HistoriasNegocios

México-China, hacia una relación provechosa

EPN enfocó la mirada de su política económica expansiva en China, que, consciente de su posición geográfica estratégica, lo ve como apoyo para entrar en EU.

23-09-2013, 10:03:09 AM
México-China, hacia una relación provechosa
Patricia Ortega / Twitter: @PatyOrtegaM

Durante el sexenio de Felipe Calderón las relaciones con China se vieron afectadas tras la reunión que el presidente de la República mantuvo , a finales de verano de 2011, con el Dalai Lama. No tardó la embajada China en manifestar su descontento y en bloquear algunos posibles acuerdos mercantiles como la exportación de carne de cerdo al continente asiático.

Dos años más tarde y con la llegada del nuevo presidente, Enrique Peña Nieto, las cosas parecen haber cambiado de forma sustancial. Y eso que durante las elecciones ningún partido político mostraba una estrategia definida hacia el tema chino. En abril del presente año, el presidente mexicano acudió al Foro de Boao y más tarde, Xi Jinping, presidente de la República Popular China, visitó México en junio de 2013 como una de las paradas pertinentes en su visita a América Latina de forma oficial.

Durante la reunión mantenida con Peña Nieto, el presidente de la República Popular China fue recibido con honores y la Declaración Conjunta entre China y México fue firmada por ambos gobernadores.

Acuerdos México-China

En la misma declaración se habla de diálogo conjunto y de un esfuerzo por ambas partes para lograr una relación bilateral que vele por el desarrollo económico de los dos países.

También durante la visita de Xi Jinping se informó de la entrada al mercado chino de carne de cerdo mexicana, de la aceleración en la cuestión del acceso del tequila cien por ciento de agave al mercado chino, del intento de solucionar los problemas que acontecen en el sector de la industria textil, de la creación de un grupo especializado en relaciones económicas México y China y la realización de una cumbre empresarial China–Latinoamérica para 2015 con sede en México.

Afianzan lazos

Antes de la reunión de los líderes del G-20 que tuvo lugar a principios de septiembre en Rusia, ambos presidentes se reunieron para revisar el progreso de sus acuerdos. Hecho que supuso la tercera reunión en menos de un año en favor de las relaciones México–China.

Al mismo tiempo, hicieron pública la creación de un fondo de inversión entre China y México y la aprobación preliminar del Export-Import Bank de China que consiste en una línea de crédito por 500 millones de dólares (más de seis mil millones de pesos) al Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) de México.

Ventajas

Una vez que Enrique Peña Nieto fue elegido como presidente de México, las miradas de su política económica expansiva se dirigieron hacia China. Somos un país que por su localización geográfica obtiene cierta posición en el mercado norte americano. China es consciente de ello, y por eso ve a México como una herramienta de apoyo para introducirse en Estados Unidos. Hecho que nos obliga a no olvidarnos de Estados Unidos a la hora de realizar pactos comerciales con el país asiático.

Bien es cierto que los analistas se mostraban reticentes ante los primeros movimientos entre EPN y Xi Jinping ya que consideraban que la exportación de tequila o de cerdo era una inyección de dinero mínima para México; se han calmado un poco más tras el anuncio de la aprobación del crédito concedido por Export-Import Bank de China.

Con este acercamiento, México se posicionará en el mercado de Asia-Pacífico, se convertirá en un país muy atractivo para invertir, aumentará la industria, crecerá el empleo e incluso se acrecentarán las ganancias provinientes del sector turístico.

Este acercamiento entre países supondrá también un gran acuerdo de cooperación en ciencia y tecnología ya que se ampliarán de forma notable el número de becas concedidas para el intercambio cultural entre ambas regiones.

Desventajas

A pesar del futuro prometedor que depara esta relación comercial, conservamos numerosos ejemplos de acuerdos fallidos entre México y China. No nos podemos olvidar de la erosión que ha provocado el mercado chino en la industria manufacturera mexicana o el caso Dragon Mart, que no solo dañará al ecosistema sino que la dirección del complejo está acusada de determinadas vinculaciones con el contrabando de acero o con la falsificación de visados y en general, se acusa al país entero de “malas prácticas” tanto laborales como económicas o sociales.

Al mismo tiempo, si la economía mexicana ya es predominantemente dependiente de los mercados externos, con esta nueva alianza nos podríamos volver más susceptibles a lo que ocurre fuera de nuestras fronteras que a la situación económica interna.  

Sectores de oportunidad

Si las relaciones entre el país asiático y la región azteca siguen fluyendo, nos encontraremos un panorama económico para México lleno de buenos augurios a través de la inversión de capital chino en el país y el considerable crecimiento en el mercado comercial, tanto local como internacional, a través de las exportaciones y las importaciones.

Así como podremos observar cierta mejoría en los sectores energético, de automoción y de la industria.

Para ello, y como bien indica el analista Dussel Peters en su Agenda Estratégica México-China, las autoridades mexicanas y el sector privado deben actuar de inmediato para atraer la inversión extranjera directa china, tal y como está sucediendo en el resto de América Latina.

Lo que sí es una realidad hoy en día y ha reiterado en repetidas ocasiones Enrique Peña Nieto, México y China no tendrán, por el momento, un tratado de libre comercio.

Para saber más:

China, la alfombra roja de Latinoamérica

TLC con China, inconveniente para México

México-China: Economías que no encajan

México presenta a China programa de inversiones

Relacionadas

Comentarios