'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Cómo agradarle a tu jefe sin ser adulador

Tener malas relaciones con el jefe es uno de los principales productores de estrés en las oficinas, pero ser adulador no es el camino para caer bien.

16-12-2013, 6:53:19 AM
Cómo agradarle a tu jefe sin ser adulador
Tatiana Gutiérrez

¿Sabías que tener una buena relación con sus jefes está dentro de las expectativas de cualquier candidato a laborar? Uno de los principales motivos por lo que los colaboradores no están conformes en sus puestos de trabajo y por los cuales se sienten frustrados o poco felices en su zona de trabajo, es por la mala relación que pueden tener sus directivos o superiores. 

En ocasiones, la relación se puede dar de manera natural, sin embargo, la mayoría de las veces se necesita una ayudadita. Al respecto, Érick López, gerente Divisional de Ventas para ManPower Group, asegura que todo profesionista puede llegar a satisfacer esta necesidad si se atiende el aspecto profesional.

“No hay nada mejor que hacer bien tu trabajo, ésta es tu carta de presentación y aceptación para tu entorno laboral. Si bien es cierto que llegar a crear una buena relación con los superiores tiene que ver con tus competencias, otro de los factores con los que tienes que contar es la actitud, este es el factor diferenciador entre un trabajador bueno y un trabajador excelente”. 

Sin embargo, trabajar en generar buenas relaciones tiene un ingrediente fundamental: la prudencia. Los expertos recomiendan tener inteligencia y profesionalismo para poder hacerlo porque caer en halagos banales, adulaciones lo ‘lambisconerías’ no es una de las mejores opciones. 

Para que sea más sencillo, ManPower ofrece a los lectores de AltoNivel.com.mx, cuatro recomendaciones que no sólo te ayudarán a caerle bien a tu jefe, sino que te ayudarán a crecer de manera profesional, estés donde estés.

Claves para impresionar a tu jefe de manera inteligente

1. Entiende a tu jefe a través de su generación

Este punto es primordial, no puedes conocer a tu jefe si no comprendes la generación a la que él pertenece. No sólo te ayudará a entender cuáles son sus motivaciones, su estilo de liderazgo o sus ambiciones profesionales, también te ayudará a comprender sus reacciones y cuáles son sus expectativas personales y profesionales. 

Es cierto que todos tenemos una personalidad diferente y no queremos decir que el comprender de “pe a pa” la exigencias generacionales te ayudarán a ser el preferido, lo que sí te aseguramos es que comprenderás mejor sus decisiones y trabajarás a la par de sus necesidades. 

2. Mantén tu posición visible

Si estás pensando en alguna idea extravagante para llamar la atención, te sugerimos que la dejes a un lado. El experto indica que uno de los secretos profesionistas para impactar a los superiores es participar de manera entusiasta en todo lo que hagas. 

“No sólo es hacer lo que nos corresponde de manera profesional, también hay que ser propositivos y generar ideas nuevas para hacer cambios, mejoras y proyecto que, a lo mejor, no tienen nada que ver con tu trabajo”. 

3. Automotivación, el secreto para la mejor actitud

No hay cosa que más ame el jefe que tener personal dispuesto y propositivo. Si bien es cierto que éste es un proceso muy personal, también es cierto que es una de las exigencias del éxito. Érick López asegura que también es un problema de actitud, y como tal, nos puede marcar o identificar. 

Así que quítate actitudes negativas y comienza a pensar de manera positiva si es que quieres ganar puntos. 

4. La más importante… sé congruente

No hay nada peor que encontrar a un parlanchín en la empresa, aquél que habla mucho y hace nada. Ser congruente no sólo te ayudará a caracterizarte por tu profesionalismo, sino que también te servirá para ser un excelente freto a la hora de caer en la adulación o el exceso. 

“Hay que hacer lo que se dice, esto significa construir, bajo tu sistema de valores y principios, lo que sí y no puedes hacer. No sólo hay que pensar en ser congruentes con nosotros mismos, también hay que empezar en el ambiente laboral, es uno de los valores que más aquilata el jefe cuando de trabajar se trata”. 

Si aún te queda dudas de cómo hacerlo, a continuación te dejamos una lista que te puede ayudar

Demuestra ‘educación’ en todo lo que hagas.
Pide retroalimentación de manera constante.
Ejecuta las opiniones y consejos que te brinde.
Sé puntual y respeta tus tiempos de entrega.
Sé organizado con tus metas y objetivos.
¡Olvídate de caerle bien! No fuerces una buena relación, esto te perjudicará en lugar de ayudarte.
No lo brinques a la hora de tomar decisiones. Es cierto que el ser propositivo es importante, sin embargo, debes de tener en claro que su opinión es importante.
Escucha, comprende y aprende.
Siempre muestra “respeto”.
Sé coherente y claro con tus exigencias.
Aprende a ser un líder con tu equipo de trabajo. 

¿Le caes bien al jefe? ¿Cuáles son tus consejos para llegar al estado “zen” sin caer en los extremos?

Relacionadas

Comentarios