'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Gobierno de Obama amanece parcialmente paralizado

El Gobierno federal de Estados Unidos amaneció parcialmente paralizado por primera primera vez en 17 años, dejando a 1 millón de trabajadores sin sueldo.

01-10-2013, 8:06:57 AM
Gobierno de Obama amanece parcialmente paralizado
Reuters

El Gobierno de Estados Unidos inició este
martes una paralización parcial por primera vez en 17 años, dejando
potencialmente a hasta 1 millón de trabajadores con permisos sin goce de
sueldo, cerrando parques nacionales y frenando proyectos de
investigación médica.

Las agencias federales recibieron la orden de reducir sus
servicios
después de que los legisladores no lograron superar un
estancamiento que planteó nuevas preguntas sobre la capacidad de un
Congreso profundamente dividido para realizar sus funciones más básicas.

Después de que los republicanos de la Cámara de Representantes
presentaron una oferta de última hora para salir del estancamiento, el
líder de mayoría del Senado, Harry Reid, rechazó la idea, diciendo que
los demócratas no entrarían en negociaciones formales sobre gasto “con
un arma apuntando a nuestra cabeza”, en la forma de una paralización del
gobierno.

La disfunción política en el Capitolio también generó nuevas
preocupaciones sobre si el Congreso puede cumplir con un plazo de
mediados de octubre para aumentar el límite de la deuda de 16,7 billones
de dólares
.

Con parte de la atención en las elecciones legislativas del
2014, ambos partidos intentaron rechazar su responsabilidad por la
paralización del gobierno.

El presidente Barack Obama acusó a los republicanos de estar
demasiado comprometidos con los conservadores del Tea Party en la Cámara
de Representantes
y dijo que la paralización podría amenazar la
recuperación económica.

Las apuestas políticas son especialmente altas para los
republicanos, quienes intentan recuperar el control del Senado el
próximo año. Sondeos muestran que posiblemente se llevarán la mayor
parte de la culpa por la paralización, tal como ocurrió durante la
última paralización en 1996.

“Alguien va a ganar y alguien va a perder”, dijo el encuestador
Peter Brown de Quinnipiac University. “En un comienzo, Obama y los
demócratas tienen una leve ventaja”, agregó.
 

El dólar se mantuvo estable el martes, aunque gran parte del Gobierno de Estados Unidos debía iniciar una paralización.

La mayoría de los mercados de Asia cotizaba al alza el martes.

Polarización Política

La paralización, la culminación de tres años de gobierno
dividido y una creciente polarización política, fue liderada por los
conservadores del Tea Party unidos en su oposición a Obama, su rechazo a
la ley de reforma del sistema de salud aprobada por el presidente y sus
promesas de campaña de controlar el gasto.

Obama rechazó negociar las exigencias republicanas y advirtió
que una paralización podría “arrojar una llave en el engranaje de
nuestra economía”.

Algunas oficinas de Gobierno y parques nacionales serán
cerradas
, pero el gasto para las funciones esenciales relativas a la
seguridad nacional y pública continuarán, incluido el pago a los
soldados del Ejército de Estados Unidos.

“No es sorprendente que haya una paralización, lo sorprendente
es que esto no haya ocurrido antes”, dijo el estratega republicano John
Feehery, un ex asesor del Capitolio.

“Tenemos un gobierno dividido con visiones tan diametralmente
opuestas, necesitamos una crisis para obtener cualquier tipo de
resultados”, agregó.

En las horas previas al plazo, el Senado controlado por los
demócratas reiteradamente eliminó medidas aprobadas por la Cámara de
Representantes que unían el financiamiento temporal para las operaciones
del Gobierno a postergar o reducir la reforma al sistema de salud
conocida como Obamacare.

El Senado insistió en financiar al Gobierno hasta el 15 de noviembre sin condiciones especiales.

Si la paralización representa otra molestia en el camino para
un Congreso cada vez más disfuncional o si es una señal de un quiebre
más alarmante en el proceso político podría ser determinado por la
reacción entre los votantes y en Wall Street.

¿Quiénes son los culpables?

“La clave de esto no es qué ocurre en Washington. La clave es
qué ocurre en el mundo real”, dijo el estratega demócrata Chris Kofinis.
“Cuando el ciudadano de la calle se comience a rebelar, y los mercados
financieros comiencen a caer, entonces veremos qué hacen estas
personas”, agregó.

Un sondeo Reuters/Ipsos mostró que cerca de un cuarto de los
estadounidenses culparían a los republicanos por una paralización, un 14
por ciento culparía a Obama y un 5 por ciento responsabilizaría a los
demócratas en el Congreso, mientras que un 44 por ciento dijo que todos
eran responsables.

Una revolución esperada de los republicanos moderados de la
Cámara de Representantes se desvaneció temprano el lunes, después de que
el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, hizo
llamados personales a muchos de ellos para que lo apoyaran en una
votación de procedimiento clave, dijo el representante republicano Peter
King.

Después de que Boehner hizo su llamado, el representante
demócrata Steny Hoyer le pidió que permitiera una votación sobre una
simple extensión del financiamiento del gobierno federal sin agregar
exigencias relativas a la reforma al sistema de salud.

“Te reto a que lo hagas”, afirmó Hoyer.

¿Cómo se realizará este paro de funciones

El jugador clave en esta situación de cierre será la Oficina de Administración de Personal,
pues entre sus actividades se incluyen el envío de avisos de licencias
laborales, confirmar que los empleados fueron debidamente notificados, y
cumplir con los requisitos legales para el mantenimiento de los registros.

