648-232 | 1Z0-414 | 640-692 | 70-534 | 117-300 | 1Z0-533 | 200-310 | CBAP | CISM | E22-283 | 210-260 | EX200 | 1Z0-064 | E10-002 | AHM-520 | 74-697 | 501-01 | C_TERP10_66 | C2150-197 | 70-464 | M70-201 | A00-260 | 1Z0-450 | 102-400 | BH0-006 | M70-101 | 1Z1-060 | PMI-RMP | 1Y0-201 | 1Y0-253 | 1Z0-535 | HP0-J65 | MB2-700 | 117-202 | 1Z1-574 | JN0-100 | 70-462 | 9A0-142 | OG0-092 | 1K0-001 | 70-236 | 1Z0-117 | 300-208 | 070-346 | 070-412 | 070-516 | 070-687 | MB2-708 | JN0-633 | 3002 | 1Z0-067 | 101 | CWNA-106 | 70-385 | OMG-OCUP-100 | C_HANAIMP142 | OG0-091 | 70-487 | 640-916 | HP2-Z34 | C_TBI30_74 | C2090-311 | C9510-317 | HP0-S42 | NCLEX-PN | 599-01 | 70-486 | 1Z0-061 | 1V0-601 | ICGB | HD0-100 | 000-474 | 642-997 | 070-462 | 350-080 | C_TAW12_731 | ADM-211 | C9510-319 | 70-243 | CCD-410 | 9L0-066 | 9L0-521 | 700-104 | 1Z0-408 | BH0-007 | 1Z0-550 | HP2-N36 | C2090-620 | 77-883 | ICYB | HP2-N46 | CISA | PMP | 117-201 | 70-470 | VCS-273 | 648-375 | 1Z0-482 | JN0-332 | A00-280 | ITILFND | AHM-250 | 210-060 | 640-911 | C2010-508 | JN0-694 | 70-463 | C_TSCM52_66 | 70-488 | GPEN | 98-349 | 700-501 | A00-211 | N10-006 | CISSP-ISSMP | 600-503 | JN0-322 | 010-151 | 070-483 | 1Z0-050 | C2060-220 | API-571 | MB6-869 | VMCE_V8 | 1Z1-535 | 70-410 | 400-101 | LRP-614 | 70-692 | M2090-733 | C_TSCM62_66 | 642-996 | GD0-110 | 300-101 | 1Z0-517 | 1Z0-100 | JN0-690 | 1Z0-531 | M2090-626 | MB2-707 | 300-320 | C2180-401 | C2170-051 | 1Z0-803 | 70-347 | MB2-704 | C_TBIT44_73 | 1Z0-514 | PEGACSA71V1 | 9L0-012 | 1Y0-301 | 1Z0-511 | 1Z0-052 | 820-422 | 350-018V4 | 1Z0-228 | 2V0-620 | SSCP | 300-115 | CRISC | ICBB | 70-461 | 1Z0-809 | MB6-703 | 210-451 | 070-457 | 700-270 | 74-343 | 1Z0-144 | 642-998 | 1Z0-883 | JN0-360 | 1Z0-808 | PMI-001 | 100-101 | 070-465 | 070-411 | CCA-500 Decir 'no sé' puede reforzar tu liderazgo
PUBLICIDAD
LO ÚLTIMO

Decir 'no sé' puede reforzar tu liderazgo

Es de humanos errar, reza el dicho, pero ¿qué tan permitido está para los líderes y directivos de una organización? Un experto del IPADE lo explica.

Decir 'no sé' puede reforzar tu liderazgo
Management
Alto Nivel 26-09-2013

Tatiana Gutiérrez

¿Alguna vez has estado en una reunión o junta empresarial y tus colaboradores o equipo de trabajo preguntan o dicen algo de lo que no tienes idea? Para muchos, esta situación podría parecer vergonzosa. ¿Cómo es que un directivo no sabe lo que su equipo de trabajo dice? Para eso es el jefe, se pensaría. Sin embargo, esto ocurre más seguido de lo que puedes pensar y hasta puede ser provechoso.

Con las nuevas aperturas en RRHH y las grandes exigencias del mercado, la diversidad y el desarrollo en el personal es cada vez mayor. Esto no sólo involucra mayor preparación de los directivos, sino mayor conocimiento por parte de los colaboradores del equipo, dejando en claro que todos pueden opinar y que no sólo uno tiene la solución. Pero, ¿qué tan bueno o malo es para un líder equivocarse o no saberlo todo?

