Lo ÚltimoManagement

4 formas de ser responsable con el ambiente y ganar dinero a la vez

Es cierto que la ruta hacia una empresa responsable no siempre es fácil, pero debemos comenzar a trazarla...y muy pronto. Aquí algunas recomendaciones para lograrlo.

01-06-2017, 5:16:37 PM
sustentable-verde
Depositphotos.com

Helena Rodríguez Navarro, directora Pizzolante México

Las personas están listas para cambiar su modus vivendi en relación al consumo de productos y servicios pertenecientes a empresas con reputación cuestionable. Más allá de los grandes esfuerzos de las Naciones Unidas con los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable y de las ONGs dedicadas a mejorar las condiciones del planeta y sus habitantes; cada vez más empresas le están destinando pensamiento a la gestión de expectativas sociales. El punto es…cuánto tiempo más hasta que todas empiecen a actuar?

Las decisiones corporativas a gran escala son tomadas en base a factores como el costo, implicaciones, alcance, impacto y retorno. Es un gran mito pensar que la reputación basada en los esfuerzos hacia la sustentabilidad no tiene espacio en esta cuenta de resultados. Recientemente un estudio realizado por TrendSity indicó que 80% de las personas afirma que las empresas son las primeras que deberían iniciar el cambio. Estén en lo correcto o no estas percepciones, el tema es que las corporaciones ya no se pueden dar el lujo de omitir la sustentabilidad de su ecuación comercial.

Los productos social y ambientalmente responsables dejaron de ser una moda snob hace mucho tiempo y se convirtieron en un requisito indispensable para lograr la licencia social para operar. Obtener esta aprobación no es lo difícil, sino poder extenderla en el tiempo para garantizar la continuidad del negocio. Es cierto que la ruta hacia una empresa responsable no siempre es fácil, pero debemos comenzar a trazarla…y muy pronto.

4 formas de ser responsable

1. La responsabilidad más allá de la responsabilidad

Según Niall Fitzerald​, ex CEO de Unilever, “la RSE es una decisión de negocios de carácter fuerte. No porque sea filantrópico o porque nos obliguen a hacerlo…sino porque es buena para el negocio”. Existen leyes que establecen los mínimos que deben cumplir las empresas en términos de RSE, pero la verdad es que las exigencias de nuestros públicos van mucho más allá…y las leyes cambian rápido. Los valores que predican las empresas deben estar presentes en la toma de decisiones diarias y no sólo en el poster de visión y misión. Es así como se da el primer paso, incorporando la gestión de expectativas sociales al ADN del negocio.

2. Inversiones con propósito

Las actividades de toda empresa generan impactos en la sociedad, el ambiente, la economía y la política. Es necesario reconocer estos puntos de impacto para lograr maximizar los beneficios y minimizar las consecuencias negativas, es así que llegamos a las inversiones con propósito. Sólo tenemos que abrir los ojos un poco más y ver las opciones de inversión que no sólo sean lucrativas, sino que también aporten a una mejora en la comunidad que nos rodea. No es cuestión de sacrificar ganancias o rentabilidad, es un tema básico de tener la capacidad de dar, a cambio de recibir.

3. Captura de valor

Nuestra actuación empresarial genera valor en cuanto a inteligencia comercial y ventas. Nuestra actuación institucional captura ese valor y lo convierte en inteligencia social y reputación. Es la combinación de ambas actuaciones, comercial e institucional que logra generar un fortalecimiento sostenible a largo plazo. El tema es que esto no se puede encomendar a la cadena de colaboradores si no existe un direccionamiento claro de parte de la directiva. Para poder capturar valor, la gerencia debe estar lista y preparada para asumir el liderazgo.

4. Estar un paso adelante

Al comenzar desde ya con la implementación de políticas empresariales responsables, estamos asegurando un mejor futuro para nuestros empleados y las comunidades que nos rodean, además de garantizar que estaremos preparados para las nuevas exigencias de la sociedad y sus marcos legales. Es una realidad que vienen cambios y, si nos quedamos atrás, corremos el riesgo de no poder asumir el retraso acumulado y perderemos rápidamente la aprobación requerida para operar. Tal y como comentó Sir Michael Perry en una conferencia de Davos años atrás “Las marcas que serán grandes en el futuro, serán aquellas que comiencen a participar en los cambios sociales que se están generando ahora”. Y si queremos llevarlo a un argumento más racional…en un mercado tan competitivo, siempre es útil llevar una buena ventaja.

Relacionadas

Comentarios