Por ello que desde esta mañana, esta oficina entrega a los empleados federales una notificación oficial apenas éstos se presentan en sus trabajos, quienes deberán ayudar a suspender las operaciones.

Algunas agencias pueden emitir dichos avisos por medios electrónicos y
permitir que algunos de sus empleados realicen de forma remota las
funciones asociadas al cierre.

Así, un cierre ordenado tomará al menos cuatro horas para completarse, dado que su planificación y ejecución son por demás complicadas por la amplitud de los servicios y programas públicos que se verían afectados por falta de financiación y por las muchas reglas que determinan quién debe ser suspendido sin goce de sueldo y quién no.

¿Qué agencias se verán afectadas?

La falta de acuerdo presupuestario entre
republicanos y demócratas mantendrá este cierre parcial del gobierno, el
primero desde el ocurrido en 1995, hasta que el Congreso apruebe nuevos
fondos, y por lo pronto estos son los efectos que causarán en las
órganos y agencias federales, según destaca la agencia EFE:

Casa Blanca.- La principal oficina del país se verá
seriamente afectada en su operación, ya que alrededor del 75% de sus
empleados será enviado a casa sin sueldo durante el tiempo que dure la
crisis. Se espera que solo 436 de los 1,700 trabajadores continúen
trabajando como apoyo del presidente Obama.

“Tendremos un personal esquelético”, mencionó ayer el portavoz presidencial Jay Carney.

Departamento del Tesoro.- Cerca de 88% de sus más de
100,000 empleados deberá regresar a casa sin sueldo. Permanecerían
trabajando los empleados que gestionan los desembolsos de las pensiones de seguridad social, pero no los encargados de auditorías y otras operaciones relacionadas con los impuestos en la agencia tributaria (IRS).

Departamento de Defensa.- El 50% de los 800,000 empleados civiles del Pentágono serán enviados a casa, mientras que todos los militares –alrededor de 1.4 millones– continuarán trabajando.

Obama firmó la noche de este lunes una ley que permitirá que todos
los militares y algunos civiles sigan recibiendo sus cheques durante el
cierre del gobierno.

Departamento de Estado.- No verá afectadas sus
actividades de manera inmediata, ya que sus fondos provienen de una ley
de gastos diferente. Así, las embajadas y consulados en el extranjero
continuarán funcionando y se seguirán emitiendo visados para viajar a
EU.

Departamento de Seguridad Nacional.- Un 14% de los más de 231,000 empleados serán enviados a casa, dado que la gran mayoría se consideran trabajadores “esenciales”.

No obstante, se espera que deje de operar el programa E-Verify,
utilizado por empresarios para verificar el estatus legal de sus
trabajadores.

Departamento de Comercio.- El 87% de sus empleados
serán enviados a casa sin sueldo, esto es, más de 40,000 de los 46,420
funcionarios que trabajan allí. Con esto, la división encargada de
revisar las exportaciones de EU operará con la mitad del personal.

Departamento de Trabajo.- Se prescindirá del 82% de
los 16,304 empleados, entre ellos los que trabajan en la Oficina de
Estadísticas Laborales, que produce estadísticas económicas como los
datos mensuales de desempleo. No obstante, el relativo a septiembre
podría emitirse el viernes, según decida la Casa Blanca.

Departamento de Agricultura.- Aún no ha indicado
cuántos de sus 100.000 trabajadores serán devueltos a sus hogares, pero
se espera que continúen actividades esenciales como las inspecciones de
carne, al tiempo que se suspenden las de otros alimentos. También se
dejarán de producir informes sobre las estimaciones de cosechas o
ventas.

Departamento de Interior.- Prescindirá del 81% de
sus 72,562 empleados, y cerrarán todos los parques nacionales, como el
Gran Cañón del Colorado, y los monumentos, como la estatua de la
Libertad en Nueva York.

Departamento de Justicia.- Regresará a casa al 15%
de sus 114,486 empleados, pero no prescindirá de ningún agente del FBI,
ni de la agencia estadounidense antidrogas (DEA), ni de empleados de
prisiones federales, ni de fiscales federales.

Agencia Espacial, NASA.- Prácticamente será
abandonada, ya que el 97% de sus 18,134 empleados serían enviados a
casa, excepto los encargados de misiones de control relacionadas con la
Estación Espacial Internacional (EEI).

Departamento de Salud.- El 52% de sus 78,198
empleados dejarán sus puestos. Los Centros de Control y Prevención de
Enfermedades mantendrán actividades mínimas, pero no podrán llevar con
normalidad su campaña anual contra la gripe.

No obstante, los “mercados de seguros de salud” que entran hoy en
vigor como parte de la reforma sanitaria de 2010 funcionarán en un
principio sin restricciones.

Departamento de Transporte.- Se prescindirá del 33%
de los 55,468 empleados. Permanecerán en sus puestos los controladores
de tráfico aéreo, y algunos de los encargados del control de autopistas.

Departamento de Energía.- El 69% de los 13,814
empleados serán enviados a casa. Seguirán trabajando los encargados del
control de materiales nucleares y de redes eléctricas, pero no los
investigadores.

Departamento de Asuntos de Veteranos.- Sólo un 4% de los 332,000 empleados de esta agencia dedicada a los veteranos de guerra resultarán afectados.

Departamento de Vivienda.- El 95% de los 8,700
empleados serán enviados a casa. Pero seguirán activos los préstamos
otorgados por los gigantes hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mac.

Para saber más:

Obama se resiste a una parálisis de Gobierno

 Congreso EU, tranquilo ante paralización inminente

 Wall Street examina el verdadero costo de estímulos

 ¿Mayor apetito por riesgo será suficiente para el peso?



Relacionadas

Comentarios