HistoriasMicrositio

Economía en Michoacán, la otra víctima del crimen

¿Invertirías en ese estado? Para el empresariado la respuesta sería no. La falta de empleos y los bajos salarios se suman al círculo vicioso de la delincuencia.

20-01-2014, 7:26:56 AM
Economía en Michoacán, la otra víctima del crimen
Ulises Navarro, Editor de la Revista Alto Nivel

¿Invertirías en Michoacán? En este momento, una pregunta así está fuera de consenso y la respuesta a la misma sería de una casi total negativa. El problema mayor es que esta resolución no es de ahora sino de años atrás, cuando muy pocos han sido los aventurados a invertir en ese Estado de la República, y muchos menos en decenas de sus municipios tales como: Apatzingán, Uruapan y Huetamo, por enunciar algunos.

La escasa generación de nuevas inversiones y la salida de aquellos inversionistas o empresarios que en su momento lo hicieron ha propiciado un enorme caldo de cultivo para el crimen organizado.

Mucho del fondo de lo que sucede en Michoacán y, lamentablemente, en otras entidades de México es la falta de empleos y su baja remuneración. Componer esta situación no es ni sencillo ni pronto ni por la fuerza.

Así que, si bien en los últimos días el gobierno federal está tratando de resolver los añejos problemas de ese estado, difícilmente alcanzará a rajatabla los resultados que se requieren.

Quizá metan en cintura a algunas células de grupos criminales, acaso también impongan el orden en las policías locales y estatales, igual y hasta logran la desaparición de los grupos de autodefensa, pero conseguir sacar a Michoacán de su caótica situación, personalmente lo veo en moreliano.

Sobre el tema de los grupos de autodefensa, más allá de que haya quienes estén a favor de que existan, les comparto lo que hace algunos meses me dijo el general Óscar Naranjo Trujillo, ex director de la policía colombiana.

“Los grupos de autodefensa son sumamente peligrosos para cualquier país, pues con facilidad pueden inclinar la balanza de sus acciones hacia objetivos distintos a aquellos por los que fueron constituidos.”

No digo que sea el caso, ni que pueda o esté sucediendo en nuestro país, al final, mi expertise está en la materia de los negocios y no en este tipo de temas.

Sin embargo, de lo que sí creo estar cierto es que en México no sabemos diagnosticar lo que un pequeño problema puede desencadenar si no se resuelve a tiempo. Quizá por desidia o, peor aún, porque tengamos interés en que no se resuelva.

El costo es terrible

De manera reciente, Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), estimó que alrededor de 75,000 millones de pesos anuales le cuesta a la economía formal la delincuencia que campea en el país. Asimismo, comentó que 37% de las unidades económicas han sido afectadas por la violencia, no solo en el estado de Michoacán.

Evidentemente, una cifra de gran relevancia, pero que podría ser menor si la comparamos con todos aquellos capitales que arribarían a México con fines de inversión.

En fin, esperemos que las nuevas medidas adoptadas por el gobierno federal, en combinación con la autoridad local de la entidad michoacana, sean un preámbulo a lo que todo el país demanda: Paz y seguridad

Relacionadas

Comentarios