'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La muerte en cómodas mensualidades

La falta de previsión del mexicano en estos casos suele dejar a los familiares no solo con dolor en el alma, también con problemas económicos. Evítalo.

29-10-2013, 6:11:13 PM
La muerte en cómodas mensualidades
Sergio Gil

Es por demás sabido que México es un país muy rico en tradiciones, y precisamente una muy característica es el Día de Muertos, celebración que sorprende en muchas partes del mundo por la manera tan familiar con la que los mexicanos tratamos el tema de la muerte, a pesar de que no deja de ser dolorosa la pérdida de un ser querido.

Sin embargo, cuando se trata de previsión, los mexicanos no somos muy afectos a contemplar la posibilidad de la muerte propia, y cuando ésta se presenta puede generar importantes desequilibrios no solo en los corazones de las familias, sino también en sus bolsillos.

Por eso es importante considerar qué pasaría si en un momento dado llegamos a faltar, lo que obliga a realizarnos esta pregunta antes de que sea, literalmente, demasiado tarde: ¿Cuánto impactará en el patrimonio familiar el hacer frente a los gastos funerarios?

Siempre es recomendable crear una carpeta financiera en donde estén todos los contratos de las cuentas bancarias y seguros donde se especifiquen a los beneficiarios, así como una copia del testamento más reciente.

Además de esos documentos, vale la pena contratar un instrumento que ayude a nuestros seres queridos a seguir adelante justo en esos momentos, cuando lo que menos se quiere es lidiar con los trámites burocráticos y la logística fúnebre de un sepelio.

Pague ahora y muera después

La muerte es un negocio, y como tal, diversas firmas de servicios de inhumación han diseñado planes funerarios a futuro.

Con ellos una persona puede comprar un paquete de servicios fúnebres hasta con un 30% de descuento con respecto al precio de los servicios de necesidad inmediata, pero con la ventaja de utilizarlos cuando el deceso ocurra, incluso si esto pasa dentro de varias decenas de años.

Esto se traduce en un acto de responsabilidad, ya que se evita que nuestros familiares deban tomar decisiones en un momento emocionalmente complicado y tener que dedicar demasiado tiempo para realizar el papeleo y los trámites necesarios, además de tener que desembolsar una cantidad que, por lo general, no se tiene contemplada para este tipo de gastos.

Existen diversos paquetes que se ajustan a todos los bolsillos, cuyos precios fluctúan entre 15,000 y 60,000 pesos, dependiendo de los servicios que se quieran incluir.

La mayoría de las agencias tienen planes para pagar hasta en 24 mensualidades sin intereses.

Los servicios que incluyen los paquetes básicos son los siguientes:

Asistencia personalizada las 24 horas los 365 días del año.

• Apoyo en los trámites y el pago de los costos gubernamentales en caso de muerte natural.

• Traslados del finado hacia el lugar de velación y hacia el panteón o sala de cremación.

• Arreglo estético del finado.

Ataúd.

• Sala de velación (el costo depende de la capacidad de personas en circulación).

A estos se pueden agregar servicios adicionales, dependiendo de las necesidades o preferencias del contratante:

• Uso de horno crematorio.

Urna.

• Derechos de perpetuidad de mausoleo.

• Ceremonia de colocación de urna en nicho.

• Ceremonia de inhumación (sepultura).

• Derechos de perpetuidad de fosa.

Los costos aumentan dependiendo del lujo con que se quiera morir: por ejemplo, adquirir un ataúd de madera fina tallada, incrementar el tamaño de la sala de velación u ofrecer café y pastas durante el homenaje, entre otros gustos póstumos.

Como dato adicional, los paquetes –una vez adquiridos– no tienen caducidad y el titular tiene la opción de transferirlos a cualquier persona.

Relacionadas

Comentarios