'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Empresas en México, presas del letargo económico

La euforia por las reformas quedó en el camino y ahora la incertidumbre sobre la recuperación está pasándole factura a gigantes como América Móvil y Cemex.

11-11-2013, 2:52:29 PM
Empresas en México, presas del letargo económico
Reuters

La euforia por las reformas en México quedó en el camino y ahora la incertidumbre sobre la recuperación de la segunda economía de América Latina está pasándole factura a gigantes como América Móvil o Cemex, que tendrían que esperar varios meses para ver un repunte de sus resultados.

A medida que la agenda de reformas del presidente Enrique Peña Nieto se diluye, los economistas ya no hablan del “momento mexicano” y la esperanza de que la recuperación arranque en los menos de dos meses que restan del año se está esfumando.

El Gobierno recortó tres veces su previsión de crecimiento económico para este año hasta un anémico 1.7 por ciento y el Banco de México pronostica un máximo de 1.4 por ciento en su rango de expectativa. La desaceleración se ha reflejado en el consumo.

El débil escenario fue una de las razones que alegó la empresa de telecomunicaciones América Móvil, líder del mercado bursátil mexicano y controlada por el magnate Carlos Slim, para explicar una caída de ganancias del 46 por ciento en el tercer trimestre.

Su margen EBITDA, un indicador clave de la rentabilidad, se redujo en dos puntos porcentuales entre enero y septiembre a un 33 por ciento, mientras sus ingresos por servicios en México, su principal mercado, bajaron un 2.1 por ciento.

Wal-Mart de México, líder del mercado minorista del país, se vio presionada por deslucidas ventas en un trimestre en que sus ganancias subieron sólo un 0.7 por ciento y advirtió sobre la posibilidad de que los consumidores continúen actuando con recelo.

“Vimos un trimestre débil, como se esperaba, con resultados (…) afectados por el estancamiento en la economía de Estados Unidos, que afecta la demanda de las empresas mexicanas“, dijo Carlos González, director de análisis de la casa de bolsa Monex.

González cree que en la medida en que el ambiente económico mejore y la base de comparación se haga más benévola, los resultados de los corporativos se recuperarían.

El Gobierno ha proyectado que la economía crezca un 3.9 por ciento en 2014 si prospera el paquete de reformas, que incluye una ya aprobada iniciativa fiscal y una energética.

Combinado con una recuperación global, eso impulsaría la demanda externa y también el consumo.

“Estaríamos viendo mejores números quizás hacia la segunda mitad del año próximo, sobre todo considerando que se normaliza el gasto del Gobierno y las reformas estructurales comienzan a incidir en los niveles de inversión”, dijo Carlos Hermosillo, analista de la casa de bolsa Banorte-Ixe.

Cconsumo amenazado por reforma

Sin embargo, Hermosillo advirtió que la reforma fiscal, que aumentó los impuestos y aplicó tasas a la comida “chatarra”, podría generar “un impacto restrictivo inicial en términos de la demanda y en términos también de la inversión que pueden hacer las empresas”.

Las ventas comparables de las tiendas minoristas del país cayeron en septiembre un 3.2 por ciento, mientras la confianza del consumidor se desplomó ese mes un 2.06 por ciento ante el pesimismo de los mexicanos sobre la situación económica.

Y los analistas advierten que un aumento en la morosidad podría también afectar la temporada de compras de fin de año.

La morosidad de la cartera del consumo de la banca aumentó hasta un 4.84 por ciento interanual hasta septiembre, desde una tasa de un 4.1 por ciento un año antes, con un aumento de cartera de un 15 por ciento.

“En el crédito al consumo se ha venido incrementando la morosidad y eso, de alguna manera, te puede limitar un poco el poder de compra en el último trimestre del año, que estacionalmente es el bueno para los minoristas”, dijo Sergio Rodríguez, analista del sector corporativo de Fitch Ratings.

Acelerador no ha funcionado

La transición política por la entrada del nuevo Gobierno también provocó una reducción del gasto público, algo habitual en México mientras las nuevas autoridades toman posesión.

Según datos oficiales, el gasto de capital del Gobierno Federal, relevante para empresas del ramo de la construcción como Cemex, se contrajo en casi un 18 por ciento entre enero y agosto respecto del mismo período del año previo. Cifras hasta septiembre muestran que el desfase se moderó a -5.2 por ciento.

Cemex, una de las líderes globales del cemento, reportó una caída de un 13 por ciento en sus volúmenes de ventas de cemento gris en México, junto con pérdidas mayores a las esperadas. Sus expectativas de ventas globales de cemento para el 2013 fueron reducidas a una caída de un 1 por ciento.

“Nuestros volúmenes durante el trimestre (en el mercado mexicano) fueron impactados negativamente por los bajos niveles de gasto de infraestructura que reflejan el proceso de transición del nuevo Gobierno”, dijo la compañía en su último reporte trimestral. Su margen de EBITDA también se contrajo 0.2 puntos porcentuales, a un 18.6 por ciento.

En un agresivo intento por estimular la economía, el Banco de México (Central) ha bajado en tres ocasiones este año la tasa referencial de interés a un mínimo histórico de un 3.5 por ciento.

Y los analistas están moderando su optimismo. Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, dijo en una nota reciente que México “sobrevendió su esperada prosperidad”, por la expectativa de las reformas.

Pero luego de que varias de ellas se han retrasado y tras la aprobación de una debilitada reforma fiscal, el descontento “puede golpear duramente al país”, advirtió, “sobre todo si crean la idea de que el país los defraudó”.

Relacionadas

Comentarios