HistoriasManagement

Errores que debes evitar al hablar en público

Al hablar en público hay que evitar autosabotearse, atiende los siguientes consejos que te permitirán ser un orador exitoso.

11-12-2013, 7:49:07 AM
Errores que debes evitar al hablar en público
Altonivel

Bien dicen que el mejor consejo es saber antes de hacer. Para hablar en público es igual. Felisa Latorre Navarro, profesora del Departamento Académico en Administración en el ITAM, asegura que existe un punto focal antes de comenzar a preparar tu presentación y eso es tu audiencia. El secreto de ser un orador exitoso es conocer para quién vas a hablar, esto te ayudará a prepararte según las exigencias. 

A continuación los errores que debes evitar al momento de hacer una presentación:

1. No saber cuál es el objetivo de tu charla

Para muchos, improvisar sería una gran opción cuando se trata de oratoria: innovación, sentido sorpresa, entretenimiento al público. Sin embargo, todo orador debe tomar en cuenta cuál es el objetivo de su presentación. Para ello, debe contestar las siguientes preguntas antes de comenzar su ponencia:

¿Qué es lo que quiero tocar durante la exposición?¿Qué reacción busco en mi público?¿Cómo pienso llegar a hacerlo?¿Cuál va a ser la dinámica con la gente?¿Qué es lo que quiero aportar a los oyentes?

2. No conectarse con la audiencia

Si no enganchas a tu público en los primeros diez minutos, puedes asegurar que tu presentación será todo un fracaso. Las nuevas exigencias generacionales y la practicidad tecnológica obligan al expositor a ser, desde un principio, dinámicos y a captar la atención de los escuchas. A continuación tres reglas que te podrían ayudar para impactar a tu público en los primeros minutos de tu presentación:

Introduce rápidamente el tema, evita prolongaciones y rodeos, hazlo de manera directa y concreta. 
Da tu punto de vista sobre el tema a tratar, asegúrate que tu público sepa por qué decidiste darlo y cuál es tu postura al respecto. 
Engánchalos con datos que creas interesantes sobre el tema. Estos puntos son tu tesis del por qué ellos deberían escuchar tu ponencia. Si a ellos les interesa tu perspectiva, seguro los atraparás durante toda la presentación. 

3. No hacer contacto con el público

Volvemos al mismo tema, las nuevas exigencias orillan a los oradores a ser dinámicos con su presentación. Esto también incluye crear conexiones con el público e introducirlos, como si fueran parte de la presentación, para que ellos se sientan incluidos y despiertos. 
El crear dinámicas donde puedas involucrarlos, no sólo te ayudará a crear conexiones e introspecciones con el tema, sino te ayudará a mantener la atención del público, creando asertividad y retroalimentación. 

4. Dejar a un lado el diseño y contenido

Existen tantas herramientas tecnológicas que pueden ayudar al ponente en la presentación de sus temas, que es inaceptable crear sólo un power point para querer conectar con los escuchas. Asegúrate que tu presentación esté vinculada con tu actuación, es importante impactar tanto en contenido como en lo visual. Esto ayuda a fortalecer lo aprendido y a crear mayor impacto con el público. 

Alguna vez, Nora Taboada, licenciada en Pedagogía y experta en temas de Coaching, comentó: “Es como el principio de la actuación, siempre hay que ir un paso delante de la audiencia, nunca dos, porque los pierdes y, nunca uno atrás, porque resultas predecible y aburrido”. 

5. No cuidar el tono de voz y el lenguaje corporal

Este punto es básico, si no tienes idea de lo que se está hablando, seguro tus presentaciones son muy aburridas. Para que una ponencia sea exitosa, depende, en un gran porcentaje, de tu tono de voz y de tus movimientos a la hora de hablar. 

Recuerda, hablar muy rápido o en un tomo muy bajo puede hacer que la audiencia se desconecte de tu presentación. Lo más recomendable es jugar con los tonos de voz, aumenta el volumen cuando haya algún punto que tengas que resaltar y enfatiza – lento y conciso- cuando sea el momento de captar su atención. Utiliza un volumen adecuado, recuerda que todos deben escuchar lo que dices, desde la primera fila hasta los lugares más escondidos del auditorio. Evita el uso de muletillas. 

En cuanto a tu lenguaje corporal, la dinámica es sencilla. Mantén una postura erguida, pero evita transmitir arrogancia. Asegúrate que tus movimientos sean notorios, peor que no acaparen la atención del público, evita que ese sea el punto focal. Recuerda que debes transmitir control. 

6. Evita jugar al “sabelotodo”

Una de las recomendaciones de los expertos es evitar parafrasear a un gran número de autores, filósofos y expertos; tu público no necesita saber anécdota intelectuales para ser atrapados. Si tu estrategia es esta, recuerda que agotas a tu público con cada comentario “intelectual”, ve a los hechos. 

Recuerda crear una conexión con el público. Esto, en muchas ocasiones, suele darse con una anécdota personal con la que ellos se sientan identificados, que sabiendo una larga lista de autores que comparten tu punto de vista.

¿Crees que esta compilación te pueda servir para tus discursos? ¿Qué otros temas te gustaría que tratáramos?

Relacionadas

Comentarios