HistoriasMicrositio

Por qué el impuesto a refrescos no combate obesidad

La meta del gravamen pretende desincentivar el consumo de las bebidas azucaras en un 12.9%, ¿pero esta medida tendrá el éxito esperado? El consumo lo demuestra.

30-10-2013, 11:23:05 AM
Por qué el impuesto a refrescos no combate obesidad
Fabián Ghirardelly *

Dentro de las propuestas de alza de precios que ocurrirán a partir de 2014 se habla de un incremento de un peso al litro de bebidas azucaradas, estrategia con la que se pretende prevenir la obesidad al desincentivar la compra de refrescos. ¿Pero tendrá éxito esta medida?

Suena muy lógico que si incrementan el precio de un producto que no es “básico”, dejemos de comprarlo o por lo menos cambiemos de formato a uno más pequeño. 

Realmente no tenemos una bolita de cristal para poder ver exactamente qué pasará en el 2014, pero sí tenemos datos que nos pueden demostrar qué decisiones toman los hogares mexicanos cuando los precios suben; por lo que les platicaré un poco del panorama del 2009, justo el momento más duro de la crisis, cómo se comportaban las familias ante un menor ingreso y un mayor costo de los productos.

El 79% de los hogares mexicanos se sentían más afectados por la crisis que otros países, veían con poco optimismo el 2010 y creían que la situación económica del país y personal estaba peor que en 2008. El desempleo preocupaba a 9 de cada 10 amas de casa  y la inflación desde 2010 hasta ahora se ha vuelto nuestra principal preocupación.

Pero ante este panorama gris, algo tenían que hacer los hogares para administrar mejor su gasto.  Se tuvo cierto down-trading a través de marcas de precio más bajo, comprando más en promoción e incluso incrementando el gasto en marcas propias, pero no en todos los canastos ocurrieron los mismos cambios.

Mientras que en cuidado del hogar fue más fácil que rompiéramos algunos tabúes y las marcas propias incrementaron su presencia en las familias mexicanas, en categorías de alimentos como mantequillas, margarinas, pan o mayonesa cambiamos a marcas promedio o económicas.

Por otra parte, en jugos, agua y refrescos se cambiaron a marcas más económicas, que además brindaban en ese momento los envases más grandes, por lo que el precio por litro era mucho más atractivo; pese a ello no dejaron de consumir estas categorías.

Sin embargo, hubo algunos cambios,  por ejemplo, en los productos que se consumen en el hogar se dio preferencia a losdel segmento familiar, teniendo como consecuencia un menor gasto en productos light, generando así un efecto contrario en los hábitos de consumo que se esperan con la aplicación de la reforma.

La meta de la reforma es que un aumento en el precio del refresco del 10% desincentive el consumo en un 12.9%, según estimaciones basadas en las Encuestas Nacionales de Niveles de Vida e Ingreso de los Hogares (2002 y 2005).

Asimismo, se estima otro panorama, una disminución del consumo en un 10.1% gracias a proyecciones sustentadas en las Encuestas Nacionales de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH 2006, 2008 y 2010).

Adicionalmente, estimaciones con la ENIGH muestran que de haber un alza en el precio del refresco, los hogares aumentarían el consumo de agua y leche.

Este escenario previsto apunta a una mayor inversión del Estado para que más familias tengan agua potable en sus casas.

A todas estas posibilidades,  ¿qué es factible que hagan los hogares mexicanos?

• El presupuesto no varía, pero sí incrementan los precios, pueden comprar tamaños más pequeños; lo cual genera un aumento de frecuencia y no se ve afectado el consumo; pero sí terminan pagando un precio más alto por litro.
• Pueden comprar la misma cantidad de refresco, pero de marcas más baratas.
• En una primera instancia sí podrían disminuir el consumo de refresco, pero a lo largo del tiempo retomarían sus hábitos anteriores a la reforma.

Así, lo que seguramente afectará la reforma fiscal es al poder de compra de las personas, no al consumo de estas bebidas.

Con las reformas y las inflaciones, que seguramente tendremos también para bienes y servicios, se provocará que el poder de compra de los mexicanos se reduzca para el próximo año; también sabemos que el crecimiento del mercado (PIB) está muy debilitado, lo que tampoco ayudará: esto afectará a refrescos y a todos los bienes y servicios.

