HistoriasMarketing

Cómo lograr una esencia de marketing retro

A pesar de que lo vintage está de moda, no sólo se trata de utilizar los filtros integrados en los gadgets. Considera estos puntos para lograr el efecto.

22-01-2014, 8:35:53 PM
Cómo lograr una esencia de marketing retro
Altonivel

¿Quién dijo que todo tiempo pasado siempre fue mejor? Los amantes de lo “retro”, a través de la cual, las marcas siembran la añoranza del pasado. Esta tendencia ha sido una buena fórmula para quienes han logrado traer de vuelta la memoria colectiva de personajes, colores, sonidos y, en esencia, un ambiente de nostalgia. 

Pero cuando pasamos al renglón gráfico, la situación se complica. Este terreno tiene exigencias y criterios que deben manejarse con cuidado para no abusar de lo “vintage” y terminar con una imagen de mal gusto, rebuscada y demasiado old fashion. Por eso te presentamos un manual básico para aplicar una imagen retro.

Tipografías retro

Al tener una paleta limitada, piensa en la tipografía, en esos anuncios que viste cuando eras niño e, incluso, más atrás. Si pones atención a tus recuerdos, verás que la gran mayoría estaba en cursivas, o en manuscrito, como también solía decirse. 

Es por eso que ni la Times New Roman ni la de tipo Arial servirán para conseguir este efecto. Y al margen de saber cuál es la mejor, las que terminan en “script” te pueden ayudar. Además de las sombras o contornos, que más bien tienen que ver con la siguiente consideración.

Diseño retro

Texturas, tamaños y distribución son los elementos más importantes para elaborar una plantilla retro (página, blog, perfil). Y para lograr el efecto correcto sin quedarte en el intento, se recomienda el uso de formas simples, es decir, círculos, cuadros o triángulos sin gran trabajo de edición.

Texturas. Imagina un lienzo, ahora imagina de qué está hecho. Piensa en el papel tapiz de tu computadora o en la imagen de fondo de tu smartphone. Justo en el momento en que la imagen dejó de ser plana es cuando exigió su propia textura, y a eso se refiere la recomendación. Ya sea que descargues texturas gratis o desarrolles creaciones propias, las grandes y “despintadas” son de gran utilidad para exponer una imagen retro.

Marcos. Justo porque los recursos solían ser más bien limitados. Ponerle un marco a las fotografías era básico hace algunos años, y es por eso que hoy te puede funcionar para darle ese toque retro a tus imágenes. En este ejemplo se logra ese toque del pasado para un producto completamente nuevo. Los marcos le dan el romanticismo a lo que ofrece la vida digital: Kindle.

Piensa en lo contrario al HD, como esas resoluciones apenas legibles y hasta pesadas o ruidosas, que bien pueden ser conseguidas con Photoshop o cualquier otro programa de edición gráfica. Los pequeños marcos en este renglón siempre funcionan para construir una atmósfera retro.

Colores retro

En el pasado, la gama de colores dependía de los recursos económicos,
y en gran medida, en una paleta limitada que ofrece menos
combinaciones. Observa esta paleta, y considérala la base de tus
opciones para crear una imagen o un diseño retro. Si
bien no son los únicos, piensa que desde que los ves reflejan
exactamente eso en lo que estás pensando: en los colores de la memoria.

Blanco y negro

Aunque hablar de una paleta de colores limitada suene fácil, lo primero y básico está en la combinación del blanco y el negro, que si bien pudiera resultar un lugar común para ofrecer un efecto retro, Leonardo Eguiluz, fotógrafo independiente y experto en imagen digital, explica la gran diferencia: blanco y negro no sólo es retro, sino clásico.

En este apartado, el uso de ambos colores siempre exigirá una escala de grises, ya que aislados no necesariamente expresarán un mensaje retro. Hacerlo pareciera fácil, pero lograrlo no lo es tanto. Y para que te des una idea de cómo puedes hacerlo, te presentamos dos casos en los que se ejemplifica el uso de blanco, negro y muchos grises.

Sepia, el siguiente paso

Hacer imágenes sepia podría parecer un asunto básico y hasta sencillo, pero no siempre lucen bien, sobre todo porque este efecto funciona mejor en paisajes y tomas abiertas. No así para rostros, objetos o imágenes cerradas. Echar mano de este recurso generalmente obedece a un cielo que no es azul, pero tampoco es blanco, pues de eso se trata, del paso del blanco y negro hacia el color. Observa este ejemplo que dejar claro el uso más común del sepia, y que sin duda expresa el efecto retro.

Las fotografías (sin Instagram)

Y así llegamos al uso de imágenes retro, que si bien Instagram o la gran gama de opciones que ofrecen filtros y efectos “retro” han tenido gran aceptación en todos los niveles, hacerlo a un nivel profesional y con los efectos que impacten más y mejor a tu audiencia, exige requerimientos muy específicos.

Sin querer pecar de purista, el experto acusa que si bien la tecnología suele representar grandes avances para la humanidad – de forma particular para la fotografía – cuando un proceso se simplifica al máximo y hoy en día un smartphone supone ser una herramienta para hacer “arte”, no sólo el debate sino la desvirtualización de un oficio salen a la luz.

Y más allá de contar con conocimientos de química, óptica, composición, historia del arte, entre otras, el experto explica que 175 años después de la invención de la fotografía la gran aportación de la revolución digital está en poder documentar la vida de la humanidad en el siglo XXI; sin embargo para efectos de marketing y de forma más particular para lograr un efecto retro no puede ser considerado un asunto tan simple.

Y en un tono más crítico, Eguiluz considera que limitarse al uso de los filtros “retro” de algún dispositivo inteligente siempre correrá el riesgo de convertirse en un “iletrado visual”, pues no saben articular los elementos correctos para expresar el mensaje adecuado. 

Eso está bien para efectos de entretenimiento, pero si quieres que tu marca exprese el mensaje con imágenes retro debes considerar un aspecto teatral: enfocar la atmósfera en una época, involucrar objetos, autos o referencia de un año específico, poca iluminación, poca resolución, poco Photoshop.

Por último, el fotógrafo consultado remata al decir que la premisa mayor para efectos de utilizar una imagen que pondere la nostalgia y la añoranza del pasado es la metáfora de Noam Chomsky sobre el martillo, ya que la fotografía no es un fin en sí, sino una herramienta que, como el martillo, puede servir para destruir o para construir.

¿Qué recomendarías para usar imágenes retro? ¿Qué tan recomendable crees que sea abusar de este recurso?

Relacionadas

Comentarios