HistoriasManagement

Guía para ponerte metas… y cumplirlas

Uno de los retos más difíciles de cada año es cumplir las metas personales y profesionales que nos proponemos, menos del 10% lo logran. ¿Por qué?

03-11-2013, 1:51:37 PM
Guía para ponerte metas… y cumplirlas
Tatiana Gutiérrez

Ha llegado la recta final del año y ya es momento de sacar aquella lista empolvada que hicimos en enero para ver cuáles han sido las metas que cumplimos y cuáles no. Por increíble que parezca, un estudio realizado en España, asegura que del 100% de las personas que realizan una lista de propósitos para el nuevo año, sólo 6% la cumple. Como buenos mexicanos, la situación es aún peor. ¿Cuáles son los factores que influyen en nuestra falta continuidad? ¿Por qué los mexicanos nos ponemos metas que sabemos que no vamos a cumplir? 

Al respecto, Cecilia González Garza, conferencista y consultora en temas de desarrollo humano de Speakers México, asegura que existen dos razones por la que los mexicanos desistimos antes de terminar nuestras metas: la cultura y desorganización. 

“Los mexicanos somos mucho de vivir el momento, de no planear el futuro y de deja a la deriva las consecuencias de nuestros actos, no está mal, es parte de lo que nos da el sabor de la vida (…) es más, así logramos nuestros objetivos, pero por desgracia, sin certeza de cómo, cuándo, dónde y para qué”. 

Los tres obstáculos de las metas

¿Qué imposibilita a los mexicanos a realizar sus metas?

González Garza nos indica que son tres los obstáculos de los mexicanos: 

Obstáculo 1. No hay metas

Tener una familia, subir de puesto, ser feliz, educar bien a los hijos, baja de peso, hacer una maestría.. ¡No son metas! “Éstas no son metas, son visiones. Las metas, por definición, deben ser a corto o mediano plazo, así como medibles y operables, lo que tendemos a hacer es a ver el fruto final, vemos la meta sin saber cómo llegar a ella”. 

Una meta medible y operable debe traducirse en el qué, cómo cuándo y dónde. Mientras más medible sea, más estructurada y a prueba de balas será tu meta. Por ejemplo: hacer ejercicio o bajar de peso.

Estructura: QUÉ ejercicio vas a hacer. Cada CUÁNDO lo vas a hacer. CÓMO lo vas a hacer y con QUIÉN. En DÓNDE harás el ejercicio.

“Suena fácil, pero es muy complicado. Pon días específicos y asegúrate de no hacer tu actividad siguiente si no has hecho la primera y primordial, por ejemplo: no cenes si no has hecho 30 minutos de ejercicio. ¡Oblígate a hacerlo!”, comenta la especialista. 

Obstáculo 2. Las metas no son propias

¿Cuántas veces te has puesto una meta porque me lo dijo el doctor, porque me lo comentó mi amiga, porque así debería de ser? La mayoría de las metas no se concluyen porque en realidad no son tuyas. 

Para Alejandra, el dejar de fumar era más que un hábito indeseable, una obligación. Con esta premisa intentó dejarlo más de diez veces sin ningún éxito. Un día mientras realizaba una junta de trabajo, el supervisor de área al verla le preguntó si fumaba en exceso, ella sorprendida le dijo que cuál había sido el inspirador de la pregunta. La respuesta fueron sus dedos amarillos repletos de nicotina. A partir de ese momento dejó de fumar. 

“La mayoría entramos en la dinámica del deber ser, de la moda, de la obligación. Sin embargo, las metas no funcionan así, si en verdad no son tuyas, nunca las podrás realizar”, comenta González. 

Obstáculo 3. Deja de echarle tierra

¡No tengo tiempo para hacer el diplomado! ¡Van tres veces que hago la dieta y no puedo! ¡Tengo tanto trabajo que no puedo hacer ejercicio! ¿En serio? Es momento de quitarse la capa de víctima y realmente pensar qué es lo que se está haciendo mal. Si quieres ahorrar, entonces deja de comprar ropa cada quincena. Si quieres bajar de peso, entonces deja de comprar aquellas galletas que tanto te gustan. Si quieres comenzar tu diplomado, entonces ponte a investigar los horarios de fin de semana y las especialidades en línea. Todo se puede, sólo deja de echarle tierra. 

Visión integral, la clave para concluir tus metas

La experta recomienda tomar en cuenta el modelo de integralidad del ser humano de María Pliego. Este modelo divide al ser humano en siete factores. 

a. Económica: Las finanzas y el dinero.
b. Afectiva: La familia, la pareja, las mascotas, los amigos.
c. Social: Tu relación con los demás y lo que estás haciendo por la sociedad.
d. Espiritual: Reflexiones, religiones, costumbres.
e. Moral o ética: Valores que influyen en tu vida.
f. Intelectual: La carrera, la preparación, la lectura.
g. Física y estética: Salud, alimentación, ejercicio, vanidad.

Paso 1. Realiza una lectura de tu vida

¿Qué es lo que necesitas componer de estos factores? Es momento de etiquetar tu meta, asegúrate que sea algo que realmente urja, por eso haz un mapeo de tus necesidades. Una vez que lo hayas identificado continúa con el paso dos. 

Paso 2. Estructúralo

Recuerda que el que mucho abarca, poco aprieta. “Escoge dos o tres áreas de la lista y ponles una meta, no más. Asegúrate que sea medible y operable. En axiología nos comentan que los valores son concatenados, si mejoras uno, mejoras los demás. Por ejemplo. Cuando inicias una dieta, no sólo mejora tu salud, tu físico mejora, tu agilidad para el ejercicio, tu productividad en el trabajo, etc”. 

Paso 3. Disciplina, rigor interno, hábito y virtud

Para Cecilia González Garza existe un paso a paso para poder lograr lo que nos proponemos. A continuación escucha los tres factores que te ayudarán a encontrar el camino para concluir tus metas. 

El instante heroico 

¿Alguna vez has escuchado sobre este término? Si bien es cierto que muchos han podido hacerlo, la realidad es que la mayoría necesita ayuda. Este término es utilizado por los grupos de Alcohólicos Anónimos (AA). “El sólo por hoy es mágico, ellos aseguran que el no sé ayer, pues no me siento culpable y el mañana tampoco, porque no sé si viviré o cómo me voy a sentir. Ayudan a la gente a hacerlo HOY”, comenta Cecilia. 

Eckhart Tolle, en su libro “El Poder del Ahora”,  propone que hay algo aún mejor que “el hoy”: es “el ahora”.  

En el momento en que estemos desidiosos de incursionar un nuevo proyecto, de comenzar un negocio, de iniciar una dieta o de continuar con una meta, ese momento puede repercutir en tu vida. “Estás a dieta y se te olvidó tu colación, de repente ves el carrito de los hot-dogs venir y ya lo pediste. Ese momento en que estás a punto darle la primera mordida, arráncatelo de la boca, tíralo y toma agua para llenarte, ese momento donde dudas o estás a punto de desistir, podría ser tu momento heroico”. 

¿Cuál es tu estructura para cumplir metas? ¿Qué es lo que nos hace falta para cumplirlas? 

Para saber más: 

Arma tu programa de metas antes de los 40

¿Buscas trabajo o empleo? Conviértete en empleólogo

¿Más sabe el jefe por viejo que por jefe?

Relacionadas

Comentarios