ActualidadHistorias

Aguirre festejaba mientras Guerrero se inundaba

Pese a los reportes y alertas sobre la tormenta, el gobierno guerrerense no realizó acciones preventivas por estar ocupada con los detalles de una fiesta.

23-09-2013, 9:44:20 AM
Aguirre festejaba mientras Guerrero se inundaba
Altonivel, con información de Proceso

Al parecer, los daños generados por “Manuel” en Guerrero pudieron prevenirse, sin embargo esto no fue posible porque el gobernador Ángel Aguirre Rivero y su administración se encontraban de fiesta.

Mientras las lluvias desbordaban ríos, reventaban presas, generaban deslaves y corrientes que arrasaban con todo a su paso, el mandatario estatal convivía con sus predecesores Rubén Figueroa Alcocer y René Juárez Cisneros, así como otros políticos, en la Casa de Gobierno, donde el ritmo del mariachi acallaba los golpes de agua que poco a poco generaron la contingencia que marcó a Guerrero y otros estados durante el fin de semana patrio.

De acuerdo con el reportaje “Llovía y llovía y el gobernador Aguirre bebía y bebía…“, publicado en Proceso, reportes y alertas difundidos por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), organismo dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), señalaban la gravedad de la situación ante los fenómenos meteorológicos y recalcaban que las afectaciones en el corto plazo serían considerables, refiriéndose a las posteriores tres horas como claves para extremar precauciones y prevenir desastrosas afectaciones.

No obstante, las tareas del gobierno de Aguirre Rivero se centraron en afinar los últimos detalles de la noche del viernes 13, cuando recibiría en su residencia oficial a cerca de 300 invitados para festejar el bicentenario de la instalación del Primer Congreso de Anáhuac en la catedral Santa María de la Asunción, donde José María Morelos proclamó los Sentimientos de la Nación.

Si bien la contingencia no fue tema de conversación en la mesa donde Aguirre departía con sus invitados, el periodista Luis Flores Lonazkuo solicitó permisó a la emisora ABC Radio alrededor de las 18 horas de ese día, horas antes de que iniciara el convite gubernamental, para interrumpir la programación y dar el aviso a la población guerrerense, así como difundir las llamadas de auxilio de pobladores de la capital y de otras regiones del estado.

“No conozco ninguna alerta de autoridades federales, estatales o municipales. Me orienté por las imágenes del meteorológico, llamé a los colegas de las diferentes regiones y supuse que la situación sería mucho más grave que la ocasionada por el huracán Paulina (octubre 1997). Entonces pedí permiso a la gerencia de la estación para interrumpir los programas cotidianos y darle voz a la gente. Tengo grabadas más de 700 llamadas de auxilio”, dijo el periodista en entrevista telefónica a Proceso, quien desde la tarde del viernes 13 no ha soltado el micrófono de ABC Radio, sirviendo como enlace entre pobladores y autoridades.

Así, mientras que esta emisora lanzaba mensajes de alerta a la población sobre la tormenta y familias enteradas se veían obligadas a abandonar sus viviendas para conservar la vida, el gobernador se preparaba para recibir a sus invitados. Días más tarde, el propio Aguirre Rivero calificaría como el peor desastre natural de la historia de Guerrero.

De acuerdo con la la edición de esta semana de la revista, se indica que esta situación deberá repercutir en una investigación, ya que a pesar de la información previa a la contingencia no se llevaron a cabo las acciones pertinentes para prevenir las afectaciones que derivaron en decenas de muertos y desaparecidos, severos daños a los bienes y propiedades de de miles de guerrerenses, y fuertes deterioros a la infraestructura -que cerraron carreteras e impedían la actividad aérea-, entre otros impactos negativos.

Para saber más:

Reanudan circulación en autopista México-Acapulco

‘Manuel’ e ‘Ingrid’ el saldo de una pareja destructiva

Cómo ayudar a damnificados ante la emergencia nacional

Relacionadas

Comentarios