El efecto específico sobre refrescos dependerá de qué tan elástica es la demanda de este producto en el país y sí los fabricantes hacen un esfuerzo y absorben algo de este incremento, reduciendo sus rentabilidades, protegiendo al consumidor final.

Cuestión de hábitos

Es difícil pretender cambiar drásticamente los hábitos de consumo sólo por un incremento de precios, debemos recordar que somos el segundo país de más alto consumo per cápita de refrescos.

Si se busca atacar el problema de salud que tenemos en sobrepeso tanto en niños como en adultos, hace falta más esfuerzo en educación alimenticia  lo cual empieza en casa.

Todos debemos tomar mayor protagonismo en el tema. Por ejemplo, 71% de las amas de casa se preocupan por el sobrepeso, pero un 31% lo sufren y no hacen nada para tratarlo.

¡Nos preocupamos, pero no nos ocupamos!

Definitivamente a los mexicanos nos encanta comer: preferimos comer mejor (45% declara haber cambiado su alimentación a comida más sana en el último año), antes de comer menos (sólo 20% ha realizado una dieta en los últimos 12 meses).

Entonces, ¿qué es comer mejor para el mexicano? Es comer menos carne, grasas y harinas. No estamos muy convencidos de los productos light, lo cual es evidente cuando el 84% de los hogares no compran este segmento, 40% no cree en el beneficio, 37%  no le gusta el sabor, 36% prefiere alimentos más naturales  y 18% lo percibe como un segmento más caro.

Hay un camino más largo para poder disminuir el sobrepeso en México, y con ello las enfermedades derivadas del mismo, pero debe estar más orientado  en educación, tanto a padres como a  hijos. Es una senda más compleja, pero con un efecto más duradero.

“El autor es Director de Kantar Worldpanel México, empresa que cada
semana encuesta a más de 8,500 hogares mexicanos para conocer sus
tendencias de consumo. También puedes seguirlo en Twitter @KwpFabian
@KwpMexico o en www.kantarworldpanel.com/mx”. Los contenidos vertidos en
esta columna son responsabilidad del autor.

Para saber más:

Impuesto a refrescos desata guerra comunicacional

Arbitrario el impuesto a refrescos: Coca Cola

No más impuestos a refrescos: industriales

¿En qué región del mundo se consume más refresco?

¿Qué beben los mexicanos para calmar su sed?


Dentro de las propuestas de alza de precios que ocurrirán a
partir de 2014 se habla de un incremento de un peso al litro de bebidas
azucaradas, estrategia con la que se pretende prevenir la obesidad al desincentivar
la compra de refrescos. ¿Pero tendrá éxito esta medida?

Suena muy lógico que si incrementan el precio de un producto
que no es “básico”, dejemos de comprarlo o por lo menos cambiemos de formato a
uno más pequeño. 

Realmente no tenemos una bolita de cristal para poder ver
exactamente qué pasará en el 2014, pero sí tenemos datos que nos pueden
demostrar qué decisiones toman los hogares mexicanos cuando los precios suben;
por lo que les platicaré un poco del panorama del 2009, justo el momento más
duro de la crisis, cómo se comportaban las familias ante un menor ingreso y un
mayor costo de los productos.

79% de los hogares mexicanos se sentían más afectados por la
crisis que otros países, veían con poco optimismo el 2010 y creían que la
situación económica del país y personal estaba peor que en 2008. El desempleo
preocupaba a 9 de cada 10 amas de casa  y
la inflación desde 2010 hasta ahora se ha vuelto nuestra principal
preocupación.

Pero ante este panorama gris, algo tenían que hacer los
hogares para administrar mejor su gasto. 
Se tuvo cierto down-trading a través de marcas de precio más bajo,
comprando más en promoción e incluso incrementando el gasto en marcas propias,
pero no en todos los canastos ocurrieron los mismos cambios: mientras que en
cuidado del hogar fue más fácil que rompiéramos algunos tabúes y las marcas
propias incrementaron su presencia en las familias mexicanas, en categorías de
alimentos como mantequillas, margarinas, pan o mayonesa cambiamos a marcas
promedio o económicas.

