HistoriasMicrositio

El ‘Mexican Moment’ y la economía mundial

Se termina un año en que la economía tuvo un pobre crecimiento, entonces…¿dónde quedó el ‘Momento Mexicano’ y su presencia en los mercados internacionales?

23-12-2013, 12:04:27 PM
El ‘Mexican Moment’ y la economía mundial
Elie Smilovitz/ Twitter: @smilovitz

México ocupó portadas y titulares en todo el mundo durante los últimos meses acompañados del eslogan: “Mexican Moment”.

¿Pero de qué está hecho ese “Momento Mexicano”? ¿Bono demográfico, relativa estabilidad macroeconómica y reformas estructurales? Estos tres elementos tienen también sus contras, no son todos puntos a favor. Además, el pobre crecimiento de 2013, alrededor del 1.3%, ha llevado a muchos a cuestionarse si ya se esfumó el “Mexican Moment”.

En esta ocasión nos centraremos en señalar algunos elementos clave por los que México ya había apostado, antes de
que la opinión internacional se haya interesado por nuestro país y el término “Mexican Moment” llegara a las portadas de la prensa internacional. El esfuerzo por crecer estuvo presente a través de los mercados internacionales y de la internacionalización de su economía.   

¿De dónde venimos?

Desde hace bastante tiempo, México ya no tiene un mercado nacional que aspira a sustituir importaciones, como lo hizo durante décadas. La
reforma energética es la última
apuesta nacional en favor del mercado global. 

Y es que el comercio constituye el pilar de nuestra economía
y su papel protagónico se fortaleció sobre todo tras la firma, hace ya 20 años,
del Tratado de Libre Comercio con
América del Norte (TLCAN) al que le
siguieron numerosos tratados con diferentes países del mundo, en especial de América Latina y Europa. Hoy, la mirada ya está puesta en la Alianza del Pacífico y el Tratado
de Asociación Transpacífico
,
 que pretenden apuntalar la presencia de
México en el Este de Asia.

Entre los analistas económicos hay quienes defienden la apertura económica a
capa y espada, desde la privatización de la banca, hasta los TLC y, más recientemente, la reforma de las telecomunicaciones y la energética. Mientras que otros advierten de que abrir las fronteras, en especial a Asia, en general, y a China, en particular, va a resultar
contraproducente, pues hoy importamos mucho más desde esa región que lo que exportamos, además de que tanto en Asia como en México se fabrican productos similares.

En cualquier caso, la relevancia del factor internacional parece innegable. En este sentido, subrayaremos algunos datos clave que en 2013 reflejaron la creciente influencia de la economía mundial en nuestro economía real.

En 2013, el comercio representó el 63% del
PIB y la Secretaría de Economía prevé que ese porcentaje supere el 70% en 2014.
Es decir, los tiempos en que la agricultura representaba el 20% del PIB quedan ya muy lejos,  pues hoy ese porcentaje es menor al 4%, mientras que la industria representa, desde hace 60 años, menos del 35% del PIB. Entonces, la importancia del comercio es capital, pero, como veremos, la del comercio internacional tiene una particular importancia. 
Después de todo, no podemos ignorar que el comercio con Canadá casi se ha multiplicado por ocho
desde la apertura del TLCAN, que con
Estados Unidos
se ha cuadruplicado y que otros países con quienes también sostenemos TLC, como
Chile desde 2000-2001, se ha más que
duplicado.

¿Qué pasó durante el 2013?

Este año –entre enero y septiembre-, entraron en México más
de 28 mil millones de dólares (mdd) como inversión
extranjera directa
(IED). La cifra más alta desde 2007, antes de la crisis económica mundial, y casi el 80%
de ese dinero se invirtió en la industria
manufacturera.

A su vez, nuestro comercio internacional estuvo liderado,
más que por el petróleo, por productos manufacturados, en especial productos
metálicos y del sector automotriz, que constituyeron tres cuartas partes de
todo lo exportado hasta noviembre, según datos de ProMéxico. De hecho, este
rubro es más de seis veces superior al de las exportaciones de petróleo.  

Es decir, que otros países, sobre todo de la Unión Europea y
el propio Estados Unidos, inyectaron mucho dinero en las manufacturas mexicanas
y, al mismo tiempo, importaron coches, camiones, autopartes, maquinaria y
productos de metal manufacturados en México, lo que sin duda impulsó el crecimiento del PIB nacional.

Así, hacia finales de este año, mientras sectores como el de
la construcción caían 7.4%, las manufacturas crecieron 3.5% y eso a pesar de
que varios subsectores manufactureros, como la producción de madera, plástico,
papel, textil y equipo eléctrico, cayeron. ¿Tiene esa caída algo que ver con las importaciones desde Asia? Todo parece indicar que sí, en especial después de haber importado casi 45 mil mdd desde China, con énfasis en productos electrónicos

Así, ¿nos salvaron los coches, los productos de metal y
los camiones que vendimos fuera de México de caer en una recesión durante 2013? ¿Sirvieron los 28 mil mdd en IED, para impulsar de forma significativa esas exportaciones manufactureras? ¿Fue el comercio internacional la diferencia entre crecer o decrecer? 

En cualquier caso,
parece que tener una política comercial internacional clara puede llegar a ser
un factor determinante en el comportamiento del PIB nacional.  ¿Tú que
piensas?

*Te invito a comentar este artículo y a compartirlo en redes
sociales. 

Relacionadas

Comentarios