HistoriasTecnología

Steve Jobs: Crónica desde la butaca ¡y el escenario!

Agonía y Éxtasis de Steve Jobs es una obra polémica que viene muy bien en momentos en los que Apple y Samsung han hecho sus lanzamientos del año. ¿La verías?

12-09-2013, 1:40:39 PM
Steve Jobs: Crónica desde la butaca ¡y el escenario!
Por: Julio Vélez / Twitter: @JulioVelez

Esta semana tuve la oportunidad de ver finalmente la tan comentada puesta en escena Agonía y Éxtasis de Steve Jobs. Como fan semi-incondicional del fundador de Apple, tengo que decir que el monólogo no me llamó la atención en un principio, cuando se comentaba su viral éxito en los Estados Unidos.  Pero eso cambió cuando supe que en España estaba funcionando muy bien. Y cuando llegó a México con una combinación del calibre de Alfonso Dosal (Rojo) haciendo mancuerna con la talentosa directora Claudia Romero (Un Dios salvaje), se volvió obligatorio verla.

¿A dónde te lleva la obra?

Revelar las conclusiones de Agonía y Éxtasis sería injusto… casi tanto como contarle a un novato en Star Wars que el antagonista principal es realmente el padre del héroe (una disculpa al ermitaño al que acabo de revelar este spoiler).

Aclarar que Alfonso NO interpreta a Jobs en sí, quizás sorprenda a muchos –francamente, y por alguna extraña razón, yo lo pensaba así– pero es importante decirlo para aclarar de qué va la obra:

Al principio, el periodista y autor, Mike Daisey, trató de llevar sus investigaciones sobre Apple en forma de documental, pero decidió convertirlo en un monólogo que tiene algo de ficción y humor durante la narración del protagonista y que en México obtiene una estupenda tropicalización finamente lograda por Dosal.

El personaje nos lleva paralelamente por pasajes poco conocidos de la vida de Jobs –con detalles que obviamente no aparecen en la biografía de Walter Isaacson– y la narración de su viaje a Foxconn, la colosal y legendaria fábrica de componentes electrónicos de Tucheng, donde grandes gadgets como PlayStation 3, Kindle y iPhone son ensamblados, mayormente por miles de manos humanas con salarios ínfimos y horarios extremos.

Quienes han leído un poco sobre el escándalo de trabajadores suicidas, menores de edad, sobreexplotados en aquella fábrica y el supuesto consentimiento de Jobs a este respecto, seguro les da una idea del rumbo que toma la historia. Pero créanlo: va más allá de atacar al amado líder y la manzanita mordida que muchos siguen ciegamente.

¿A favor, o en contra de Apple?

Mucho se dijo que la obra de Mike podría verse seriamente atacada tanto por hiper-fans de Apple como la marca misma, en ese caso con acciones legales. Pero hasta la fecha, no se ha registrado demanda en ningún rincón del mundo donde se presenta la obra y el auditorio está muy lejos de mostrarse agresivo, sobre todo tras su impactante conclusión.

Quizás habría sido buena idea charlar con algunos asistentes al finalizar la obra y preguntarles cómo había cambiado su perspectiva ésta. Pero sucedió algo mejor y es por eso que este artículo está escrito en primera persona: la producción tuvo a bien invitarme para un emocionante debate al concluir el monólogo.

Sentado a lado de Alfonso, en el escenario, la cuarta pared se vino completamente abajo, convirtiendo el teatro entero en una gran mesa de charla entre seres humanos, recién concientizados de una problemática silenciosa que, si bien no nos afecta en una forma directa, sí está afectando el mundo en que vivimos, el que estamos dejando a nuestros hijos.

Fue emocionante compartir impresiones y opiniones con personas de diferentes edades y punto de vista: desde la señora que fue obrera en una fábrica de velas y hoy es especialista en marketing, quien decidió no comprar el nuevo iPhone 5S tras lo que aprendió en la obra (yo no llegaría tan lejos), hasta el valiente señor cuarentón que nos mostró sin pena su lustroso Nokia 1100 de hace 10 años.

Más que un debate, la velada se convirtió en una sesión amena, con hombres, mujeres y jóvenes en complicidad y con la resolución de “hacer algo al respecto”, pero no con un mitin en Reforma, ni la absurda decisión de irse a una montaña y vivir sin energía eléctrica u objeto hecho por la mano del hombre en una fábrica. Pero sí con la idea de cambiar la forma en la que tratamos y nos trata la tecnología y la brecha significativa que a veces abre entre nuestras propias familias.

En conclusión: Agonía y Éxtasis de Steve Jobs es una obra imperdible no solo para entusiastas de la tecnología, sino para sus detractores. Como comenté en el debate final: es cierto que no vamos a cambiar el mundo ni una micra si decidimos comprar o no el próximo iPhone o smartphone de moda. Pero definitivamente, el estar conscientes de lo que sucede detrás de la creación de nuestro caro juguetito nos hará ver el mundo de un modo diferente. Y, ¿quién sabe? En una de esas, somos el próximo Jobs… ¡y lo cambiamos, una persona a la vez!

Agonía y Éxtasis de Steve Jobs se presenta los días domingo a las 4:30 y 6:30 pm, lunes y martes a las 8:00 pm en el Teatro del Hotel NH, en la Zona Rosa de la Ciudad de México. Si nos lees desde el interior de la República Mexicana, ¡vale la pena el viaje! Reserva al 52071498

Si ya viste esta obra, ¿qué te pareció? ¿Comprarías un gadget sin pensar en lo que hay detrás de él?

Para saber más:

Apple extraña a Steve Jobs y sus fanáticos esperan el milagro

Apple presenta iPhone 5S y iPhone 5C

Relacionadas

Comentarios