ActualidadHistorias

Polémica: Narco mexicano, ¿exporta hierro a China?

Michoacán, el estado que produce más mineral de hierro en México, resulta muy atractivo para los comerciantes chinos que negocian con el grupos criminales.

06-01-2014, 9:11:00 AM
Polémica: Narco mexicano, ¿exporta hierro a China?
Reuters

Cuando los líderes de México y China se
reunieron a mediados del año pasado se habló mucho de la necesidad de
profundizar las relaciones comerciales. Y en la costa del Pacífico
mexicano
un grupo de narcotraficantes ya estaba haciéndolo realidad.

El cartel de los Caballeros Templarios ha tenido éxito exportando mineral de
hierro a China
, por lo que en noviembre la Marina mexicana debió tomar el
control del puerto de Lázaro Cárdenas, una ciudad que se convirtió en
una de las principales fuentes de dinero del grupo criminal.

Este centro siderúrgico en el estado occidental de Michoacán,
punto clave del tráfico de drogas y con un puerto de contenedores en
rápida expansión, ocupa un lugar estratégico en la costa del Pacífico,
lo que lo convierte en un punto de salida natural para el floreciente
comercio con China.

Lázaro Cárdenas se abrió a los barcos de contenedores hace sólo
una década, pero su profunda bahía capaz de recibir a los cargueros más
grandes del mundo, ya aspira a competir con Los Angeles en la recepción
de bienes asiáticos para el mercado de Estados Unidos.

Sin embargo el futuro es incierto a menos que el Gobierno
mexicano pueda restaurar el orden y ganar la batalla contra los
Caballeros Templarios, que tomaron su nombre de una orden militar
medieval que protegía a los peregrinos cristianos en tiempos de las
Cruzadas.

Michoacán, el estado que produce más mineral de hierro en
México, resulta muy atractivo para los comerciantes chinos que atienden
la demanda de acero de la segunda economía mundial.


En octubre, un obispo local comparó Michoacán con un estado
fallido. Días después, una serie de ataques a instalaciones de la
compañía nacional de electricidad dejaron temporalmente sin energía a
cientos de miles de habitantes del estado.


Muchos culparon a los Caballeros Templarios, aunque avisos
pegados en Michoacán acusaron de los ataques a un pequeño cartel rival.


Poco después, la Marina asumió el control de la autoridad
portuaria y reforzó Lázaro Cárdenas. Todos los oficiales de la policía
local y funcionarios de aduanas fueron inicialmente suspendidos y las
caravanas de camiones cargando mineral de hierro empezaron a
desvanecerse.


Sin embargo, es improbable que la tranquilidad dure a menos que
el Gobierno pueda recuperar el control de la ciudad más allá del puerto
y abra la minería a extractores legítimos no controlados por el cartel.


Los mineros reclaman que los principales concesionarios como
ArcelorMittal, que no respondió a pedidos de comentarios, usan sólo una
fracción de sus tierras y son renuentes a permitir que otros las
exploten. Y los Caballeros Templarios lograron sacar provecho de esa
disputa.


Días después de que la Marina intervino, el gobernador Vallejo
dijo que el valor de los emprendimientos criminales en torno a Lázaro
Cárdenas podía ascender a unos 2.000 millones de dólares al año, cerca
de la mitad del presupuesto de Michoacán en el 2012.


Michoacanos ¿pagan o no por seguridad?


Algunas personas involucradas en la industria minera dicen que
el área se ha vuelto más segura desde que los Caballeros Templarios
comenzaron a controlarla.

Sin embargo, los hechos sugieren otra cosa: cifras oficiales
muestran que los secuestros en Michoacán llegaron a un nivel histórico
en 2013 y los asesinatos alcanzaron un máximo de 15 años. 

Gómez ha aparecido en varios videos en YouTube intentando presentar a los Caballeros Templarios como defensores de Michoacán.

En uno subido en agosto dijo que los Caballeros han brindado
protección paga solicitada por los productores de aguacate, pero no
extorsionaron negocios. Sin embargo, también reconoció que algunos
miembros “tontos” de su organización probablemente ejercieron extorsión.

El poder de los Caballeros en Lázaro Cárdenas suele ser sutil.

A diferencia de partes del norte de México que viven bajo la
amenaza de la violencia, los restaurantes, taquerías y bares del
principal paseo con palmeras de la ciudad reciben abundante clientela al
caer la noche.