Por otra parte, en jugos, agua y refrescos se cambiaron a
marcas más económicas, que además brindaban en ese momento los envases más
grandes, por lo que el precio por litro era mucho más atractivo; pese a ello no
dejaron de consumir estas categorías. Sin embargo, hubo algunos cambios,  por ejemplo, en los productos que se consumen
en el hogar se dio preferencia a losdel segmento familiar, teniendo como
consecuencia un menor gasto en productos light, generando así un efecto
contrario en los hábitos de consumo que se esperan con la aplicación de la
reforma.

La meta de la reforma es que un aumento en el precio del
refresco del 10% desincentive el consumo en un 12.9%, según estimaciones
basadas en las Encuestas Nacionales de Niveles de Vida e Ingreso de los Hogares
(2002 y 2005).

Asimismo, se estima otro panorama, una disminución del consumo
en un 10.1% gracias a proyecciones sustentadas en las Encuestas Nacionales de
Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH 2006, 2008 y 2010).

Adicionalmente, estimaciones con la ENIGH muestran que de
haber un alza en el precio del refresco, los hogares aumentarían el consumo de
agua y leche.

Este escenario previsto apunta a una mayor inversión del
Estado para que más familias tengan agua potable en sus casas.

A todas estas posibilidades,  ¿qué es factible que hagan los hogares
mexicanos?

• El presupuesto no varía, pero sí incrementan los precios,
pueden comprar tamaños más pequeños; lo cual genera un aumento de frecuencia y
no se ve afectado el consumo; pero sí terminan pagando un precio más alto por
litro.

• Pueden comprar la misma cantidad de refresco, pero de
marcas más baratas.

• En una primera instancia sí podrían disminuir el consumo
de refresco, pero a lo largo del tiempo retomarían sus hábitos anteriores a la
reforma.

Así, lo que seguramente afectará la reforma fiscal es al
poder de compra de las personas, no al consumo de estas bebidas.

Con las reformas y las inflaciones, que seguramente
tendremos también para bienes y servicios, se provocará que el poder de compra
de los mexicanos se reduzca para el próximo año; también sabemos que el
crecimiento del mercado (PIB) está muy debilitado, lo que tampoco ayudará: esto
afectará a refrescos y a todos los bienes y servicios.

El efecto específico sobre refrescos dependerá de qué tan
elástica es la demanda de este producto en el país y sí los fabricantes hacen
un esfuerzo y absorben algo de este incremento, reduciendo sus rentabilidades,
protegiendo al consumidor final.

Cuestión de hábitos

Es difícil pretender cambiar drásticamente los hábitos de
consumo sólo por un incremento de precios, debemos recordar que somos el
segundo país de más alto consumo per cápita de refrescos.

Si se busca atacar el problema de salud que tenemos en
sobrepeso tanto en niños como en adultos, hace falta más esfuerzo en educación
alimenticia  lo cual empieza en casa.

Todos debemos tomar mayor protagonismo en el tema. Por
ejemplo, 71% de las amas de casa se preocupan por el sobrepeso, pero un 31% lo
sufren y no hacen nada para tratarlo. 
¡Nos preocupamos, pero no nos ocupamos!

Definitivamente a los mexicanos nos encanta comer:
preferimos comer mejor (45% declara haber cambiado su alimentación a comida más
sana en el último año), antes de comer menos (sólo 20% ha realizado una dieta
en los últimos 12 meses).

Entonces, ¿qué es comer mejor  para el mexicano? Es comer menos carne,
grasas y harinas. No estamos muy convencidos de los productos light, lo cual es
evidente cuando el 84% de los hogares no compran este segmento, 40% no cree en
el beneficio, 37%  no le gusta el sabor,
36% prefiere alimentos más naturales  y
18% lo percibe como un segmento más caro.

Hay un camino más largo para poder disminuir el sobrepeso en
México, y con ello las enfermedades derivadas del mismo, pero debe estar más
orientado  en educación, tanto a padres
como a  hijos. Es una senda más compleja,
pero con un efecto más duradero.

Relacionadas

Comentarios