ActualidadHistorias

Gobierno de EU, la parálisis agencia por agencia

Ante el desacuerdo en el Congreso sobre el presupuesto de gastos, el principal empleador -el Gobierno- no tiene dinero para pagar y habrá paros progresivos.

01-10-2013, 9:37:56 AM
Gobierno de EU, la parálisis agencia por agencia
Altonivel, con información de agencias

Por primera vez en 17 años, el gobierno de los Estados Unidos amaneció paralizado y una parte importante de sus funcionarios se verá obligada a frenar sus actividades ante la falta de acuerdos entre republicanos y demócratas, para aprobar una extensión temporal del presupuesto de gastos.

Así, el mundo despertó con la noticia sobre el principal empleador de EU. No obstante, esta situación ya se sabía horas antes de la medianoche de ayer, cuando el año fiscal llegó a su fin y las semanas de acalorados debates, enmiendas y rechazos al proyecto de ley no fueron suficientes para evitar que la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca girara las instrucciones a las dependencias federales para que implementen sus planes de cierre.

EU no tiene dinero para pagar a todos sus trabajadores: de los más de dos millones de servidores públicos que hay en el país, alrededor de 800,000 se quedarán sin una plaza o sueldo por tiempo indefinido. Es decir, trabajadores federales sujetos a licencias sin goce de sueldo.

No obstante, sólo se mantendrán en sus puestos los empleados gubernamentales considerados “esenciales”.

Ante esta situación, una de las principales preocupaciones es el efecto que esto tendrá en la economía estadounidense. El presidente Barack Obama fue claro: esto podría frenar la recuperación económica del país.

En este sentido, el mandatario de origen afroamericano aseguró que “un cierre del gobierno tendrá un impacto real en la gente común” y que “será como arrojar una llave inglesa en los motores de nuestra economía justo cuando esos motores empezaban a ganar tracción”.

Al respecto, el diario The Wall Street Journal considera que los mercados enfrentarán una difícil prueba este martes. ¿La razón? Porque el Congreso de EU tendrá menos de un mes de plazo para levantar el límite de préstamo nacional.

Ayer, Wall Street tuvo una caída del 0.84% al cierre de la jornada del Down Jones, ante la incertidumbre sobre si el cierre del gobierno ocurriría o no.

El diario español El País recordó que hace dos años la agencia de calificación Standard & Poor’s, provocó que la nota de solvencia de EU fuera rebajada a la “AA+” y no descarta que pudiera extenderse si se avanza a una crisis.

En todo caso, la disfunción en Washington no se está trasladando en este momento en una gran volatilidad. A corto plazo, se confía en un acuerdo, fue la consideración final del rotativo español.

¿Cómo se realizará este paro de funcione?

El jugador clave en esta situación de cierre será la Oficina de Administración de Personal, pues entre sus actividades se incluyen el envío de avisos de licencias laborales, confirmar que los empleados fueron debidamente notificados, y cumplir con los requisitos legales para el mantenimiento de los registros.

Por ello que desde esta mañana, esta oficina entrega a los empleados federales una notificación oficial apenas éstos se presentan en sus trabajos, quienes deberán ayudar a suspender las operaciones.

Algunas agencias pueden emitir dichos avisos por medios electrónicos y permitir que algunos de sus empleados realicen de forma remota las funciones asociadas al cierre.

Así, un cierre ordenado tomará al menos cuatro horas para completarse, dado que su planificación y ejecución son por demás complicadas por la amplitud de los servicios y programas públicos que se verían afectados por falta de financiación y por las muchas reglas que determinan quién debe ser suspendido sin goce de sueldo y quién no.

¿Qué agencias se verán afectadas?

La falta de acuerdo presupuestario entre republicanos y demócratas mantendrá este cierre parcial del gobierno, el primero desde el ocurrido en 1995, hasta que el Congreso apruebe nuevos fondos, y por lo pronto estos son los efectos que causarán en las órganos y agencias federales, según destaca la agencia EFE:

Casa Blanca.- La principal oficina del país se verá seriamente afectada en su operación, ya que alrededor del 75% de sus empleados será enviado a casa sin sueldo durante el tiempo que dure la crisis. Se espera que solo 436 de los 1,700 trabajadores continúen trabajando como apoyo del presidente Obama.

“Tendremos un personal esquelético”, mencionó ayer el portavoz presidencial Jay Carney.

Departamento del Tesoro.- Cerca de 88% de sus más de 100,000 empleados deberá regresar a casa sin sueldo. Permanecerían trabajando los empleados que gestionan los desembolsos de las pensiones de seguridad social, pero no los encargados de auditorías y otras operaciones relacionadas con los impuestos en la agencia tributaria (IRS).

Departamento de Defensa.- El 50% de los 800,000 empleados civiles del Pentágono serán enviados a casa, mientras que todos los militares –alrededor de 1.4 millones– continuarán trabajando.

Obama firmó la noche de este lunes una ley que permitirá que todos los militares y algunos civiles sigan recibiendo sus cheques durante el cierre del gobierno.

