'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Líderes emblemáticos: Dalai Lama, el guía de la paz

Este líder se ha encargado de proveer a los demás con ideas de paz y justicia. Su liderazgo pregona una ideología, aún fuera de casa.

11-10-2013, 7:50:13 AM
Líderes emblemáticos: Dalai Lama, el guía de la paz
Tatiana Gutiérrez

Nació en la provincia china de Quinghai en 1935, desde pequeño su vida se vio repleta de retos. A los dos años de edad, fue reconocido como la  reencarnación de su predecesor. Proveniente de una familia de escasos recursos, Tendzin Gyatso, nombre de pila del actual Dalai Lama, asumió el poder y fue refugiado en la India para 1950. 

Sin embargo, los esfuerzos por recibir ayuda de organizaciones y gobiernos fallaron, en 1951 acepta la tutela comunista y firma un tratado donde especificaba que el Tibet era una provincia autónoma. 

Siempre luchó por preservar el sistema tibetano, sin embargo, en 1956, con tan sólo 21 años de edad, Dalai Lama tuvo que enfrentar la primera rebelión antichina en las cercanías tibetanas. La represión sufrida trajo como resultado cientos de muertos. 

El 10 de marzo de 1959: el Levantamiento Nacional Tibetano estalló al defender la independencia histórica del Tibet. Una semana después, el Dalai Lama tuvo que refugiarse en la India, donde fue seguido al exilio por más de 100 mil refugiados. 

A partir de ese momento, ha residido en Dharamsala, India. Autor del Plan de Paz de Cinco Puntos y reconocido por el Premio Nobel de la Paz (1980) y por el Congreso de los Estados Unidos (2007, donde reconocieron con la Medalla de Oro del Congreso. 

En 2011 renunció a sus cargos políticos como representante del gobierno tibetano, para quedar sólo como líder espiritual y religioso

Lecciones de liderazgo del Dalai Lama

Desarrollador de visiones

Durante todo su legado, este líder impulsor ha ido por el mundo reforzando los ideales y costumbres de la gente tibetana y budista. Ha sido reconocido por sus constantes pensamientos sobre la paz y sobre el estado del balance e integridad personal. “La esencia del cristianismo y el budismo es la misma: la práctica del amor, para lo cual es necesario poner énfasis en el perdón y compartir el sufrimiento ajeno”. 

• Luchador constante de objetivos

Se ha encargado de aplicar cada uno de los valores que su origen y religión le han inculcado. Ha defendido la causa principal de su mandato y se ha encargado que su gente comparte esta lucha, es un imán de seguidores. 

Es generador de equipos y talento

Una de sus principales creencias es la interconectividad, sigue la idea de que sólo las personas existen en relación con otras. Para los empresarios este mensaje es primordial, el eje de un negocio sano es la interconexión con sus departamentos y servicios externos. 

• Creador de una cultura de participación y compromiso

Exhorta a toda la humanidad a encontrar soluciones y a mantener una actitud correcta desde el principio. Es generador de confianza y empatía con sus seguidores.

¿Te parece un liderazgo transformacional? ¿Cómo podrías aplicar estas enseñanzas en tu empresa?

Para saber más:

4 pasos para aplicar el budismo en la oficina

Ejercicios prácticos para desaparecer el enojo

Terapias alternativas para la relajación

Relacionadas

Comentarios