“Si bien es cierto que ‘es de humanos errar’, hay que estar conscientes de que un buen líder: ni todo lo sabe ni todo lo hace bien. La humildad es una capacidad que los líderes actuales deben tener (…) ésta no sólo involucra la capacidad de reconocer las fortalezas y debilidades, también implica reconocer qué sabes y que no”, comenta a AltoNivel.com.mx Ricardo Aparicio, profesor del Área  Académica de Factor Humano y de Persona-Familia del Instituto Panamericano de Alta Dirección Empresarial (IPADE). 

Así que a pesar de lo que se puede pensar, decir “no sé” o reconocer el error, ayuda a reforzar el liderazgo con los equipos de trabajo. Y de acuerdo con el experto, este reconocimiento detona en los equipos de trabajo, distintos factores: 

Respeto
Afecto
Comodidad
Confianza
Comunicación
Desarrollo
Reconocimiento

Decir “no sé” para reforzar tu liderazgo

El reconocimiento y la humildad pueden ayudar a reforzar y desarrollar los siguientes puntos con tu equipo de trabajo: 

1. Echando a perder se aprende. “Los humanos aprendemos a través de prueba y error. Cuando estamos frente a una situación incómoda donde no tenemos el control sobre lo que se dice o expone, la única alternativa es reconocer, corregir, aprender e ir hacia adelante”, comenta el experto del IPADE.

Aceptar que se carece de conocimiento es una gran oportunidad para aprender con los integrantes del equipo. ¡No hay nada de qué avergonzarse! Ellos comprenderán y encontrarán una mejor respuesta, tenlo por seguro.

2. Apertura de diálogo e interacción-integración. Es importante generar la idea de que todo el equipo va en la misma dirección y bajo un mismo objetivo. El aceptar los errores con tu equipo de trabajo crea una ventana hacia el diálogo, la innovación y la lluvia de ideas.

Lejos de perjudicar tu reputación, puede ayudar a encontrar soluciones inesperadas. Pero, ¡cuidado! Esto no quiere decir que dejar en manos de tu equipo las respuestas sea una solución, también debes demostrar que el desarrollarse y prepararse son cualidades de los directivos. 

3. Incentivas el desarrollo. “El conocimiento mutuo es algo necesario en una organización donde se quiere desarrollar talento (…) Cuando hay libertad de opinión, las empresas no sólo desarrollan espacios y círculos de confianza, también liberan la innovación, la creatividad y generan los medios para lograrlo”, comenta Aparicio. 

4. Demuestras compromiso. Al respecto, Rebecca Otis, Social Media Manager en la agencia de marketing digital Thirt Coast, de Chicago; asegura que una acción humilde de reconocimiento crea la idea, con los colaboradores, de un compromiso con el equipo. “Demuestra que se está abierto a la colaboración y compromiso, que el líder puede encontrar una respuesta ante algo desconocido”, esto puede reforzar la confianza y comunicación con ellos. 

Pero bien dicen que decirlo es muy distinto a hacerlo. Si eres de esas personas que no pueden reconocer sus errores por más que se lo proponga, a continuación te damos un paso a paso realizado por WikiHow.com para reconocer nuestros errores. 

Paso 1. Acepta que no eres perfecto

Es bueno e ideal pensar de manera positiva en cada acción que se tiene y tener la seguridad que puedes hacerlo. Sin embargo, ir con la idea de un posible fracaso puede ayudar a crear un estado de tranquilidad y desestrés cuando llegue a suceder. Recuerda, no es estar predestinado a un error, es saber que existe la posibilidad. 

Paso 2. Revisa lo que estuvo mal

Asegúrate de aprender sobre el tema, evita que vuelva a suceder por un tema en específico. Estudia, actualízate y aprende. 

Paso 3. Aprende de tus errores

Nadie es perfecto y esto nos ayuda a saber que podemos ser vulnerables en cualquier momento. Reconocer tu error y aprende de ello. 

Paso 4. Escucha y no dejes que te afecte

Una vez que hayas abierto el diálogo con tu equipo de trabajo, escucha sus puntos de vista, respuestas e ideas; asegúrate de exprimir su conocimiento de manera positiva y deja a un lado  la creencia de que el jefe debe saberlo todo. 

¿Aceptas tus errores? ¿Cómo es la dinámica con tu equipo de trabajo?

Para saber más: 

Tres lecciones que Bill Gates aprendió de Warren Buffett

10 frases que no debes decir en el trabajo

3 claves de éxito de Lionel Messi

COMENTARIOS
Siguiente ¿Qué le pasó a Lionel Messi?

¿Qué le pasó a Lionel Messi?

Por qué el hombre con más logros en la historia del futbol falló de nuevo en el reto que tenía con su selección. Su crisis y la salida que tomó nos deja varias lecciones que a continuación analizamos.