'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Wall Street examina el verdadero costo de estímulos

La flexibilización cuantitativa no está teniendo el efecto deseado de ayudar a la economía de EU a alcanzar velocidad de despegue.

24-09-2013, 2:38:01 PM
Wall Street examina el verdadero costo de estímulos
Monica Coronatti, editora de Sala de Inversión América.

Todo quedó como estaba, sin que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos comience con el llamado tapering que en cierta medida había sido descontado por el mercado, pero en Wall Street sigue preocupando que los costos del programa de compra de deuda sobrepasen a los beneficios.

Y no es de extrañar, ya que de acuerdo con un reciente estudio realizado por dos economistas de la Fed de San Francisco, el programa QE2 tan solo añadió un 0.13% al PIB real a finales de 2010 y solo un 0.03% a la inflación.

Por otra parte, la tasa media de crecimiento del PIB en 2.1% desde el segundo trimestre de 2009 es una prueba más de que la flexibilización cuantitativa no está teniendo el efecto deseado de ayudar a la economía a alcanzar velocidad de despegue.

Si bien es cierto que la política fiscal restrictiva en EU ha jugado un papel importante en retrasar el crecimiento, incluso antes de aumentar los impuestos a las nóminas más altas, el PIB real tampoco crecía a niveles óptimos.

La certeza o error de dicho argumento será puesta a prueba en unos días con la revisión del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre, cuya lectura se anticipa en 2.7%, dos décimas más que la anterior, gracias a un mayor aporte de las exportaciones y de la inversión interna privada.

Otro punto fuerte de la agenda económica serán los ingresos y gastos personales, con incrementos estimados de 0.3% y 0.4%, respectivamente, en agosto.

Las crecientes señales de especulación en algunos mercados inmobiliarios están empezando a dar credibilidad a las preocupaciones del presidente del banco de la Fed de Kansas City de que el continuo elevado nivel de flexibilidad monetaria ha aumentado los riesgos de futuros desequilibrios económicos y financieros.

El índice de ventas de nuevas viviendas se encargará de tomar la temperatura al sector inmobiliario. Hay expectativas de una recuperación de la demanda que bajó abrupta e inesperadamente en julio (-13.4%) a su menor nivel en nueve meses, debido al reciente aumento de las tasas hipotecarias.

Sin embargo, en agosto los analistas anticipan un aumento del 7.4% en las ventas a 423,000 viviendas.

Por otra parte, el índice de precios de las casas en las 20 mayores metrópolis de EU elaborado por S&P Case-Shiller posiblemente suba un 12.5% en julio, y los precios de acuerdo con la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios crecerán un 0.9%.

Además, para anticipar la dirección que llevará el consumo habrá que analizar el índice de confianza del consumidor elaborado por el Conference Board y previsto en 80.4 puntos en septiembre, y el informe de la Universidad de Michigan, anticipado en 78 puntos desde 76.8 el mes previo.

En el sector industrial se contará con los pedidos de bienes duraderos, que no tendría variación en agosto, después de anotarse su peor caída en un año en julio (-7.3%) por el enfriamiento del gasto desde ordenadores a equipamientos de defensa.

Para saber más:

¿Mayor apetito por riesgo será suficiente para el peso?

¿Qué aprendió Twitter de Facebook para salir a bolsa?

México-China, hacia una relación provechosa

Relacionadas

Comentarios