HistoriasNegocios

¿Activos financieros para financiar a las empresas?

Emitir deuda en el mercado de valores puede ser intimidante. Sin embargo, se está convirtiendo en la mejor opción de financiamiento para las empresas.

11-12-2013, 9:22:57 AM
¿Activos financieros para financiar a las empresas?
Ismael Jiménez Márquez

Uno de los principales dilemas de las empresas en México es el acceso al financiamiento, sobre todo aquellas que se encuentran en la etapa de consolidación, cuya facturación anual está en el rango de 200 y 450 millones de pesos (mdp). Y, aunque son consideradas medianas, tienen al frente directivos interesados en convertirlas en los corporativos del futuro, meta que podrían alcanzar con la emisión de deuda en base a sus activos financieros.

De acuerdo con el informe del Banco de México sobre La evolución del financiamiento a las empresas, al segundo trimestre del año el 84.2% de las personas morales financiaron sus negocios a través de sus proveedores, 36.7% lo obtuvo de la banca comercial, 25.9% de otras empresas del corporativo y solo el 1.6% se financió mediante emisión de deuda.

Esto se debe a que: las compañías consideran poco confiables a los bancos como fuente de financiamiento, los créditos de la banca comercial son considerados caros y poco accesibles (en relación con otros tipos de préstamos), así como por la falta de conocimiento de otros tipos de financiamiento.

Activos financieros, una llave poderosa

Pocas empresas saben que dentro de su negocio se encuentra una llave poderosa para abrir el candado del crédito: los activos financieros. Las cuentas por cobrar, los créditos hipotecarios, la infraestructura, los proyectos productivos y flujos futuros se pueden  respaldar con la colocación de deuda, en particular con Certificados Bursátiles (Cebures) estructurados en el mercado de valores.

En este sentido, Daniel Kuri Breña, director del despacho de abogados Kuri Breña y Asociados, menciona que se trata de una nueva alternativa que tienen las empresas mexicanas para obtener financiamiento no bancario emitiendo deuda.

Una de las ventajas de este tipo de crédito es que las tasas de interés son menores a las establecidas por los bancos, además de dar (a la empresa) exposición en el mercado de valores, lo que le ayuda a obtener recursos en condiciones más favorables, generando alianzas para el desarrollo y crecimiento continuo de la firma. 

Compañías como Grupo Bimbo, Pemex, América Móvil, Alfa, Herdez, Mexichem e incluso instituciones como el Fovissste, que recientemente realizó una colocación de Cebures por 4,631 mdp, han sido quienes mejor han aprovechado esta opción.

Según Fernando Montes de Oca, director general de Operaciones en HR Ratings, agencia mexicana calificadora de deuda, la bursatilización de los activos financieros se puede considerar una herramienta adicional de fondeo, a buen costo, que podría liberar a las firmas de créditos bancarios y elevaría los plazos de vencimiento. Condiciones que, en general, ayudan a mejorar la imagen de la empresa y a obtener, de parte de las calificadoras, notas positivas.

Además, es importante mencionar que la bursatilización de activos es diferente de  emitir acciones. En el primer caso, las empresas se comprometen con los tenedores de bonos en devolver los recursos prestados más un premio adicional, por eso se le llama emisión de deuda. Mientras que en el segundo caso, los accionistas tienen títulos que representan parte del capital social de la firma y se benefician con los dividendos o ganancias de capital.

La figura fiduciaria

Una de las piezas indispensables para la emisión de Cebures es la figura fiduciaria. Esta generalmente es un banco o una casa de bolsa, que actúa como representante entre el inversionista y la empresa.

De acuerdo con Daniel Kuri, el administrador de activos está a cargo de las obligaciones de pago y las obligaciones del emisor, cuida el manejo de la cartera de cobranza, vigila el cobro en tiempo de los activos y, en términos generales, está al tanto de la sanidad de la cartera.

A su vez, Montes de Oca menciona que cuando se realiza una bursatilización, la compañía asume los derechos y obligaciones del bono colocado, ya que esta es quien conoce a profundidad el valor de los activos que respaldan dicho instrumento financiero y es aquí donde cobra relevancia la calificación asignada.

¿Qué hacen las calificadoras?

Las agencias calificadoras son indispensables, ya que encargan de analizar: el soporte crediticio de la operación, la adecuación de las reservas, la solidez de los documentos emitidos, la capacidad del administrador de los activos y el riesgo de posibles incumplimientos.

Con este nivel de inspección se busca aislar al máximo los posibles riesgos. Según un análisis de Accival Casa de Bolsa, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) establece cuatro referentes de desempeño: riesgo bajo (de ‘AAA’ a ‘AA baja’), riesgo bajo medio (de ‘A alta’ a ‘BBB alta’), riesgo medio alto (de ‘BBB baja’ a ‘BB alta’) y riesgo alto especulativo (de ‘BB medio’ en adelante). Esto proporciona en automático la reputación de la emisora entre el público inversionista.

Sin embargo, las empresas deberán cumplir con un nivel de profesionalización que les permita acceder a este tipo de financiamiento, es decir, deberán contar con: información corporativa, jurídica y financiera (auditada), sistemas de administración sólidos, sistemas de cómputo eficientes y transparentes, así como una buena capacidad para seguir generando más flujos de efectivo.

Mucho por hacer en México

En México existe un gran número de empresas que podrían acceder a este tipo de financiamiento; alrededor de 7,000 en los próximos años. Sin embargo, dos factores pueden limitar su entrada inmediata: por una parte, todavía hay muchas empresas de corte familiar, es decir, en donde las decisiones giran alrededor del fundador o de alguno de sus hijos, quienes están al frente del negocio, frenando la toma de decisiones objetivas; en segunda instancia, el costo que esto conlleva podría resultar alto y truncar el proceso de bursatilización de los activos de la compañía.

Pero una vez superados estos aspectos, la emisora puede obtener flujos de efectivo equivalentes al 60% de sus activos, como mínimo, y hasta del 100%.

Empresas como Grupo Pochteca, Docuformas, Corvi y Arrendamás, entre otras, fueron pioneras en este tipo de financiamiento dentro del país y hoy, además de la reputación que ganaron en el mercado de valores, han logrado consolidar sus esquemas de negocios. Incluso algunas de ellas iniciaron su proceso de expansión.

Emisiones del futuro

Las empresas en proceso de consolidación tienen en esta fuente de recursos una oportunidad para profesionalizar sus negocios y hacer más eficientes sus operaciones. Sobre todo, las del sector agronegocios, alimentos, de la industria del plástico, empaques, transporte, así como las que hacen fila en Nacional Financiera (Nafin) para obtener un crédito.

Todas ellas tienen ingresos anuales importantes y podrían encontrar en esta opción una alternativa para desarrollar sus negocios, incrementar su participación de mercado y convertirse en los corporativos del futuro, porque todas las grandes firmas de hoy alguna vez fueron medianas.

Relacionadas

Comentarios