'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Aprovecha y viaja cuando nadie lo hace

¿Apenas estás planeando salir en estas fechas? ¡Deténte! No siempre salir en temporada alta es mejor. Aprovecha tu aguinaldo para hacer un viaje a mejor costo.

06-12-2013, 9:56:08 AM
Aprovecha y viaja cuando nadie lo hace
Alejandra Palomares Barrios

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida, que en la medida de lo posible, nunca debemos dejar de lado. No solo porque nos sirve para romper con la rutina y descansar (en la mayoría de los casos), sino porque es una forma de conocer el mundo y ampliar nuestra cultura y criterios con los que analizamos la realidad.

Mucha gente que no viaja dice que es por falta de dinero, pero con un poco de orden en nuestras finanzas podemos lograrlo, pues siempre hay opciones para todos gracias a lo que se conoce como temporada baja. En turismo, estos periodos del año se refieren a cuando baja la demanda de servicios, ya sea por el clima, las costumbres o el calendario escolar de vacaciones.

Las bondades de la temporada baja

De acuerdo con la agencia en línea Despergar.com, los costos de viaje en temporada baja pueden bajar desde 30% hasta 50%, dependiendo del destino que se elija, lo que representa una oportunidad para aquellos que buscan ahorrar.

Pero los viajeros no solo obtienen ventajas de costos en esos periodos, sino otro tipo de comodidades que en temporada alta están limitadas. Por ejemplo, al no darse las aglomeraciones es más sencillo encontrar un lugar en la playa o alberca del hotel para disfrutar del sol; el personal de servicio suele ser más amable porque está menos agobiado de trabajo; la paz y tranquilidad es inigualable, sobre todo si lo que se busca es verdaderamente descansar; e incluso hay quienes afirman que es más seguro, pues el índice de criminalidad también baja.

Quizá si se tienen hijos sea un poco más complicado viajar en familia en temporada baja, pero aun siendo padres, se vale hacer viajes solo con la pareja, y si se es soltero o divorciado, entonces no hay más pretextos: la temporada baja puede ser la ideal.

Dependiendo del destino, la época de poca demanda puede variar, pero en casi todos, mayo y septiembre, suelen ser de poco tránsito.

Esto en muchas ocasiones también va en función del clima: si es un destino de playa, el otoño e invierno suelen ser convenientes con respecto a la baja de precios; no así si se trata de lugares donde la nieve es el mayor atractivo. Incluso, en las ciudades donde abunda el turismo de negocios, viajar en fin de semana puede ser una mejor idea.

También está comprobado que los días más baratos para volar son martes y miércoles, pues es cuando menos gente lo hace.

Observa el mapa de cómo está distribuida la temporada baja, en términos generales, alrededor del mundo.

Viaja cómodo y barato

Además de elegir la temporada baja, existen otras formas de ahorrar sin tener que sacrificar el confort.

1. Define qué quieres de tus vacaciones

Si se trata de descansar quizá valga la pena invertir en un buen hotel, pero si lo que buscas es conocer la ciudad que visitas y solo tener un lugar donde pasar la noche, quizá puedas ahorrarte dinero en un hotel de dos o tres estrellas y el resto gastarlo en visitas y entradas a museos. A veces los hoteles ejecutivos también funcionan para estos fines, sobre todo cuando es fin de semana y su demanda baja.

2. Compra con anticipación

Si viajas en temporada baja y reservas con meses de antelación, las probabilidades de reducir aún más los precios son altas. Aprovecha que ahora muchas cosas las puedes contratar por internet para anticiparte a los traslados en avión o tren y el alojamiento. Si viajas con esas cosas pagadas por anticipado, ya solo tienes que ahorrar para lo que quieras disfrutar durante el viaje.

3. Caza ofertas, cupones y promociones

Sí, probablemente estar inscritos a boletines (newsletters) a veces resulta molesto, pero si lo tuyo son los viajes puede que te convenga hacerlo, pues es la mejor manera de enterarte de las promociones de agencias y aerolíneas.

También pregunta en tu trabajo qué convenios existen, pues en muchas ocasiones estos se extienden a los empleados y puedes aprovechar los descuentos que se ofrecen por trabajar para tu empresa. Por último, si tienes cupones de viaje –ya sea de vuelos, hoteles o restaurantes– procura aprovecharlos fuera de puentes y temporadas altas, porque es más difícil poder aplicarlos y, en ocasiones, están limitados.

4. Acumula puntos

La mayoría de las aerolíneas y grupos hoteleros ofrecen programas de lealtad: por cada contratación de servicio te dan puntos (kilómetros o millas), y al acumular cierta cantidad puedes acceder a reservaciones gratuitas. Para hacer uso de esos puntos funciona igual que con los cupones: si los utilizas en temporada baja puede ser que te rindan más. Ojo: vigila que estos programas de lealtad no tengan un costo adicional, y si lo tienen evalúa el costo/beneficio, pues en ocasiones resultan más caros (sobre todo si son servicios o marcas que empleas poco).

5. Cocina incluida

Si la habitación de tu hotel incluye cocina, a veces aunque sea un poco más cara puede convenirte más, pues cocinas en ella y ahorra en comidas. Como ya lo mencionamos, evalúa cuál es el objetivo del viaje, cuántos días vas a estar alojado ahí y si realmente te sale más barato cocinar, incluyendo el tiempo que te va a tomar.

6. Visita oficinas de turismo

En casi todas las ciudades y destinos turísticos se cuenta con al menos un centro de información, comúnmente ubicado en las plazas centrales. Darse una vuelta vale la pena, pues ahí se concentran los datos sobre horarios, costos, sitios de interés, transporte y tours caminados o de un día para conocer el destino turístico en toda su dimensión. Además, en estas oficinas suelen vender paquetes o bonos para autobús, trenes o metro a precio especial para turistas, o a veces otorgan descuentos o tarjetas de circuitos de museos y parques a precio reducido.

Con toda esta información ya tienes las primeras pistas para saber cómo aprovechar las mejores condiciones para viajar. Quizá si eres muy organizado te convenga hacer un checklist y empezar a planear tus próximas vacaciones. Puedes pasar las fiestas decembrinas en casa, pues ahora ya sabes que tan solo unos días después los precios bajarán y podrás exprimir mejor tu presupuesto.

Relacionadas

Comentarios