HistoriasMicrositio

Los retos del ‘Hombre Davos’ para 2014

Los líderes mundiales discutirán los riesgos y retos globales, en un momento en que la mitad de la población más pobre posee apenas 1% de la riqueza total.

21-01-2014, 10:10:27 AM
Los retos del ‘Hombre Davos’ para 2014
Elie Smilovitz

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), que se celebra en Davos,
Suiza, recibe este año a 40 jefes de Estado y a unos dos mil 500
líderes mundiales, en su mayoría empresarios, quienes dialogarán sobre
los mejores métodos para resolver los problemas globales.

Samuel Huntington, afamado y fallecido (1927-2008) profesor de Ciencias
Políticas en Harvard y autor del best-seller
El choque de las civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial,
definió al “Davos Man” u “Hombre Davos”, como la persona para
quien los “gobiernos son sólo un residuo del pasado, cuya función primordial
consiste en facilitar las operaciones globales de las élites”. 

¿Cuáles son las
prioridades?

Tanto para el WEF, como para Huntington, lo “global” resulta
clave. Los retos locales son, a pesar de sus especificidades, globales, y
viceversa: las crisis fiscales, el desempleo y la precarización laboral,
la falta de agua y su mala calidad,
la “severa” desigualdad económica
y el cambio climático

Estos son los cinco
retos principales identificados en el informe del WEF Riesgos
Globales 2014
, un estudio que elaboran cada año desde 2006.

Pero cuando la OIT
calcula que 202 millones de trabajadores se encuentran desempleados
–cinco millones más que en 2013–, la FAO advierte que 898 millones de personas carecen de
alimentos suficientes y Credit Suisse estima que de la riqueza total mundial, calculada
en 214 billones de dólares, el 1% más rico de la población atesora el 46%, mientras que
la mitad más pobre posee apenas el 1%, los retos económicos y sociales que enfrenta
el “Hombre Davos” son monumentales.

Para Adrián Monck, director de Comunicación del WEF, la
desigualdad es el riesgo con mayores probabilidades de “tener un impacto global
durante esta década”, debido a que toda una generación de jóvenes se enfrenta a “altas tasas de desempleo y condiciones
laborales precarias
que obstaculizan sus esfuerzos por construir un futuro”.

En el número seis de la lista de “riesgos” del WEF se
encuentran los desastres naturales, seguidos del fracaso de la gobernanza
global, la falta de alimentos, el colapso del sistema financiero y la
inestabilidad política y social. Así, la vinculación entre unos y otros resulta evidente. 

Retos tecnológicos

La tecnología
juega un papel clave. El WEF publicó un pormenorizado informe al respecto: Riesgos
y responsabilidades en un mundo hiperconectado
, donde señala que la eficiencia ya no es la meta más
relevante para las organizaciones, sino la capacidad para aprovechar nuevos
modelos de trabajo basados en redes,
en lugar de en jerarquías, lo que
les permitirá aprovechar la desintermediación.

Es decir, lograr una mejor comunicación entre quienes
diseñan nuevos productos o servicios y los consumidores finales, así como entre
los legisladores y sus votantes son retos que la tecnología puede ayudar a
resolver. Sin embargo, los métodos para
abordar los problemas urgentes, en especial la desigualdad, ni son unívocos ni
sencillos.

En contexto

Los líderes ponen énfasis en el desarrollo de medidas globales, para dar respuesta a
retos locales. Corporaciones y gobiernos apuestan por el libre mercado. La asociación de comercio e inversión transatlántica
(TTIP, por sus siglas en inglés) que
buscan Estados Unidos y la Unión Europea, y el Tratado de Asociación Transpacífica (TPP). Sin
olvidar la Alianza
del Pacífico
, en la que México, Colombia, Perú y Chile se comprometen a
reducir 92% los impuestos al comercio de bienes y servicios entre ellos,
reflejan esta postura.  

El malestar social
producto de la desigualdad es
generalizado a partir de la crisis del 2008 y no diferencia entre países en
vías de desarrollo y avanzados. Desde el movimiento Occupy
Wall-Street
, en Estados Unidos, a los “Indignados” europeos, pasando por los levantamientos de la “Primavera
árabe
” y las recientes protestas multitudinarias en países como Turquía,
Indonesia, Brasil y Ucrania, son prueba de ello.

Los líderes apenas comienzan a definir las prioridades
globales, mientras toman en consideración las especificidades locales. La agenda post 2015, cuya plataforma de
lanzamiento son las Naciones Unidas
intenta convertirse en la hoja de ruta para intentar resolver varios de los
problemas que el WEF señala como prioritarios. Pero ésta apenas se encuentra en
proceso de definición.

¿Es demasiado tarde para evitar el malestar social? ¿Cuáles
crees que deberían ser las prioridades de los líderes mundiales y qué pueden
hacer para ser más efectivos?

Relacionadas

Comentarios