'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Obama anunciará cambios en programa de espionaje

El controvertido programa de la NSA para recopilar datos telefónicos sufriría una transición sustancial, con el objetivo de restaurar la confianza en el Gobierno.

17-01-2014, 9:11:11 AM
Obama anunciará cambios en programa de espionaje
Reuters

El presidente Barack Obama anunciará el viernes una importante reforma a un controvertido programa de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que recopila gran cantidad de datos telefónicos básicos de ciudadanos extranjeros y estadounidenses, dijo un funcionario de la administración en Washington.

En un discurso a las 1600 GMT ante el Departamento de Justicia, Obama dirá que ordenará una transición que cambiará sustancialmente el manejo de lo que se conoce como programa de “metainformacióntelefónica, desde la actual forma en que lo administra la NSA.

La medida apunta a restaurar la confianza de los estadounidenses en las prácticas de inteligencia del país y pone fin a meses de revisiones por parte de la Casa Blanca tras las dañinas revelaciones del ex contratista Edward Snowden sobre las tácticas de vigilancia de Estados Unidos.

Ante un grupo de defensores de la privacidad, Obama dirá que el Gobierno no debería tener toda la metainformación telefónica, una decisión que podría frustrar a algunos funcionarios de inteligencia.

Además, el presidente ordenará que con inmediatez “tomemos las medidas para modificar el programa para que una orden judicial sea requerida antes de inspeccionar la base de datos“, dijo el funcionario de alto rango, que reveló detalles del discurso bajo condición de anonimato.

Si bien un panel asesor de la presidencia había recomendado que toda la información fuera controlada por una tercera parte, como las compañías telefónicas, Obama no ofrecerá una propuesta específica sobre quién debería almacenar los datos en el futuro.

El mandatario ha pedido al fiscal general Eric Holder y a la comunidad de servicios de inteligencia que reporten a él, hasta que el programa reciba nueva autorización el 28 de marzo, sobre cómo preservar las habilidades necesarias de la iniciativa sin que el Gobierno tenga la metainformación.

“Al mismo tiempo, (Obama) consultará con los comités relevantes del Congreso para obtener sus puntos de vista”, dijo el funcionario.

Obama está buscando equilibrar la molestia ciudadana generada después de que se conoció la intromisión en la privacidad de los estadounidenses, con su compromiso de mantener políticas que considera cruciales para proteger la seguridad del país.

El funcionario dijo que Obama cree que el programa de recolección de datos es importante para contener las amenazas terroristas, pero que se podrían preservar esas virtudes teniendo en cuenta “las preocupaciones en torno a la privacidad y las libertades civiles que surgen por el hecho de que el Gobierno tenga esta metainformación”.

Personas cercanas a las deliberaciones de la administración señalan que el mandatario estadounidense espera acordar otras reformas.

Datos telefónicos

La revelación de que la NSA había recolectado una amplia cantidad de metainformación telefónica tanto de ciudadanos estadounidenses como extranjeros, algo que había permanecido en secreto por años, hizo que la filtración de Snowden generara una acalorada controversia política a nivel local y llevara a la introducción de polémicos proyectos en el Congreso.

El panel asesor que envió sus recomendaciones a Obama a fines del año pasado indicó que la recolección de metainformación telefónica -que permite saber qué números se comunican entre sí, la fecha y duración de las llamadas- debería sacarse del control de la NSA y entregarse a una tercera parte, como las propias compañías.

Otros funcionarios han argumentado en privado que si el sistema es modificado, la NSA debería seguir teniendo acceso instantáneo, directo y online a los datos.

Miembros del panel de revisión se reunieron el miércoles con funcionarios de alto rango para debatir sobre el discurso del presidente.

Combatiendo el terrorismo

Obama ha estado bajo la presión de los servicios de inteligencia y legisladores clave para evitar recortar programas que consideran vitales para desarticular conspiraciones terroristas.

“Creemos que el programa es legal. Espero que sea mantenido por el presidente, quizá de un modo levemente diferente”, dijo la senadora demócrata Dianne Feinstein, jefa del Comité de Inteligencia del Senado y una voz autorizada en el debate sobre la NSA.

Snowden filtró información sobre la recolección masiva de datos telefónicos y otros programas de vigilancia secretos del Gobierno estadounidense a periódicos antes de volar a Hong Kong y luego a Moscú, donde finalmente logró recibir asilo temporal. Washington quiere que sea extraditado para juzgarlo.

Periodistas con acceso al material de Snowden manifiestan que hay muchas más revelaciones por venir.

Cuando las filtraciones de Snowden aparecieron por primera vez en junio, Obama dijo: “Estamos parados en medio del correcto equilibrio” entre el deseo de información y la necesidad de respetar la privacidad de los estadounidenses.

Pero luego de que se conociera el espionaje sobre el teléfono celular de la canciller alemana, Angela Merkel, Obama reconoció “complicaciones adicionales” en las prácticas de vigilancia de Estados Unidos.

Además de la tensión con Alemania, la vigilancia estadounidense ha complicado las relaciones con otras naciones, como Brasil. La presidenta Dilma Rousseff pospuso una visita oficial a Estados Unidos para manifestar su enojo por las intromisiones en su país.

Relacionadas

Comentarios