'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Fallece poeta argentino de alma mexicana: Juan Gelman

El poeta y periodista, radicado en México desde hace más de dos décadas, ganó el Premio Cervantes en 2007, entre otros galardones.

15-01-2014, 9:41:17 AM
Fallece poeta argentino de alma mexicana: Juan Gelman
Notimex

El poeta, traductor y periodista argentino Juan Gelman Burichson, reconocido con el Premio “Juan Rulfo” 2000 y el Premio Cervantes 2007, falleció hoy a los 83 años en esta ciudad.

Radicado en México desde hace más de dos décadas, Gelman Burichson dejó de existir esta tarde, confirmó Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través de su cuenta de Twitter.

“Juan Gelman, poeta de alma mexicana, poeta mayor, ha muerto. Mi pésame a sus deudos”, escribió Tovar y de Teresa sobre el fundador del grupo de poetas “El pan duro” y autor del libro “Violín y otras cuestiones”.

A las condolencias se han sumado la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, así como la Coordinación de Literatura del organismo y diversas personalidades e instituciones culturales.

Se puede mencionar al escritor Benito Taibo II y al periodista Jenaro Villamil, así como a la Biblioteca de México y el sello Ediciones El Naranjo, quienes manifestaron su pesar en la misma red social.

Poesía y periodismo, su vida

Considerado uno de los más grandes poetas contemporáneos, es autor de múltiples obras reflexivas y lúcidas, cuyo conjunto le granjeó el Premio Cervantes en 2007.

Hijo de inmigrantes rusos, Gelman Burichson, quien nació el 3 de mayo de 1930 en Buenos Aires, Argentina, destacó, además, por su pluma poética y periodística. Abandonó su carrera de Química para dedicarse por completo al destino de las letras.

De acuerdo con su biografía publicada en el portal de Internet del Instituto Cervantes, durante su labor como periodista, fue parte del Partido Comunista Argentino y de la organización guerrillera Montoneros, por lo que fue exiliado entre 1975 y 1988.

Por ese entonces, Juan Gelman, calificado como “el mayor poeta vivo de habla hispana” -por el escritor ecuatoriano Jorge Enrique Adoum-, vivió en Roma, Italia; Madrid, España; Managua, Nicaragua; París, Francia, y Nueva York, Estados Unidos. Sin embargo, fijó su residencia en México.

A decir del cronista, narrador y ensayista Marco Antonio Campos, en Gelman, la emoción política nace de la más directa experiencia personal, producto de su militancia partidista y guerrillera, siendo tres los motivos que le abren en cruz el corazón: el exilio amargo, la muerte de los compañeros y la derrota final.

Fruto de estos sentimientos es “Bajo la lluvia ajena”, volumen en el que evoca a sus compañeros Haroldo (Conti) y Rodolfo (Walsh), como los miles de detenidos y desaparecidos en los años de Proceso (1976-1983), cita Campos en el portal web “materialdelectura.unam.mx”.

La desgracia a la que se enfrentó el poeta apenas comenzaba, ya que en agosto de 1976 fueron secuestrados su hijo y su nuera, a quienes mantuvieron detenidos por un tiempo y luego ejecutados.

Tuvieron que pasar alrededor de 10 años para que Gelman pudiera reconstruir, más o menos en su pormenores, los detalles y la cronología de aquellos crímenes.

Además de colaborar en el periódico “Rojo y negro”, fundó el grupo de poetas “El pan duro” y fue secretario de redacción de “Crisis”, así como director del suplemento de cultura “La Opinión” y colaborador del periódico “Página ½”.

En su faceta como poeta estuvo influenciado por el realismo crítico y logró un estilo particular, al conjugar esta corriente con el intimismo, impregnando sus textos de cotidianidad, denuncia e indignación ante la injusticia.

Otros temas recurrentes en la obra poética de Gelman son el amor, las admiraciones literarias, la muerte, el exilio, los recuerdos y la derrota de la lucha guerrillera, además de su ciudad de Buenos Aires y su patria perdida.

A lo largo de su fructífera trayectoria recibió, además de los premios de Literatura Latinoamericana y del Caribe “Juan Rulfo” (2000) y Cervantes (2007), el Premio Nacional de Poesía en 1997, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005 y el Premio Antílope Tibetano 2009.

También, fue distinguido con el título de ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires y recibió la Medalla Bellas Artes del INBA en el 2012, entre otros reconocimientos.

Entre sus obras destacan “El juego en que andamos” (1959), “Velorio del solo (1961)”, “Gotán”, “Cólera Buey” (1965), “Los poemas de Sidney West” (1969), “Fábulas” (1971), “Relaciones” (1973), “Hechos” (1974), “Comentarios” (1978), “Notas” (1979), “Citas” (1979), “Carta Abierta” (1980) y “Si dulcemente (1980).

Así como “Bajo la lluvia ajena” (1980), “Hacia el Sur” (1982), “Com/posiciones” (1983), “Eso” (1983), “Dibaxu” (1983), “Salarios del impío” (1984), “Anunciaciones” (1988), “Interrupciones I” (1988), “Interrupciones II” (1988) y “Carta a mi madre” (1989), de acuerdo con información de la Biblioteca Nacional de la República Argentina publicada en su página web.

Lamenta Argentina su muerte

Argentina llora la muerte de “el poeta de los versos transparentes”, Juan Gelman, según lo definió hoy el diario Clarín.

“Murió el hombre que escribió la revolución, el dolor y el amor. Fue uno de los poetas más importantes del país. Ganó el Cervantes en 2007. Supo hacer alta poesía con palabras comunes, como casi nadie, y llegar al corazón de millones”, señaló Clarín.

Añadió que Gelman “era poeta, que era militante, que usó las palabras como una palanca para mover las piedras del secreto. Con belleza las usó y eso las hizo eficaces. O tal vez fuera la eficacia su belleza”.

Gelman, autor de una treintena de libros y ganador, entre otros, del premio Juan Rulfo (2000) y el Iberoamericano Pablo Neruda y el de Poesía Reina Sofía, en 2005, había nacido en Buenos Aires en 1930 y abandonado Argentina en 1975, tras recibir amenazas de la Triple A.

El diario La Nación, por su parte, indicó que “el compromiso político contra la última dictadura militar argentina marcó su vida y su obra”.

Recordó que “antes de instalarse en México, Gelman se exilió en Italia y Francia. Sus hijos Nora Eva y Marcelo Ariel, junto a su nuera María Claudia García, que estaba embarazada de siete meses, fueron secuestrados en agosto de 1976, y permanecen desaparecidos”.

“Dos años después, Gelman supo a través de la Iglesia Católica que su nuera había dado a luz, sin poder precisar dónde ni el sexo del bebe. En 2000, tras una búsqueda de 23 años, recuperó en Montevideo a esa nieta, María Macarena”, añadió.

El secretario de Cultura de Argentina, Jorge Coscia, dijo a La Nación que Gelman “integró el grupo de los que responden” a la mejor tradición de la literatura argentina?, al tiempo que aseguró que “su propia vida es un poema comprometido?”.

“Gelman responde a la mejor tradición de la literatura argentina. Su obra demuestra una relación profunda entre capacidad creativa, poesía, literatura y compromiso”, afirmó el funcionario.

El escritor Jorge Boccanera, amigo personal de Gelman, señaló por su parte al periódico que Gelman fue “un maestro de la vida” y “quedará como un legado su gran obra y gran ejemplo de vida”.

“Gelman fue, además, un militante político que supo siempre pelear por ensanchar el espacio de la libertad”, opinó Boccanera, citado por La Nación.

Relacionadas

Comentarios