HistoriasMicrositio

2013, el año de los negocios a la baja

Para nadie es un secreto que este año no ha sido bueno para las empresas, pero ¿qué pasa cuando la autoridad no aplica la ley como en el caso de la CNTE?

28-10-2013, 9:30:13 AM
2013, el año de los negocios a la baja
*Ulises Navarro, Director Editorial de la revista Alto Nivel

Es por todos conocido que 2013 no ha sido un buen periodo ni para las empresas ni para los negocios. Baste recordar que las perspectivas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), estimado a inicios de año, rondaba el 3.5% y a unas cuantas semanas de concluir el año, los especialistas lo ubican en solo 1.2%.

Esta enorme diferencia entre lo previsto y lo real tiene una consecuencia nefasta: menos ventas y mayor desempleo. Ciertamente, ante un comportamiento global de la economía poco pueden hacer los directores generales o los dueños de los negocios para revertir la situación; de hecho, su experiencia reconoce que hay buenos y malos años, por lo que en la mayoría de los casos la calma es parte de su sensibilidad directiva.

Lo que si los tiene fuera de sus casillas, por lo menos en el Distrito Federal y particularmente en ciertas zonas de la ciudad, son las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), pues su simple presencia ha ocasionado pérdidas multimillonarias, que no tendrían que haberse presentado si la autoridad cumpliera la ley.

Hace unos días, el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez Solloa, dio a conocer que 2,500 tiendas afiliadas han resultado afectadas por el movimiento magistral, sin que nadie haga nada al respecto.

Previo a esta información, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) ya había mostrado su molestia al manifestar, a través de un comunicado, que el plantón de los maestros en la Plaza de la Republica afectaba a cerca de mil establecimientos y que las pérdidas, a poco más de un mes de su establecimiento en la zona, alcanzaban los 265 millones de pesos.

¿Cuándo se irán estos maestros? ¿Cuándo desquitarán el dinero que se les paga? ¿Cuándo darán clases a cientos de miles de alumnos que hoy estan en el abandono?
¿Cuándo dejarán a la gente decente y trabajadora ejercer su actividad libremente? La respuesta es sencilla: cuando les dé la gana.

Pues como es un problema federal, local, político, partidista, sindical, gremial, legal, y ponle el adjetivo que más te guste, nadie quiere tomar al “toro por los cuernos”.

Paradójicamente, esas empresas, hoteles, restaurantes, establecimientos comerciales y cientos de organizaciones legalmente establecidas pagan, vía sus impuestos a estos maestros, quienes en reciprocidad estan logrando que muchos bajen sus cortinas.

*El autor es el Director Editorial de la Revista Alto Nivel con más de 25 años de experiencia. Es administrador de empresas con estudios en el IPADE, ITESM y CIDE; y ha entrevistado a más de 2 mil directores generales de empresas nacionales e internacionales.

Relacionadas

Comentarios