HistoriasNegocios

Entiende los reportes financieros y sácales provecho

Como inversionista no puedes ignorar estos informes, por eso te mostramos una breve guía para anticiparte a ellos y tomar mejores decisiones.

18-12-2013, 1:18:52 PM
Entiende los reportes financieros y sácales provecho
Alejandra Palomares Barrios

Cuando estás pensando en invertir en una empresa –o cuando ya eres inversionista en el mercado de valores– es muy importante la temporada de reportes financieros que las empresas dan a conocer públicamente cada tres meses. ¿Por qué? Porque en ellos encuentras información valiosa para tomar una decisión de inversión.

Más que cifras y estadísticas –para muchos incomprensibles–, los reportes financieros son los termómetros que sirven para mediar cómo va el desempeño general de una empresa, y con ellos tener más y mejores elementos a la hora de tomar una decisión (basta con recordar los 6 pasos para pasar de ahorrador bajo colchón a inversor).

Como inversionista o futuro inversor –que sabes que invertir en Bolsa es una alternativa de mayor rentabilidad– no puedes ignorar estos reportes. Al contrario, debes fijarte en al menos estos tipos de informes: el estado de resultados y el balance general.

A continuación te mostramos una breve guía sobre los puntos y apartados a los que debes prestar especial interés a la hora de revisar un reporte financiero.

(Te recomendamos leer también: 10 instrumentos básicos para ser un inversionista.

Estado de resultados, más que un reflejo

Este documento refleja los ingresos y egresos de una compañía en un tiempo determinado, por lo que al hacer un análisis trimestral de la empresa conviene compararlos año contra año; por ejemplo, el primer trimestre de 2013 contra el primero de 2014.

En lo que respecta a los ingresos, lo que nos debe interesar es ver si la empresa creció sus ventas y por qué razón: por mayores volúmenes, por un incremento en precios o por las dos.

También puede deberse a alguna adquisición realizada en el último periodo.

En el apartado de costos, que normalmente van ligados al requerimiento de materias primas, es importante ver cómo los controla la empresa, ya sea por coberturas de costo o estrategias de precio. Esto lo podemos ver en el margen bruto: si muestra expansión o contracción.

Aunado a los costos, están los gastos generales, donde es importante mirar si la empresa tuvo eficiencias operativas o de gestión; el famoso adagio de si “está haciendo más con menos” para mejorar su rentabilidad. Esto se puede observar al analizar si sus gastos crecen a un ritmo más lento que sus ventas.

Al sustraer los costos y los gastos de los ingresos obtenemos la utilidad operativa de la empresa; es decir, su ganancia real.

Esto nos lleva a fijarnos en otro rubro más: el costo integral de financiamiento, donde se ve el impacto en intereses que tienen las deudas netas en las utilidades, y en este mismo renglón es donde se ven los efectos del tipo de cambio en las operaciones de la empresa.

Aunque los impuestos son otra variable a tomar en cuenta, lo que más nos debe importar como inversionistas es como éstos afectan a la utilidad neta.

Es común que junto con el estado de resultados venga una carta del director general, quien narra en términos generales las condiciones en las que se encuentra la empresa.

Vale la pena leerla, pues nos da una idea más cualitativa de los números, y también nos habla de la visión que tiene a futuro.

Balance general, una instantánea del momento

Este es como una fotografía instantánea de la estructura financiera de la empresa en una fecha determinada. El análisis de reporte se debe hacer de forma secuencial; es decir, el del último trimestre de 2013 contra el primero de 2014.

Lo primero que podemos mirar es el estado de apalancamiento de la empresa (el pasivo contra el capital): si aumentó o redujo su deuda, y si logró aumentar su efectivo.

Otro de los aspectos en los que hay que poner nuestra atención son los cambios que tuvo la compañía en su capital de trabajo; esto es, el aumento en las cuentas por cobrar, el estado de los inventarios y otros activos a corto plazo.

Estas variables son importantes porque pueden afectar negativamente la generación de efectivo de la empresa (liquidez). Por el contrario, el aumento de proveedores y otros pasivos sin costo pueden apoyar el flujo de efectivo.

Relacionando algunos datos del estado de resultados con el balance general, podemos obtener algunas razones financieras, como el retorno sobre capital, el retorno sobre capital invertido, deuda neta EBIDTA, días de cuentas por cobrar y de inventarios.

Ahora que ya sabes las palabras clave que debes buscar en los reportes financieros, mantente al pendiente de cuándo las empresas los den a conocer para hacer un análisis de las que te interesan para invertir en ellas.

Generalmente, estos informes los dan a conocer en sus sitios web en el apartado dirigido a relación con inversionistas o en las propias casas de Bolsa suelen mostrar algunos resúmenes de los mismos.

10 instrumentos básicos para ser un inversionista


Relacionadas

Comentarios