ActualidadHistorias

Desaceleración e impuestos le hacen sombra al Buen Fin

En el fin de semana más barato del año, los expertos auguran que no se superarán las ventas de 2012 a pesar de la fuerte campaña de marketing. ¿Por qué?

15-11-2013, 10:54:48 AM
Desaceleración e impuestos le hacen sombra al Buen Fin
Guadalupe Parral García

Este viernes arranca el Buen Fin 2013: 553 empresas y decenas de centros comerciales están listos para participar en esta actividad comercial que lo mismo ha ganado elogios que críticas por su naturaleza en un país donde la desaceleración ha marcado un impacto negativo en los bolsillos y en la confianza de la gente para comprar.

Y es que, cabe mencionar que en 2012, pese a que la medida reanimó el periodo pre-navideño ante las masivas promociones del programa, no fue suficiente para salvar el año en el rubro económico. No obstante, la apuesta de los empresarios y del Gobierno federal rindieron frutos al reportarse un crecimiento de 4.3% en el periodo octubre-diciembre.

Esa “reanimación”, logró un total del 4.5% para toda la actividad comercial en 2012. Ese estigma se mantuvo vivo en los primeros tres meses del 2013, generando un mínima alza de 0.7% en el Producto Interno Bruto (PIB) de la actividad comercial. ¿Pero qué pasó al final de este año? Se espera que las ventas se incrementen del 8 al 10%.

Los más optimistas como el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), Jorge Dávila, confían en que esta ocasión, la ventas se incrementen en 10% o 12% comparadas a las del 2012.

¿Cuáles son las expectativas de los expertos?

Gabriel  Zaldívar, director del departamento de Mercadotecnia y Negocios Internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), dice que el reto  es saber si, el porcentaje de ventas, superará, a las de 2011 y 2012. Cabe señalar que según cifras de la Concanaco-Servytur, 2011 tuvo una derrama económica de 106 mil millones de pesos. En 2012, osciló en 148 mil millones de pesos.

Se ve complicado elevar esas cantidades por una situación económica adversa. Incluso, hay declaraciones de la Canaco que aseguran que no van a llegar al porcentaje deseado. No lo podemos saber. Debo reconocer que se ha hecho una campaña extraordinaria, superior a la de los años pasados, donde se ha logrado contagiar este boom de compra”.

Entonces, con una campaña tan masiva para impulsar la compra en el llamado fin de semana más barato del año, ¿qué podría fallar? El catedrático reconoce que dentro de los factores que frenarían aumentar la derrama económica, están la desaceleración y la inquietud por un 2014 “cargado” de impuestos.

Una reforma fiscal que, en su opinión, no acaba de tomar forma y que hace desconfiar a la gente sobre cómo ejercer su gasto. “Los comercios tienen un reto brutal para atraer a los consumidores y hacerlos gastar. No la tienen fácil este fin de semana”.

Las voces críticas

El objetivo del Buen Fin, como sabemos, es reactivar el mercado interno, pero algunas  Cámaras como la Nacional de Comercio (Canaco) de Guadalajara proyectan un decremento de 18% en las ventas en comparación con 2012.

Francisco Beckman, presidente de esa Cámara, afirma que su expectativa se basa en la situación económica actual. El año pasado, tan sólo en Jalisco, se logró la derrama de 617 millones de pesos, más de lo vendido en un fin de semana normal, correspondiente a mil 700 millones de pesos.

Juan Alonso Niño Cota, coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), ratifica: “Hay una desaceleración económica. No hay dinero en los consumidores y eso también se refleja en el resultado del Buen Fin”.

En tanto, Jorge Quiroga, socio fundador y director general de la consultora TodoRetail en México y América Latina, asevera que, los resultados en 2011 y 2012 fueron tan altos que será difícil superarlos, ya que el comprador teme adquirir productos y servicios debido a los aumentos próximos.

“En 2012, las ventas fueron de 148 mil millones de pesos. Este año serán de tan sólo mil 300 millones de pesos; es decir, menos de 1%. El Buen Fin pasará desapercibido, sin incrementar el consumo en el sector retail. La expectativa es la afectación de dos enemigos: la miscelánea fiscal 2014, y la expectativa del consumidor”, sostiene.

Otro de los “focos rojos” de este programa, prosigue, es el anuncio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de otorgar 74 mil 500 premios por un monto total de 250 millones de pesos.

Agrega que, después de la autorización del Congreso para cobrar más impuestos a los mexicanos, las autoridades se dan el lujo de presumir que Hacienda cuenta con dinero para financiar las compras del Buen Fin.

“Eso –en la mete del mexicano- quiere decir que, gracias a nuevos impuestos, ahora el Gobierno federal cuenta con recursos para financiar un programa de corte populista nada beneficioso al país, ni al grueso de las familias mexicanas”, enfatiza.

Por su parte, Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics destaca que con esas medidas el Ejecutivo federal podría perder credibilidad entre los mercados y la sociedad, tras el pago de más impuestos, con una reforma hacendaria recaudatoria.

Con esta decisión, detalla el especialista, se percibe que las finanzas públicas no requieren más recursos, sino más dinero para financiar programas de gasto superfluo.

¿Cómo evitar deudas?

Los principales indicadores macroeconómicos mostrados por la falta de educación y cultura financiera en México son los altos niveles de morosidad desglosado en las tarjetas de crédito; en créditos hipotecarios, automotrices y en préstamos personales al consumidor.

Así lo da a conocer Esteban Kockovic, coach internacional especialista en finanzas personales y desarrollo humano, quien recomienda en este Buen Fin a los mexicanos hacer uso de los beneficios financieros y comerciales; y sacar el mejor provecho de su Aguinaldo, destinándolo, principalmente, al pago de deuda y a la inversión. Indicó que la iniciativa es altamente efectiva para el país porque busca alentar el consumo.

Kockovic estima que el beneficio principal del programa es financiero. “Debo aclarar que un beneficio de esta naturaleza significa, básicamente, pagar una compra a meses sin intereses, sin que cueste nada ese crédito, lo que significa un ‘no gasto financiero’”. Asimismo, señaló que se debe terminar con paradigmas que hacen percibir al endeudamiento como algo negativo.

“Lo que perjudica del endeudamiento, es pagar intereses, eso nos hace más pobres. En ese sentido, si durante el Buen Fin se ofrece la oportunidad de comprar sin interés financiero, la deuda no es mala dentro de un límite, que no ponga en riesgo nuestra capacidad de pago”.

Por lo tanto, sentencia, es responsabilidad nuestra asegurarnos de no gastar más de lo que podemos pagar. “Mientras podamos pagar lo que gastamos y ese endeudamiento no nos cueste intereses, el endeudamiento como tal no es perjudicial”.

¿Comprarás este Buen Fin? ¿Planeaste inteligentemente tus compras?

Para saber más:

Te invitamos a que veas la Guía de compras para este Buen Fin 2013

Relacionadas

Comentarios