'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Memorias del Lunes Negro: ¿Vientos de crash bursátil?

Un 19 de octubre de 1987, ocurrió el crash bursátil en la que cientos perdieron su fortuna en cosa de minutos. En pleno 2013, ¿hay riesgos de otro crash?

23-09-2013, 12:01:04 PM
Memorias del Lunes Negro: ¿Vientos de crash bursátil?
Guadalupe Parral García

Un 19 de octubre pero de 1987, ocurrió uno de los peores momentos financieros en toda la historia: el lunes negro, cuando cientos de personas lo perdieron todo.  El crash del 19 de octubre de 1987 fue un triste episodio del sector bursátil bursátil. Éste se dio por un boom con un rendimiento del 690 por ciento entre enero y octubre de ese año, y cuyo crecimiento en los precios de las acciones se dio en un entorno de inflación muy acelerada, que en 1987 alcanzó el 150 por ciento.

Ese fenómeno, significó la más grande caída en un sólo día del mercado de valores. El Dow Jones perdió un 22.6% de su valor el 19 de octubre de ese año. Ese día, el mercado de futuros estaba recibiendo miles de millones de dólares en minutos.

Crash es una caída vertiginosa de las cotizaciones en la mayoría de los valores de una o varias Bolsas durante un corto periodo. El término comenzó a utilizarse tras las caídas bursátiles de 1873 en Viena (Austria) ante una reacción de pánico entre los accionistas, que al mismo tiempo producen órdenes de venta masivas, a la vez que se paralizan las compras de acciones ante la perspectiva de nuevas bajadas sucesivas en el mercado de valores.

Entre los cracks bursátiles más conocidos están el Crack de 1929, el Lunes Negro de 1987 y la Crisis de Octubre de 2008.

Pero el memorable es el de 1987, cuando en un sólo día se evaporaron 500 mil millones de dólares del índice Dow Jones. Los mercados de todo el mundo se colapsaron de la misma forma. Cuando los inversionistas escucharon que se estaban dando ventas masivas, comenzaron a llamar a sus operadores de bolsa.

La mayoría de los inversionistas que estaban vendiendo, ni siquiera sabían porque lo hacían, excepto que veían que “todos los demás estaban haciendo lo mismo”. Esta mentalidad irracional causó la caída tan extrema en la bolsa. Muchas bolsas de valores y mercados de futuros fueron cerrados por el resto del día.

¿Estamos cerca de un crash bursátil?

Ahora, 26 años después ¿estamos frente a un escenario que avizora otro crack? Desde hace mucho tiempo se viene hablando de un potencial crash bursátil. Algunos analistas están prediciendo un crash como el de 1987, mientras que otros aseguran que no habrá nada más que una pequeña corrección antes del próximo rally.

Es difícil predecir un crash, pero hay señales que advierten que el mercado está sobrecomprado y se puede ver una corrección. Si por alguna razón se repite la historia, podría ocurrir lo que pasó hace 26 años, afirmó Kim Cramer Larsson, analista técnico en un reporte para Saxo Bank.

Pero realmente ¿cuántas posibilidades de un crash bursátil existen? Si observamos un análisis semanal del Dow Jones de Industriales de media entre 1987 y 2013, señala el reporte de Sako Bank, se puede ver un cierto grado de similitudes. La lectura más alta en el RSI (Indicador de Fuerza Relativa por sus siglas en inglés) en 1987 se produjo en la última semana de marzo. En este año, se produjo en la primera semana de abril.

La divergencia del RSI en 1987 se estabilizó en agosto, pero en 2013 se produjo a mediados de mayo y fue “confirmado” de nuevo a finales de julio (es decir, hay una ligera diferencia en la imagen de la divergencia). Pero, en ambos casos, el periodo temporal para la divergencia del RSI es de alrededor de cuatro a cinco meses (22 y 17 semanas respectivamente).

¿Esto quiere decir que se va a experimentar una caída del mercado? No necesariamente. Pero significa que hay un desequilibrio en el mercado que necesita ser “negociado” a través de una corrección, por ejemplo.

México lejos de un crash bursátil

Pese al panorama económico poco alentador, México no se encuentra en condiciones de presentar un crash bursátil, enfatizó Miguel Ángel Corro Manrique, director del departamento de Economía del Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

“Sí, sabemos que hay una desaceleración de la economía, como bien nos dimos cuenta recientemente durante el Primer Informe. Ello, nos lleva creer que un crash bursátil para nuestro país está lejos, pero el riesgo ahí está”, señaló.

¿Cómo nos afectaría? “Algunas empresas dejarían de producir, entonces se generaría una escasez de alimentos. Y no sólo eso, también habría menos empleo. Imaginemos la situación: desempleo y precios altos. Un escenario complejo”, indica.

Anécdota de un millonario

“A río revuelto, ganancias de pescadores” es una frase típica en el medio bursátil, que hace referencia a que cuando el pánico se apodera los mercados, aquellos que tienen paciencia, sabiduría y experiencia logran pescar excelentes oportunidades de compra. Un ejemplo de gran pescador es el empresario de origen libanés, Carlos Slim.

En 1982, México estaba sumido en una crisis económica con inflación, fugas de capitales, devaluación y deuda. La caída en los precios del petróleo  obligó a México a caer en picada. De marzo a junio de 1982, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvo una caída del 52 por ciento.

Ese negro panorama llevó a que grandes inversionistas extranjeros perdieran confianza en el país y vendieran millones de acciones. A ese río tan revuelto, Carlos Slim comenzó a pescar verdaderas gangas.

El mercado de valores en México nació en 1978 (en su estructura actual), y para 1982 era un mercado aún intrascendente y las acciones de las empresas públicas eran vendidas a precios muy bajos. Esa caída del 52 por ciento hizo esos precios más bajos. Muchas empresas se vendían a un 5 por ciento de su valor en libros.

Así, el hombre más rico del mundo empezó a invertir en empresas como Sanborns, General Tires, Reynolds Aluminio, entre muchas otras.

Para saber más:

Caída de Bolsa de Tokio no debe preocupar: Black Rock

6 películas para entender la crisis económica mundial

Relacionadas

Comentarios