Algunos residentes dicen que no son molestados por el cartel y
las grandes empresas aseguran que pueden operar sin miedo a la
extorsión.

“Nosotros no damos un centavo por ningún lado”, dijo José
Zozaya, jefe de Kansas City Southern Mexico, que opera la vía férrea que
conecta el puerto con Estados Unidos.

Sin embargo, otros dejan ver rápidamente su enojo con los Caballeros.

“Todo el mundo está pagando, pero no te van a decir”, dijo un empresario local. “La gente aquí está destrozada”.

Y el crimen no está ausente del puerto, que durante la
presidencia de Calderón se convirtió en un gran punto de entrada de
químicos de China y otras partes de Asia usados para fabricar
metanfetaminas. Algunos lugareños dicen incluso que los químicos fueron a
menudo una forma de pago por el mineral de hierro. 

Consultado sobre si México ha discutido el asunto del mineral
de hierro con China, un funcionario gubernamental dijo: “El Gobierno
chino no siempre sabe lo que las empresas están haciendo. La medida de
control se adoptó con la toma puerto de Lázaro Cárdenas por la Marina”.

Hua Chunying, una portavoz del Ministerio de Relaciones
Exteriores chino, dijo que no estaba al tanto de la situación en Lázaro
Cárdenas y agregó: “Puedo decirles que el Gobierno chino ha educado y
pedido consistentemente a las compañías chinas que respeten la ley en
otros países cuando realicen negocios”.

Exitosas firmas chinas han crecido rápidamente en la región.

Desde su registro en 2009, la firma china Desarrollo Minero
Unificado de México (DMU) en Lázaro Cárdenas ha pasado de tener tres
empleados a 600 en todo el país, casi todos mexicanos, dijo a Reuters el
director general Luis Lu.

Con más de 30 concesiones, Lu dijo que la compañía extrajo todo
su mineral de hierro y no ha tenido problemas con el crimen organizado.
Agregó que no podría decir cuál ha sido la suerte de otras firmas
chinas.

Sin embargo, el éxito de la comunidad china en Michoacán ha
causado fricciones con los Caballeros Templarios. En el video de agosto,
Gómez tuvo palabras fuertes para los chinos.

“Tenemos una invasión desmedida de chinos. Desmedida de
chinos”, dijo, rodeado de hombres armados. “A lo mejor conviene a los
intereses de varias corporativas, o no sé. Pero aquí están con nosotros
ya. Y esos también traen mafias”.

Pero las minas también crearon una oportunidad para bandas como
los Caballeros Templarios, que buscan ampliar sus fuentes de ingresos
con negocios más legales.

 

 

 

 

“Se estaba explotando la minería en forma inmisericorde, en
donde salía el mineral y no salía ni en barcas ni en lanchas. Salía por
el puerto, por la aduana y se embarcaba”, explicó el gobernador de
Michoacán, Fausto Vallejo, poco después de que la Marina ocupó el puerto
el 4 de noviembre. 


Los Caballeros, una próspera banda criminal con experiencia en
corromper funcionarios y obtener pagos de empresas, negocios
inmobiliarios y agricultores, entraron a la minería con aplomo, según
emprendedores y mineros que trabajan alrededor del puerto.


En un pequeño pueblo escondido tras caminos montañosos a una
hora de Lázaro Cárdenas, el cartel reunió este año cientos de camiones
para llevar el mineral al puerto, dijo un minero local.


El pueblo se llama Arteaga y allí nació Servando Gómez, un ex
profesor que lidera a los Templarios. Gómez comprendió el potencial de
Lázaro Cárdenas, apenas conocido por su cocoteros hasta que hace 40 años
el Gobierno decidió construir fundiciones siderúrgicas.


Los camiones de la banda se movieron rápidamente por las minas
de hierro de Michoacán para satisfacer la demanda china, lo que
contribuyó a aumentar las exportaciones del mineral a 4 millones de
toneladas hasta octubre, desde entre 1 y 1,5 millones de toneladas en
años anteriores.


El negocio se apoya en varios pilares, según testimonios de funcionarios locales, mineros y empresarios.


En primer lugar, los Caballeros Templarios controlan el
movimiento del mineral. Tras volverse el grupo dominante en la ciudad
hace algunos años, el cartel exigió a las cooperativas locales de
transporte pagos a cambio de protección.


