'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Seguro educativo, el mejor regalo de Reyes para tu hijo

Pagar la universidad de los hijos puede ser el mejor regalo que puedes planear con anticipación. Los seguros dotales son la vía para hacerlo.

06-01-2014, 8:45:25 AM
Seguro educativo, el mejor regalo de Reyes para tu hijo
Sergio Gil Franco

Sin duda, el mejor regalo de Reyes Magos que puede recibir tu hijo es tener garantizados sus estudios universitarios. Esto es posible a través de un seguro educativo, que es un instrumento financiero mediante el cual puedes ir ahorrando una cantidad mensual hasta que tu hijo cumpla 18 años, momento en el cual recibes el total del dinero acumulado más un monto adicional.

Hay que considerar que actualmente el costo total para estudiar una licenciatura en administración en una institución privada, por ejemplo, puede ascender a más de $500 mil pesos (más libros y materiales). Esto te sirve de referencia para calcular el monto total al que quieres llegar, independientemente de la inflación que se puede acumular, ya que los rendimientos que te dará el seguro educativo normalmente cubren este factor.

Claro que la meta de ahorro la pones tú de acuerdo con el costo de la institución donde quieres que tu hijo estudie y de tu capacidad de ahorro. Aquí hay algunos ejemplos del esfuerzo que debes hacer para acumular $500 mil pesos en tres diferentes plazos:

15 años: $2,780 pesos mensuales
18 años: $2,315 pesos mensuales
22 años: $1,895 pesos mensuales

Como puedes ver, el tiempo opera a tu favor, ya que cuanto más pequeño es tu hijo, tienes más tiempo para ahorrar y, por lo tanto, las aportaciones mensuales son más pequeñas. Por eso vale la pena empezar en el momento en que tu hijo nazca, o antes.

Ahorro, pase lo que pase

Los seguros dotales tienen características que los distinguen de otros instrumentos de inversión:

Rendimientos atractivos. Los seguros con ahorro o inversión son instrumentos para inversionistas una moderada aversión al riesgo, por lo tanto no dan ganancias extraordinarias. Sin embargo, por lo general cubren de la inflación, manteniendo así el poder adquisitivo del dinero.

Diferentes denominaciones. Un aspecto que debes cuidar es la denominación del seguro, es decir, si está pactado en pesos, udis, dólares o cualquier otra moneda. Al contratarse en pesos, sabes de antemano cuánto tienes que pagar de prima mensual, mientras que en otra denominación el monto depende de las variaciones del mercado.

Esto puede hacer que tu pago disminuya o se eleve conforme a la inflación o al tipo de cambio. El monto total que recibirás al finalizar el seguro también se afectará en la misma medida… para bien o para mal, por lo que la denominación es otro factor de riesgo que debes considerar.

Cobertura de invalidez. En caso de que el padre o tutor titular del seguro sufra un accidente o enfermedad que le provoque invalidez, queda exento de los pagos hasta que concluya el contrato y se entregue la cantidad total asegurada al hijo beneficiario, es decir, como si se hubieran hecho todos los pagos más los rendimientos. Además, el titular mantiene la cobertura de vida.

Cobertura de vida. Si el titular del seguro fallece durante la vigencia del seguro, el hijo beneficiario recibe el monto total asegurado al vencimiento del contrato. Checa bien este punto, ya que algunas aseguradoras pagan únicamente el “ahorro acumulado” al momento del fallecimiento, más un apoyo económico.

Premio al cumplir el plazo. No importa qué pase con los mercados o la economía del país, al final del plazo recibirás tu dinero. Aquí debes poner atención de cuál es el tipo de seguro que contratas, ya que puede haber dos variantes:

– Seguro Dotal. Desde el principio se pacta el monto total a recibir, es decir, de antemano conoces la ganancia que obtendrás. Aquí el riesgo es que la inflación sea demasiado elevada y “se coma” los rendimientos.

– Seguro con inversión. En este caso conoces el monto que vas a ahorrar, pero no sabes cuánto vas a ganar de rendimientos. La ventaja que tienes es que tu dinero se coloca en una cartera de inversión (en pesos, udis, dólares, etcétera) y puedes obtener mayores ganancias, aunque también es posible que sean menores al monto que hubieras obtenido con el seguro dotal. Por eso, al momento de contratarlo, la compañía aseguradora te pondrá tres escenarios de rendimientos (Pesimista, Moderado y Optimista) para que tengas una idea de las posibles ganancias.

Ahorro con disciplina. A mucha gente se le complica ahorrar de manera constante para la educación de sus hijos, por eso, con los seguros educativos se adquiere la disciplina necesaria para hacerlo, ya que de antemano se incluye el pago de la prima en el presupuesto familiar como cualquier otro gasto.

Además, si en un momento dado no puedes continuar con el pago del seguro o deseas cancelarlo, la compañía aseguradora te devuelve una proporción de tu ahorro acumulado dependiendo de los años que hayan transcurrido. Por ejemplo, tu porcentaje de recuperación será cercano a cero en los primeros años e irá aumentando hasta alcanzar el 100% cuando se cumplan dos terceras partes del plazo contratado, aproximadamente, y a partir de ahí puedes recuperar un porcentaje superior a tu ahorro.

Si bien los seguros educativos no son los instrumentos de inversión que dan los rendimientos más altos, sí tienen la ventaja de que lograrás cumplir el sueño de tu hijo de asistir a la universidad, pase lo que pase. Todas las compañías aseguradoras cuentan con este tipo de instrumento, así que solo tienes que acercarte a la de tu preferencia para solicitar un cálculo y empieces a darle el mejor regalo a tu hijo.

¿Ya planeaste los estudios universitarios de tus hijos?

Relacionadas

Comentarios