los que destacan que .los bancos presten más y con tasas de interés más accesibles.

De hecho, una de las características de la intermediación financiera en México es su baja penetración en la .economía, a diferencia de lo que sucede en otros países de .América Latina.

Las cifras de la Enterprise Survey del Banco Mundial revelan que 32% de las empresas ubicadas en las principales ciudades mexicanas tienen contratados .créditos con alguna institución financiera, mientras que en Chile y Brasil el porcentaje se eleva a 80% y 65%, respectivamente.

En cuanto al crédito otorgado al sector privado como porcentaje del PIB, México apenas llegaba al 20% en 2012 en tanto que Chile y Brasil superaban el 60%, según datos de la OCDE.

Se trata de una brecha que la Reforma Financiera buscará cerrar para potencializar la capacidad de crecimiento y generación de empleo de la economía mexicana, la cual debería estar avanzando a tasas anuales de 5% en promedio. Información de Hacienda indica que actualmente el crédito al sector privado asciende a 26% del PIB; la meta de la reforma es llevarlo al 52%.

Sin embargo, nada puede ser por decreto. A los “candados de inversión” que la autoridad pondrá a los bancos para que le bajen a los recursos que invierten en el mercado de dinero (Cetes y otros instrumentos gubernamentales) para que dediquen un mayor porcentaje del capital a cumplir con su tarea básica (canalizar el ahorro de los mexicanos al sector productivo del país y por la cual deberían obtener el mayor porcentaje de sus ingresos-ganancias [margen de intermediación]), se debe añadir certeza jurídica a los acreedores a través de garantías y la recuperación rápida de los créditos que caen en moratoria –algo que también contempla la reforma–.

Otros dicen que se tendrían que sentar las bases para que las empresas mexicanas tengan las condiciones necesarias para que crearse, crecer y desarrollarse, facilitando su crecimiento, competitividad y .rentabilidad.

Lo “caro” que hoy por hoy resulta para las empresas el crédito podría bajar al incrementarse las garantías de la recuperación de los préstamos, lo que incrementaría la oferta (facilidad de acceso al crédito) y bajaría el costo (se incentivaría la competencia y bajarían las tasas y los costos o comisiones), generando beneficios para los usuarios de la banca.

Por lo anterior, la Reforma Financiera podría marcar un hito en potenciar el crecimiento de la economía, incentivando “de forma obligada” al sector bancario a ser más eficiente como .canalizador del ahorro al sector productivo. El papel será esencial para el crecimiento y desarrollo del país.

No es una condición única para llevar a México a crecer a tasas superiores al 5%. Las reformas logradas en 2013 (fiscal, educativa, telecomunicaciones y energética) coadyuvarán a lograrlo, así como también los cambios que no requieren reformas pero que urgen al país como son la desregulación, el combate a la corrupción, etcétera, y en los que poco se ha trabajado. De hecho, serían necesarios para que la aplicación de las reformas –entre ellas, la financiera– responda a las expectativas generadas más temprano que tarde. 

¿Tú qué opinas? No dudes en comentarnos tus inquietudes.

Relacionadas

Comentarios