También ayudaron a los extractores locales a apropiarse de
áreas mineras que no habían sido reclamadas por otros o estaban fuera
del control de los propietarios de concesiones existentes. Luego de eso,
los Caballeros exigieron su cuota.


Y finalmente, el cartel presionó a funcionarios de aduanas para
asegurar que el mineral de hierro pase a través del puerto sin
problemas.

“La mayor parte de los grupos que se dedican a la minería son
Caballeros Templarios o pertenecen a ellos. Tienen toda la cadena”, dijo
un funcionario local a Reuters.

Alimentada por el apetito de los compradores en China, casi la
mitad de la actividad minera en la zona fue realizada sin los permisos
adecuados en el 2013, dijo el funcionario, que pidió no ser
identificado.

 

 

 

 


Quienes hablan sin proteger su identidad pueden pagarlo caro.
Un funcionario del gigante siderúrgico ArcelorMittal que según
empresarios locales reportó actividades mineras ilegales a las
autoridades fue asesinado a balazos en abril.


Un minero de Arteaga, que pidió mantenerse en el anonimato,
dijo que había dirigido una mina que vendía mineral de hierro no
procesado a operadores chinos a 32 dólares por tonelada, lo que dejaba
una ganancia de 5 a 7 dólares por tonelada. Según sus cálculos, en China
los compradores podían vender el mineral con una ganancia de casi 15
dólares por tonelada.


Debido a que los Caballeros Templarios controlan gran parte del
suministro de mineral de hierro local, el cartel presionó a los
clientes chinos para que le compren o enfrenten represalias, dijo un
funcionario de seguridad del Gobierno mexicano que pidió no revelar su
nombre.


La combinación de crimen organizado y compras chinas de mineral
de hierro mexicano representa un problema para el presidente Enrique
Peña Nieto, que ha hecho enormes esfuerzos para cultivar los lazos con
el gigante asiático.


Aunque el presidente de China, Xi Jinping, está en el cargo
apenas desde marzo pasado, Peña Nieto ya se ha reunido con él en tres
ocasiones.


En junio, Peña Nieto recibió a Xi en México, donde firmó una
serie de acuerdos de cooperación económica. No obstante, uno de los
principales puntos de la discusión fue cómo reducir el gran
desequilibrio comercial entre ambos países.


El comercio bilateral llegó a 62.700 millones de dólares en el
2012, un gran salto desde los apenas 431 millones de dólares de dos
décadas atrás, según datos mexicanos. Sin embargo, un 90 por ciento de
esa cifra son exportaciones de China a México, en su mayoría bienes como
computadoras y repuestos.

Caos, cierre y más caos

 

 

 

 


Gran parte de ese comercio fluye por Lázaro Cárdenas.


En el 2012, reportó el mayor aumento de tráfico entre los 20
mayores puertos de contenedores de América del Norte, manejando 1,2
millones de unidades equivalentes de 6 metros (teus).


La mayor parte del puerto de Lázaro Cárdenas continúa siendo
una planicie polvorienta, sobrevolada por aves rapaces en medio de un
calor sofocante.


Pero en un par de años más proyectos iniciados por la unidad
APM Terminals de Maersk y Hutchison Port Holdings podrían expandir su
capacidad hasta unos 8 millones de teus, la cantidad movida en el 2012
por el mayor centro de contenedores del continente: Los Angeles.


Sin embargo, Michoacán no es California.


Siete años atrás, el entonces presidente Felipe Calderón lanzó
en Michoacán una ofensiva nacional contra el crimen organizado, enviando
al Ejército para combatir a los carteles de droga cada vez más
violentos.


Más de 80.000 personas murieron desde entonces en asesinatos
relacionados con carteles en todo el país y las promesas de Peña Nieto
hace un año de que frenaría la violencia cuando llegara al poder son
cada vez menos creíbles.


Aunque partes de México se han vuelto más seguras desde que Peña Nieto asumió el cargo, el caos en Michoacán se profundizó.

Más de la mitad de los habitantes del estado vive en la
pobreza. Ocupaciones tradicionales como la producción de resina van
muriendo debido a la competencia de China y otros lugares, y eso crea
nuevos reclutas para el crimen organizado. 

 

Relacionadas

Comentarios