ActualidadHistorias

Inversores de América Latina, a la conquista de España

Empresarios de las que fueron alguna vez colonias de España están adquiriendo empresas con dificultades financieras en la madre patria. México lidera compras.

08-01-2014, 2:34:26 PM
Inversores de América Latina, a la conquista de España
Reuters

En un cambio de roles, empresas y
hombres de negocios latinoamericanos
están desembarcando en España a
medida que la economía comienza a recuperarse de una crisis que la puso
al borde del abismo y generó oportunidades para los extranjeros.

Inversores mexicanos, venezolanos y otros han entrado en
sectores como la banca, el turismo, la alimentación y otras áreas
ligadas al consumo en los últimos meses.

Los compradores procedentes de las que fueron alguna vez
colonias de España también están adquiriendo empresas con dificultades
financieras
en una nación que necesita inyecciones de liquidez para
reforzar la incipiente recuperación.

Entre los recientes desembarcos inesperados figura el banco
venezolano Banesco
, que se hizo con la entidad rescatada NCG Banco al
ofrecer 1.000 millones de euros por ella.

Y el grupo peruano Santo Domingo se comprometió a aportar 100
millones de euros en el marco de una inyección de capital más amplio en
la inmobiliaria española Colonial.

“Es un fenómeno lógico”, dijo Enrique Quemada, responsable del asesor de compras y fusiones ONEtoONE en Madrid.

“Ahora todo el mundo tiene claro que España ha tocado fondo,
que no sale del euro, que el euro no se hunde. Los grandes grupos
(latinoamericanos) ven que en España, donde se habla el mismo idioma,
hay muchas empresas que están baratas, para ellos es la manera natural
de entrar en Europa”, dijo Quemada, cuya empresa ha abierto oficinas en
México, Colombia y Perú para aprovechar el interés de los inversores.

Cambio de papeles


El flujo de inversiones latinoamericanas supone una vuelta de
tuerca a la fiebre española de compras en la década de 1990, cuando las
empresas ibéricas entraron en Latinoamérica y se hicieron con firmas
estratégicas en distintos sectores.


Entonces, empresas españolas recién privatizadas tomaron el
control de bancos latinoamericanos, compañías telefónicas y grupos de
servicios públicos, despertando en algunos casos comparaciones poco
favorables con los conquistadores que desembarcaron en Latinoamérica
hace ​​500 años.

Pero el estallido de la burbuja inmobiliaria en España en el
2008 dio inicio a una larga recesión económica y una crisis de deuda que
ahuyentó a posibles inversores por el temor de que el país siguiera el
ejemplo de Portugal y Grecia y pidiera un rescate internacional.

Una vez superado el miedo a una reestructuración de la deuda
soberana, el dinero extranjero está fluyendo de nuevo hacia el país,
sobre todo de bolsillos de magnates latinoamericanos, que quieren
aprovechar la recuperación y usar España como un trampolín para entrar
en el mercado europeo.

La recesión provocó una avalancha de quiebras de empresas y
dejó sin trabajo a uno de cada cuatro trabajadores. Por eso la inversión
extranjera es clave para garantizar la recuperación y fomentar el
crecimiento del empleo este año.

Aunque el índice de los blue chips españoles, el Ibex-35 cotiza
en sus niveles más altos en dos años y medio, los banqueros dicen que
las empresas españolas siguen ofreciendo múltiplos atractivos frente a
sus pares europeos.

“Sólo tiene que atraer a inversores extranjeros. Y este es el
momento, el momento de inflexión, ya que los precios de los activos son
bajos y la economía está dando señales de recuperación”, dijo el
economista jefe de BBVA, Rafael Domenech.

La inmobiliaria Colonial, por ejemplo, cotiza con un descuento
del 14 por ciento sobre el valor neto de sus activos frente a un
descuento de alrededor del 4 por ciento en el caso de sus rivales
europeos, lo que podría implicar posibles operaciones corporativas en
este sector.

Las inversiones de multimillonarios prominentes como George
Soros o el fundador de Microsoft, Bill Gates
, en la endeudada
constructora FCC han ayudado a mejorar la confianza en los activos
españoles, que también despertaron el interés de inversores chinos y
fondos de inversión estatales extranjeros.

Pero el grueso de las transacciones ha venido del otro lado del Océano.

México lidera

La “conquista” latinoamericana ha coincidido con un aumento de
la riqueza en la región, sobre todo en México, que ha liderado una serie
de compras de empresas españolas que van desde el sector bancario o
activos alimenticios a autobuses y navieras.

En el transcurso de los últimos seis meses, inversores
mexicanos han adquirido participaciones en entidades como el Banco
Popular y el Banco Sabadell, el grupo alimentario Campofrío, el armador
Barreras
y la compañía de transportes Avanza .

Medios españoles incluso apuntan a que el empresario mexicano
Miguel Valladares podría convertirse en el salvador de la empresa de
entretenimiento Zinkia, productora de las caricaturas Pocoyó y que
recientemente se vio obligada a solicitar concurso de acreedores por
falta de financiación.

La prensa española también especula con un acercamiento entre
el multimillonario mexicano Carlos Slim y su socio español, La Caixa, de
cara a hipotéticas desinversiones de la caja catalana en
participaciones industriales para fortalecer su rentabilidad antes de
encarar las exigentes pruebas de resistencia al sector en Europa en el
2014.

Slim lidera la lista de los multimillonarios mexicanos, 13 de
los cuales figuraban en el ranking de las 1.000 personas más ricas del
mundo elaborada por la revista Forbes, con un patrimonio conjunto de
casi 146.000 millones de dólares.

En España las once mayores fortunas suman un patrimonio de cerca de 90.000 millones de dólares.

El ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo que
la crisis financiera ha creado oportunidades en Europa para los
inversores en un momento en que las empresas mexicanas estaban buscando
ampliar su presencia internacional.

“Antes, sólo nos fijábamos en atraer inversiones. Hoy, México
está realizando inversiones récord en el extranjero”, dijo a Reuters.

La fuerte presencia de bancos españoles como BBVA y Santander o
de otros grandes grupos industriales en América Latina facilita los
negocios.

“La tendencia revierte el proceso ocurrido hace 10-15 años
cuando las empresas españolas invirtieron fuertemente en México
comprando bancos locales y participando en las licitaciones para
construir grandes proyectos de infraestructura”, dijo Jim Seale,
presidente de Seale & Associates, que actualmente está asesorando
una empresa mexicana que busca comprar en España.



 

Relacionadas

Comentarios