HistoriasManagement

Arma tu programa de metas antes de los 40

Saber qué es lo que quieres en tu vida puede ser difícil, pero antes de los 40 puede ser toda una preocupación y un reto. Una experta explica cómo lograrlo.

21-10-2013, 7:28:37 AM
Arma tu programa de metas antes de los 40
Tatiana Gutiérrez

Hace algunos años era bien sabido que las generaciones tenían, de alguna manera, resuelta su vida laboral y profesional antes de los 30: construían una familia, trabajaban en su profesión y si no, no importaba porque su vida laboral la aseguraban a muy temprana edad. Además, la planificación familiar no figuraba en los planes e iniciar negocios personales no era una opción tan recurrida. Hoy, la dinámica es diferente. Los empleos, las dinámicas de trabajo, las costumbres y ambiciones han dado un giro de 180°. Saber qué es lo que quieres hacer de tu vida es la principal preocupación de un profesionista. 

Si bien es cierto que la edad no importa – pues existen ejemplos como Carolina Herrera o el Coronel Sanders, de Kentucky Fried Chicken, que empezaron a realizar su plan de carrera después de los 40-, también lo es que mientras más pronto lo sepas, mejor. Recuerda que existen miles, si no es que millones de personas, que están buscando y haciendo su propio futuro, así que adelantarse a la competencia sería el paso ideal. 

Ahora, la pregunta obligada es: ¿cómo hacerlo? Al respecto, Mónica Venegas, conferencista y experta en temas de independencia emocional, asegura que lo primero que hay que hacer es saberse capaz de lograrlo.

“Lo primero es entender que todos estamos programados para algún tipo de éxito profesional y que la planificación es el arma secreta para lograrlo. Sin embargo, no todos estamos dispuestos a pagar el precio que esto requiere… ¿cuál precio? El precio de la disciplina, el sacrificio  y, sobre todo, el precio del tiempo que conlleva el éxito. Es importante recordar que los éxitos no se dan de un día a otro, se dan un paso a la vez y que esto puede ser a los 17, 25, 40 o 65 años”. 

Sin embargo, saber cómo hacer es lo más importante. Para ello, Mónica Venegas nos brinda un paso a paso que hay que tomar en cuenta para emprender cualquier objetivo, ya sea profesional o personal. 

1. Identifica tu momento de inconformidad

“Mueve más la inconformidad que el nivel de preparación. Es cierto que la preparación es vital para el profesionista, pero a veces es más importante tener agallas para lograrlo”, asegura la experta. ¿Qué es lo que quiere decir? Muchas de las grandes historias de éxito se han dado por necesidades extremas o por momentos repletos de frustración. Walt Disney, por ejemplo, antes de emprender su marca personal tuvo que sufrir la traición de los grandes corporativos al robarle sus creaciones y quedar fuera de la jugada. 

Otro ejemplo, pero más reciente, es el caso de Joanne Rowling, la afamada escritora de la saga Harry Potter.  Su historia comenzó de una situación extrema: no tenía dinero para alimentar a su hija recién nacida. Y así como esta historia, podríamos mencionar miles. De acuerdo con la experta, estos momentos crean una reacción visceral entre las necesidades y lo que uno desea hacer.

“Podemos tener muchas metas, pro muchas veces no sabemos lo que queremos porque no sabemos lo que es posible hacer, muchas veces es mejor empezar por lo que no queremos, eso sí lo tenemos bien definido”. 

Analiza tu presente e identifica lo que no quieres tener en tu vida, después de tenerlo claro, comienza a analizar cuál sería tu futuro ideal. 

2. Establece tu futuro ideal

Es importante saber a dónde se quiere llegar, es aquí donde entra la visión y la misión de tu vida. Tener objetivos personales y profesionales nos ayuda a mantenernos motivados y enfocados en nuestros procesos para lograrlo. De acuerdo con la autora del libro “Dale Next”, tu futuro ideal se construye basándote en fines específicos y emocionales, el crear una brecha entre el presente y el futuro no siempre se empieza por analizar el medio o los métodos, nace por encontrar un futuro ideal, asegura la experta. Por ejemplo: una independencia emocional, financiera, cubrir necesidades de la gente, etc. 

3. Identifica las opciones

Un ejemplo de ello es Leonardo Da Vinci, si bien es conocido por su obra de arte La Mona Lisa, la primera opción de Leonardo nunca fue la pintura. Durante el desarrollo de su carrera, el Papa León X le pidió la creación de una tumba papal, emocionado por sus grandes habilidades, Leonardo aseguraba el reto como un triunfo. Tiempo después, el proyecto se cambió a la realización de un mural con los doce apóstoles. Para Leonardo la pintura era todo un reto, sin embargo, el resultado fue esplendoroso. 

Analizar las opciones que tienes para lograr tu objetivo es importante, “yo siempre les digo que no empieces por lo que te apasiona, a veces no es una de las mejores opciones o simplemente no sabes qué es. Busca lo que sabes hacer y una vez que desarrolles tus habilidades, sabrás cuál es tu pasión”. De esta forma, es importante analizar cuáles son las opciones que tienes en tu presente, de acuerdo a lo que sabes hacer, recuerda que no siempre es bueno aventurarse, con calma puedes planear tu sueño mientras construyes solvencia. 

4. El cambio en acción

¡Explora! Experimentar y saber qué es lo que necesitas no aparece de la noche a la mañana. Es una buena opción analizar cuáles son las opciones que no has considerado para lograr tus objetivos. Una vez que lo hayas analizado llegó la hora de estructurarlo, realiza un mapa que te pueda ayudar a poner en acción cada una de tus metas. No lo olvides, las cosas se construyen paso a paso, evita realizar objetivos a largo plazo, pues recuerda que las metas también se modifican con los logros. 

De acuerdo con los expertos, realizar objetivos generalizados y pensar demasiado en una idea, lejos de ayudarte te pueden separar del objetivo primordial. Evita calentar tu cabeza con imposibles y comienza por lo básico. 

“No se preocupen en tener el corporativo y los empleados, analicen cómo llegar a empezar una idea, qué necesito para generarla y cómo es mantener el inicio; lo demás llega después”. 

5. Celebra tus victorias emocionales

Las victorias emocionales te dan confianza y alta autoestima, lo cual nos prepara para el siguiente reto y nos hace capaces de dar el siguiente paso, no dejes a un lado las pequeñas victorias que tengas en el transcurso de tu vida profesional: un aumento, un ascenso, una compra, un logro profesional, todo es importante y nos ayuda a estructurar un futuro definido. “El éxito no es un fin, es un medio para hacer cosas excepcionales, siempre debemos estar conscientes de ello”. 

¿Cuáles son tus metas profesionales y personales? ¿Qué es lo que haces para lograrlo?

Para saber más: 

Lo que empresas y candidatos deben saber antes de dar el “sí”

¿Buscas trabajo o empleo? Conviértete en empleólogo

¿Más sabe el jefe por viejo que por jefe?

Tu jefe quiere ser tu amigo en Facebook… ¿Lo aceptas?


Relacionadas

Comentarios