HistoriasMicrositio

‘Pero’, la destructiva palabra que debes evitar

Utilizar palabras como pero, sin embargo, no obstante, empero y cualquier otra relacionada, es tan normal como negativa y Eduardo Lan te dice por qué.

12-12-2013, 9:47:01 AM
‘Pero’, la destructiva palabra que debes evitar
Eduardo Lan, Mesa Consultores

Mi columna anterior, titulada “7 puntos para entablar una conversación laboral difícil”, termina con una recomendación contundente: evitar el uso de la palabra “pero” en las conversaciones por el sólo hecho de que invalida todo lo dicho antes de ella. Y seguramente preguntaste: ¿Por qué? Hoy ahondamos en el tema.

Utilizar palabras como “pero”, “sin embargo”, “no obstante”, “empero” y cualquiera otra relacionada es algo normal en las conversaciones, pero sumamente destructivo.

¿Quién no ha estado en una conversación en la cual lo que uno dice es invalidado con una de esas tan sonadas palabras? La experiencia, al menos para mí, es poco gratificante.

Cuando expreso algún punto de vista y la otra persona me contesta diciendo “pero”, me siento poco escuchado y en ocasiones no tengo muchos deseos de continuar exponiendo el asunto. En cambio, en otras ocasiones lo que hago es ser más enfático con mi opinión hasta lograr convencer al otro. En mi experiencia personal y profesional, ninguna de estas dos maneras de ser es constructiva.

Los seres humanos tendemos a filtrar todas las conversaciones de manera dicótoma. Es decir, dividimos la cosas en bien o mal, correcto o incorrecto, de acuerdo o en desacuerdo. Hacer esto tiene consecuencias graves en la relación con la otra persona y evita la construcción del valor conjunto que surge con la aportación de ambas personas. Al aferrarse fijamente a una posición, nos perdemos de todos los beneficios que existen en la otra posición.

En Mesa Consultores decimos que “la relación es la base de todo logro”. Esta frase se refiere sin duda a la relación entre personas, pero el asunto no termina ahí. Al decir esta frase también nos referimos a la relación que tenemos no solo con personas sino también con conceptos e ideas. Catalogar una opinión como errónea solo porque no concuerda con nuestra visión de la vida es un error.

Para lograr ser constructivo en nuestras relaciones es necesario dejar a un lado esta dicotomía, adoptando en su lugar la posible unión de puntos de vista, ideas y conceptos.

Es en esta unión de ideas donde yace la verdadera posibilidad de grandeza, la cual solo es posible cuando se conjuntan personas e ideas. Todo esto está basado en la inclusión, en lugar de la exclusión. Para lograr construir esta grandeza en cualquier área de nuestra vida, incluyendo el área laboral, es necesario sumar en lugar de restar.

Palabras como “pero”, “sin embargo”, “no obstante”, “empero”, etc. restan; palabras como “y”, “además”, “adicionalmente”, etc. suman.

3 claves para sumar en lugar de restar

1.- Ten una intención inclusiva

Iniciar una conversación dentro de un contexto de inclusión te servirá durante la conversación para darte cuenta cuando estés invalidando al otro y su punto de vista, y te ayudará a regresar a la posibilidad de integrar ambas opciones.

2.- Escucha por la posibilidad o contribución del otro

Hacer esto enfoca tu atención en lo que sí es valioso de la opinión o idea del otro. Al enfocarte y buscar intencionalmente es casi seguro que encuentres lo que estás buscando. Si buscas el error, encontrarás el error; si buscas el acierto, encontrarás el acierto.

Construye

Sobre la idea o punto de vista del otro utilizando palabras como “y”, “además” y “adicionalmente”. Hacer esto tomará como base lo que dijo el otro y agregará tu aportación. Construir en lugar de destruir es una habilidad que requiere práctica.

Estamos muy acostumbrados a encontrar el error y debatir el punto de vista del otro.

Un excelente ejercicio que puedes hacer con tu equipo de trabajo para desarrollar esta habilidad de construir, es plantear un tema y permitir que todos propongan ideas al respecto utilizando la palabra “y” como conector entre las ideas de una persona y la otra.

En esta época navideña inténtalo con la planeación de la fiesta de fin de año. Seguramente te darás cuenta de lo enriquecedor que es construir de esta manera en lugar de destruir las ideas de los demás.

El autor es asesor de Mesa Consultores, una firma especializada en
transformación organizacional, con más de 15 años de experiencia,
asesorando en temas de liderazgo, clima laboral y renovación cultural y puedes seguirlo en Twitter: @MesaConsultores

Relacionadas

Comentarios