HistoriasMarketing

Metallica: innovación y branding desde la Antártida

En un hecho sin precedentes, Coca-Cola Zero puso a la banda en la Antártida para concientizar al mundo sobre la importancia de este lugar.

09-12-2013, 7:57:52 AM
Metallica: innovación y branding desde la Antártida
Oliverio Pérez Villegas

Eran las 8:44 de la noche en la Ciudad de México cuando James Hetfield, centro delantero de Metallica, culminó la obra. La banda estadounidense de thrash había conquistado el único lugar donde jamás había tocado: la Antártida.

Por primera vez en la historia, la base Carlini de la Antártida se convirtió en el escenario para un show de esta naturaleza. En una iniciativa de Coca-Cola Zero, Metallica ofreció un concierto único en su especie: Hetfield, Lars Ulrich, Robert Trujillo y Kirk Hammett se metieron a un domo transparente de 12 metros de diámetro por seis de altura y simplemente se pusieron a tocar los temas más clásicos de su repertorio.

Con una temperatura ambiente que rozó los dos grados bajo cero, la banda angelina tocó durante un poco más de una hora para 127 personas, de las que sólo 19 fueron los afortunados fanáticos que ganaron un concurso ofrecido por la marca en México, Argentina, Chile, Colombia y Costa Rica; el resto fue un grupo de científicos y staff que hicieron posible la hazaña con el mayor apego al cuidado de la zona.

“¿Están listos para hacer historia? ¡Nosotros también!”, dijo James Hetfield justo antes de interpretar “Creeping Death“, canción que abrió la puerta de una forma insólita de escuchar un concierto. Por cuestiones medioambientales, en el helipuerto de Carlini no había amplificadores, bocinas, nada. Las 127 personas presentes escucharon a Metallica a través de audífonos. 

Canciones como “For Whom the Bell Tolls”, “Sad but True”, “Welcome Home (Sanitarium)”, “Master of Puppets” y “One” dieron el primer golpe, mientras las imágenes transmitidas en streaming dejaban ver el sol más bajo del planeta, los fondos blancos, montañosos y hasta un barco que pasaba por ahí y que no pudo escuchar a la banda.

La causa de Metallica en la Antártida

Según se dio cuenta a través de sus canales de difusión, haber tocado en la Antártida fue una decisión de la banda, propuesta de Coca-Cola, cuyo fin fue concientizar al mundo sobre la importancia de mantener a esta zona del planeta justo como está, pues a partir de hace unos años, el cambio climático ha desequilibrado su ambiente.

“Estamos en uno de los lugares más maravillosos del planeta. Y lo vamos a mantener así, ¿verdad?”, dijo Hetfield a la mitad del show, que por estrictas razones de equilibrio ambiental se llevó a cabo bajo especificaciones muy particulares, como por ejemplo, los asistentes nunca perdieron el control, ni se empujaron, ni se cayeron, ni se dejaron llevar por la fuerza y el poder de “Enter Sandman”.

Así llegó “Nothing Else Matters” que sirvió para experimentar el frío del último punto del planeta y dejar ver a una de las bandas más influyentes de la historia haciendo algo nuevo, distinto, impactante e histórico. 

Branding en la era de hielo

Metallica es una lovemark. Y como tal, la estrategia de Coca-Cola Zero va más allá de un punto geográfico, una causa o una banda de rock tan emblemática como ésta.

A Metallica se le ha cuestionado y criticado luego del álbum negro. Que si se vendieron, que si se volvieron fresas o que si no han sido capaces de superar su trabajo en los últimos 20 años, son quizá los lugares más comunes para abrir la polémica en torno al cuarteto estadounidense, que a fin de cuentas, se ha mantenido vigente durante sus 32 años de vida. Para bien y para mal, los comentarios que los rodean les han permitido llegar a la Antártida en 2013 y Coca-Cola aprovechó la influencia de la banda para organizar el evento.

Por un lado, el concurso de Coca-Cola Zero involucró a cinco países de América Latina, donde cada localidad establecería la mecánica del mismo. Diecinueve ganadores estuvieron presentes junto con el staff de más de 100 personas y los cuatro músicos. Un ecosistema que, en lo posible, no afectaría al ecosistema blanco de la frontera sur del mundo.

Y al margen de todo lo que se pueda decir a favor o en contra tanto de la banda como de la marca. Es más, más allá del mainstream que supone un evento de esta naturaleza, en un concierto que llegó a todas las pantallas del mundo, la imagen y reputación de Metallica ahí está: público de todas las edades recordará este evento como lo que ha sido, un parteaguas en la carrera de la banda y un parteaguas en la forma de apoyar una causa y, sobre todo, de hacer un concierto.

El vocalista, incluso, evocó a los nietos de los presentes, que algún día escucharán esta historia. Ya sea un fenómeno mediático o una poderosa estrategia de managment, la música sigue dejando la esperanza de poder cambiar al mundo. Al margen de los peros y las críticas, estamos hablando de eso y, quizá, ese también era uno de los objetivos.

Si quieres conocer la reacción de los fanáticos, revisa los hashtags #CocaColaZeroAntártida y #Metallica en Twitter.

¿Viste el concierto de Metallica desde la Antártida? ¿Qué opinas de esta estrategia? ¿Crees que la música puede cambiar al mundo?

Relacionadas

Comentarios