HistoriasMicrositio

Las cartas que le quedan al PAN

En lugar de pelear una reforma política, el PAN debería empujar fuerte por su Reforma Energética, uno de los pocos avances reales en 2013.

05-11-2013, 10:10:11 AM
Las cartas que le quedan al PAN
Jorge A. Monjarás, editor de Valor Corporativo

Hace unos meses .dijimos que el Pacto por México tenía fecha de caducidad, y que ésta vendría con la Reforma Energética. No creemos que el pacto sobreviva al rompimiento político que se acerca.

Por un momento parecía que la Reforma Fiscal iba a “hacer la chica”, llevándose entre las patas a este pequeño espacio de diálogo que podría ser el máximo logro del gobierno de Peña Nieto este año. De hecho lo proponemos como el máximo logro, toda vez que la Reforma Educativa no tiene para cuando funcionar (las evaluaciones de maestros se hará hasta 2015, y a ver quién logra censar a Oaxaca), la Reforma Financiera tiene varios pendientes hasta hoy y la Reforma Laboral se quedó congelada con la economía.

De seguridad no podemos hablar más que de esas ligeras bajas en la estadística que, insisten la PGR y la Secretaría de Gobernación, se han dado. Sin embargo, ahí están .Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa y para no ir muy lejos, el Estado de México.

En Derechos Humanos destacan las modificaciones al Código Penal Federal, que permiten al presidente. indultar personas “de forma excepcional” en caso de violaciones graves a los mencionados derechos”. Llama la atención que este cambio sólo se ha utilizado para. liberar al profesor Patishtán. Pensamos que la CNDH debería tener una pila de expedientes lista para ser examinada por la presidencia, y así aprovechar este cambio a la ley. Nos comentan que algo así podría venir, pero todavía nada claro.

En fin, el único. otro avance importante para este fin de 2013 sería la Reforma Energética; es lo único que hombres de negocios y dirigentes empresariales esperan para más o menos conservar cierto entusiasmo con este régimen.

Y ahí tiene el PAN su ventiúnica carta para este año. El blanquiazul asegura haber peleado con todo en contra de las nuevas cargas fiscales, ISR, IVA, IEPS. Sin embargo, no jugó en ese trance su papel estelar: el voto para hacer posible la apertura en materia de energía. ¿No hubiera bastado con que Gustavo Madero se plantara frente a los priístas y amenazara, en serio con no “acompañarlos” en la siguiente?

Las opiniones están divididas. Me refiero a los panistas. Los hay quienes han planteado salir del Pacto por México y dejar sólo al PRI con la energética. Esto equivaldría a detenerla, por supuesto. Y están los que piensan que esta reforma no puede desecharse, no sólo por cuestiones ideológicas que el PAN ha defendido toda la vida, sino por cuestiones económicas.

Porque veamos: la Reforma Fiscal no cumplirá ni con mucho con el objetivo de reducir la dependencia que el gobierno tiene de Pemex. Es cierto, se cobrarán más impuestos, pero a cambio se hicieron compromisos de gasto como el seguro de desempleo y la pensión universal que no se compensan con el dinero nuevo. Hasta ahorita .la Reforma Fiscal está planteando más gasto que ingreso.

Así que no se puede esperar que le resten los .cobros excesivos a Pemex como para dejarla .explorar solita aguas profundas o incursionar en gas shale, que es otro modelo de negocio. Hacerlo equivaldría a hacer aún más grande el déficit presupuestal de 2014.

La única forma de disminuir la dependencia de Pemex es multiplicando las fuentes de ingreso del gobierno federal, a partir del mismo petróleo. Es decir, permitiendo la participación de empresas privadas y cobrándoles impuestos y derechos suficientes. La idea, bien llevada, es que en lugar de una sola paraestatal sobreexplotada, el gobierno cobre impuestos a las empresas grandes y pequeñas que no le restarían posibilidades de acción a Pemex, sino que actuarían donde ésta no puede.

Si el PAN no permite que suceda la Reforma Energética, la alternativa sería subir más lo impuestos.

Eso no quiere decir que esta fuerza política se haya quedado contra las cuerdas. Es sólo que pedir la Reforma Política a cambio NO es su principal carta. La dudosa posibilidad de crear el Instituto Nacional de Elecciones (INE) o la segunda vuelta son temas que el PRI puede o no conceder, y su efecto verdadero en la política nacional no queda muy claro.

La verdadera carta para el PAN es impulsar su propia Reforma Energética, mucho más prometedora que los contratos de “utilidad compartida”.

Relacionadas

Comentarios