ActualidadHistorias

TSJDF decidirá millonaria multa vs. Presunto culpable

El documental será proyectado en el Juzgado 18 a las 10 horas de este martes, como parte de las pruebas presentadas en contra de los realizadores.

05-11-2013, 9:37:47 AM
TSJDF decidirá millonaria multa vs. Presunto culpable
Altonivel

En el sistema judicial mexicano es común presumir la culpabilidad de las personas, no así su inocencia, como dicta la norma internacional, y esa carga puede ser mayor si además se enfrenta una sanción económica que parece de película, literal. Y es que “Presunto culpable” enfrentará hoy su juicio más importante, ya que se decidirá si prosperan las tres demandas civiles interpuestas en contra del documental realizado por Roberto Hernández y Layda Negrete, las cuales reclaman a estos directores una cantidad de 3,000 millones de pesos.

Pero la mayor preocupación de “Presunto culpable” es precisamente esto, que no debe probar su inocencia, sino invalidar su culpabilidad.

El documental, que se estrenó en febrero de 2011 con gran éxito en taquilla y que incluso ganó un Emmy ese mismo año, enfrenta las demandas interpuestas por los ‘antagonistas’ de José Antonio Zúñiga, el joven que  fue sentenciado y encarcelad en un proceso judicial plagado de irregularidades por el cual se le acusa de homicidio y 20 años de prisión, según plantea el propio filme.

Y son precisamente los autores de esas anomalías quienes acusan al documental: Víctor Daniel Reyes, el testigo que acusó falsamente a Toño Zúñiga y hoy reclama la reproducción de su imagen sin su autorización; y José Manuel Ortega Saavedra, el policía judicial que lo detuvo sin una orden de aprehensión y sin pruebas.

A esto se suma la demanda de la familia Reyes, que reclama que el documental muestra la fotografía del cadáver de Juan Carlos Reyes Pacheco –tomada por peritos de la PGJDF–, el joven presuntamente asesinado por Zúñiga.

No obstante, el panorama es aún más ensombrecido para los directores de esta película, ya que el encargado de analizar y resolver estas demandas es el mismo sistema de administración de justicia que evidenció en la trama del filme: el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

Así, “Presunto culpable” se enfrentará hoy a su “estreno” más complicado, pues hoy a las 10:00 horas se proyectará el documental en el Juzgado 18 civil, como parte de las pruebas presentadas en contra de los realizadores.

“Lamentablemente, en lugar de cambiar, las autoridades han preferido usar el propio sistema judicial y sus ineficiencias, para silenciarnos. En lugar de preguntarse cómo es que Toño Zúñiga llegó a la cárcel siendo inocente, prefirieron negar su inocencia. En lugar de disculparse con Toño por hacerlo perder años de su vida, las autoridades prefirieron desacreditar la película y usarla políticamente”, se lee en un mensaje difundido por Roberto Hernández, donde defiende la realización de este material.

Injusticia en la pantalla grande

Este documental expone el caso de Toño Zúñiga, un joven acusado de matar a una persona con un arma de fuego, aparentemente junto a cuatros personas más que pertenecían a una banda de narcomenudistas en Iztapalapa.

La PGJDF solo detuvo a Zúñiga y le acusaron con una prueba de pólvora que resultó negativa; además de utilizar un testigo ocular –Víctor Daniel Reyes Bravo–, que luego de pasar la noche en un separo del Ministerio Público “recordó” que había visto al acusado en la escena del crimen y conocía su nombre porque los propios policías se lo habían proporcionado.

Reyes Bravo desde el principio dijo que no vio quién disparó el arma, y aun cuando pudo formular las descripciones del resto de los agresores, fue incapaz de formular un retrato hablado de Zúñiga, a quien señalaba como el responsable del asesinato de Reyes Pacheco.

Pese a la carencia o debilidad de las pruebas presentadas por las autoridades de procuración de justicia, el juez 26 penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Héctor Palomares Medina, aceptó la acusación y condenó a Toño Zúñiga a 20 años de prisión, en la cual permaneció desde 2005 hasta que este filme obligó a la revisión de su caso y la concesión de su libertad.

Uso político

En opinión del codirector, la situación judicial del documental fue utilizada por Edgar Elías Azar durante campaña para reelegirse como Presidente del Tribunal, quien usó la película para obtener el voto de sus colegas, a quienes ha dicho públicamente que la justicia del DF se ve “mal retratada” en mencionado filme porque está editado mañosamente.

Asimismo, señala Hernández, en una sesión a puertas cerradas con el pleno del TSJDF, Elías Azar dijo que había que esperar a que el asunto se “enfriara,” y después salir a medios a decir que Toño Zúñiga no había probado su inocencia.

También se destaca que el Tribunal juzgue una acción que él mismo permitió, pues para llevar a cabo la grabación y documentación del proceso de Zúñiga, Hernández y Negrete obtuvieron la aprobación de Guadalupe Carrera Domínguez, entonces Presidente del Tribunal, en un esfuerzo de pedagogía pública para que los mexicanos conocieran a fondo su sistema de justicia.

Hoy, los realizadores se encuentran del otro lado de la cámara, en donde enfrentan una sanción multimillonaria y, a su parecer, están siendo juzgados con “los mismos métodos absurdos” que denunciaron en “Presunto culpable”, y los tuvo en un “juicio largo, ineficiente y absurdo” en el que la autoridad se opone solo para que nadie más se atreva a cuestionarla.

Sin revanchismos

Si bien las autoridades rechazan que este juicio se trate de una “venganza“, es una parte de la opinión pública la que rechaza que las demandas contra el filme se traten de una represalía de las autoridades por ser expuestas, y la que defiende la postura de que no está a debate la libertad de expresión, puesto que las acusaciones en contra de “Presunto culpable” son realizadas por quienes dicen sufrir un daño moral y buscan una parte de las ganancias obtenidas por el documental, no por el Tribunal.

En este sentido, los defensores de la postura del tribunal capitalino destacan el hecho de que el juez cuestionado en el filme no presentó una demanda similar, es decir, no son los tribunales los demandan por daño moral a los productores de la película, sino particulares que tienen derecho a inconformarse y ahora corresponderá al Tribunal determinar si realmente existe un daño moral y cuantificarlo en caso de que lo hubiera.

Para saber más:

De Panzazo: los ‘presuntos culpables’ de su éxito

Cine mexicano, un negocio en auge en busca de capital

Relacionadas

Comentarios