Departamento de Estado.- No verá afectadas sus actividades de manera inmediata, ya que sus fondos provienen de una ley de gastos diferente. Así, las embajadas y consulados en el extranjero continuarán funcionando y se seguirán emitiendo visados para viajar a EU.

Departamento de Seguridad Nacional.- Un 14% de los más de 231,000 empleados serán enviados a casa, dado que la gran mayoría se consideran trabajadores “esenciales”.

No obstante, se espera que deje de operar el programa E-Verify, utilizado por empresarios para verificar el estatus legal de sus trabajadores.

Departamento de Comercio.- El 87% de sus empleados serán enviados a casa sin sueldo, esto es, más de 40,000 de los 46,420 funcionarios que trabajan allí. Con esto, la división encargada de revisar las exportaciones de EU operará con la mitad del personal.

Departamento de Trabajo.- Se prescindirá del 82% de los 16,304 empleados, entre ellos los que trabajan en la Oficina de Estadísticas Laborales, que produce estadísticas económicas como los datos mensuales de desempleo. No obstante, el relativo a septiembre podría emitirse el viernes, según decida la Casa Blanca.

Departamento de Agricultura.- Aún no ha indicado cuántos de sus 100.000 trabajadores serán devueltos a sus hogares, pero se espera que continúen actividades esenciales como las inspecciones de carne, al tiempo que se suspenden las de otros alimentos. También se dejarán de producir informes sobre las estimaciones de cosechas o ventas.

Departamento de Interior.- Prescindirá del 81% de sus 72,562 empleados, y cerrarán todos los parques nacionales, como el Gran Cañón del Colorado, y los monumentos, como la Estatua de la Libertad en Nueva York.

Departamento de Justicia.- Regresará a casa al 15% de sus 114,486 empleados, pero no prescindirá de ningún agente del FBI, ni de la agencia estadounidense antidrogas (DEA), ni de empleados de prisiones federales, ni de fiscales federales.

Agencia Espacial, NASA.- Prácticamente será abandonada, ya que el 97% de sus 18,134 empleados serían enviados a casa, excepto los encargados de misiones de control relacionadas con la Estación Espacial Internacional (EEI).

Departamento de Salud.- El 52% de sus 78,198 empleados dejarán sus puestos. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades mantendrán actividades mínimas, pero no podrán llevar con normalidad su campaña anual contra la gripe.

No obstante, los “mercados de seguros de salud” que entran hoy en vigor como parte de la reforma sanitaria de 2010 funcionarán en un principio sin restricciones.

Departamento de Transporte.- Se prescindirá del 33% de los 55,468 empleados. Permanecerán en sus puestos los controladores de tráfico aéreo, y algunos de los encargados del control de autopistas.

Departamento de Energía.- El 69% de los 13,814 empleados serán enviados a casa. Seguirán trabajando los encargados del control de materiales nucleares y de redes eléctricas, pero no los investigadores.

Departamento de Asuntos de Veteranos.- Sólo un 4% de los 332,000 empleados de esta agencia dedicada a los veteranos de guerra resultarán afectados.

Departamento de Vivienda.- El 95% de los 8,700 empleados serán enviados a casa. Pero seguirán activos los préstamos otorgados por los gigantes hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mac.

¿Quiénes son los culpables de esta parálisis?

Ante esta difícil situación, los propios estadounidenses han desatado una lluvia de acusaciones entre republicanos y demócratas; y la Casa Blanca no está exenta de esta dinámica y responsabiliza por esta situación al presidente del Senado, John Boehner.

La oficina de Obama señala al líder republicano en esta cámara y le acusa de haberse dejado llevar por las fracciones más conservadoras de su partido en contra de la ley de salud que entra en vigor este martes, luego de que el Senado, controlado por los demócratas, rechazó una propuesta republicana aprobada en la Cámara de Representantes que condicionaba el financiamiento para evitar un cierre parcial del Gobierno federal, a un retraso de la aplicación de la reforma sanitaria promulgada en 2010 –Obamacare–.

Con una votación de 54 a 46, el Senado rechazó la medida aprobada el domingo por la cámara baja, lo que propició que el gobierno se viera obligado a suspender algunas de sus actividades.

En respuesta a esos señalamientos, Boehner mencionó que “el presidente (Obama) ha demorado la aplicación de algunas partes de la ley a petición de los sindicatos y de las empresas y nosotros creemos que a todos se nos debe tratar de la misma forma”.

De acuerdo con una encuesta de CNN, el 51% de los estadounidenses culparía a los republicanos por el cierre de gobierno de Estados Unidos.

Cabe señalar que éste es el primer cierre del gobierno federal estadounidense desde 1995, cuando un enfrentamiento similar entre los republicanos y el entonces presidente William Clinton produjo la parálisis de Washington.

Para saber más:

Gobierno de Obama amanece parcialmente paralizado

Obama se resiste a una parálisis de Gobierno

Congreso EU, tranquilo ante paralización inminente

Wall Street examina el verdadero costo de estímulos

Relacionadas

Comentarios