'; Alto Nivel
HistoriasTecnología

Jobs review: ¿Biopic fiel o injusta agresión a Steve?

El próximo 4 de octubre se estrena Jobs en el cine y si eres seguidor del extinto genio, seguro sabes que no habrá una, sino 2. Este es el review de la primera.

27-09-2013, 1:33:15 PM
Jobs review: ¿Biopic fiel o injusta agresión a Steve?
Julio Vélez / Twitter: @JulioVelez

El próximo 4 de octubre se estrena Jobs en salas de cine de México. Si eres seguidor del  extinto genio de Silicon Valley, seguro sabes que no habrá una, sino dos películas basadas en su vida. Esta es la primera y, como si se tratara de una competencia con Chabelo, posee la ventaja de haber “pegado primero” y causar un efecto permanente en los cinéfilos… lo malo esque precisamente ese riesgo pudo ser el que la traicionara. ¿Vale la pena ante otras propuestas? ¿Cómo película? ¿Cómo documento fiel?

Lo bueno

La razón principal para ver Jobs es, definitivamente su protagonista. ¡Cuánto debió sufrir Sony Pictures –poseedores de los derechos fílmicos de la biografía oficial de Steve Jobs– al enterarse de que Ashton Kutcher, casi gemelo del famoso emprendedor, había firmado con la propuesta independiente y no autorizada.

Dicen las malas lenguas, que ese fue el detonante para que la distrubuidora sembrara toda clase de obstáculos –entre ellos la enconada oposición de Steve Wozniak– elementos que eventualmente fueron el principio del fin para esta película. Pero no me creas, son rumores.

Aunque la actuación de Kutcher no es la mejor de su carrera –o quizás sí, considerando que no es un buen actor– entrega una interpretación correcta y respetuosa de Jobs en sus diferentes edades, aunque es una pena que en su fase “final” solo se muestre una pequeñísima escena. 

La banda sonora es un verdadero deleite, quizás lo más rescatable de la película. Es como ver Forrest Gump otra vez, con temas de época muy bien sincronizados con la trama. Excepto en aquella extrañísima escena del “viaje astral” del joven y junkie Jobs…

Lo malo

El problema de un filme independiente y/o no autorizado es que, en la gran mayoría de los casos, los escritores tienen que fantasear mucho con pasajes en los que simplemente no encontraron información concreta, en cuyo caso la solución es muy sencilla: poner un anuncio al principio del filme donde se indique que algunos elementos están inspirados, y no son 100% reales.

Y como esto no sucede, es el acabóse: antagonistas extremos, un Jobs exageradamente atribulado y conflictivo –no lo defiendo, aún siendo fan ni teniendo una calcomanía de Get Glue con su rostro pegada en la Mac donde escribo estas líneas– que lamentablemente resulta poco creíble e incongruente con sus logros y visión del futuro.

No, Jobs no fue perfecto en vida y no se trata de canonizarlo. Pero definitivamente –y esto lo dijo el mismo Woz– la historia real se pierde con tanto relleno exagerado.

Esto se hace fatalmente evidente cerca del clímax del filme, donde justo cuando el espectador está deseoso de saber cómo demonios resuelve Jobs sus conflictos internos y embates crueles de sus adversarios, sencillamente salta en el tiempo y nos deja con una cara de desconcierto en nuestra butaca.

Comparando con propuestas similares

Hablamos en Alto Nivel hace unos días sobre el shock emocional que causa ver Agonía y Éxtasis de Steve Jobs, al tocar temas prohibidos, que ni el mismísimo Walter Isaacson toma en su biografía.

No sería justo compararla directamente con Jobs, pues de entrada no se trata de un biopic, sino de un monólogo de un personaje afín a Steve, pero no directamente relacionado con su vida (aunque sí con su obra).

Pero, si somos honestos, para fines documentales Agonía rebasa en demasía a Jobs por su labor periodística y de investigación, y aunque ambas propuestas contienen elementos intencionalmente ficticios, en Jobs resulta molesto por el sencillo hecho de que miles de jóvenes creerán que “ponerse hasta atrás” es la mágica solución para convertirse, de la nada, en un genio. Y así no es, aunque Jobs mismo lo haya declarado alguna vez.

Entonces, ¿vale la pena?

Es importante que, como dijera Alfonso Dosal en Agonía y Éxtasis, “transmitamos la palabra” y comentemos a nuestros conocidos la premisa de Jobs: no la vean como un documento fiel, sino como una adaptación Hollywoodense de calidad regular.

Enfatizo: el asombroso parecido físico e interpretativo de Kutcher es un homenaje a Jobs en sí mismo.

Y visualmente, los filtros para que las escenas luzcan setenteras y ochenteras están muy bien logrados, aderezados con una banda sonora excelente.

Si pagamos nuestro boleto de cine con la idea correcta en la cabeza, sin duda la disfrutaremos. Pero francamente, me quedo en espera de lo que podría ser una de las mejores biopics en la historia del cine con Sony.

Solo espero que elijan a alguien tan parecido como Ashton, y si no, siempre tendremos Los piratas de Sillicon Valley como un correcto homenaje al co-creador de la marca de la manzanita mordida.

Mi calificación en una escala de 0 a 10: 5, pero… ya tú me dirás qué te pareció y con qué ojos la viste.

El próximo viernes te comentaremos sobre los mejores documentales sobre este personaje emblemático para que tengas una visión más crítica antes de lanzarte a la sala de cine a ver la cinta en su fin de semana de estreno.

Para saber más:

Steve Jobs: Crónica desde la butaca ¡y el escenario!

Los errores de liderazgo de Steve Jobs

Samsung, ¿la última pesadilla de Steve Jobs?

Relacionadas

Comentarios