HistoriasInnovaciónManagement

Design Thinking, un proceso para innovar efectivamente

Empresas como Zara, Google, Microsoft, P&G y Apple utilizan esta estrategia que, a diferencia de otras, centra su foco en el consumidor o cliente potencial.

09-09-2013, 7:21:50 AM
Design Thinking, un proceso para innovar efectivamente
Tatiana Gutiérrez

Ernesto es dueño y fundador de una empresa de diseño y estrategias publicitarias. Su dinámica es muy rápida. Al mes, reciben de dos a tres propuestas de campaña, su tiempo para generar ideas creativas que les permita quedarse con la cuenta, es muy corto. Para este mes, el equipo de Ernesto y su socio ha sido exhaustivo y su empresa necesita, de manera urgente, un nuevo método para implementación de ideas que sea rápido y eficiente.

En el mercado de las ideas existen numerosos métodos para implementar innovación, creatividad y eficiencia, sin embargo, no todos son flexibles en cuanto al tiempo y la participación. Y SAP desarrolló -desde hace media década- un método para todos aquellos que buscan llenar, de manera precisa, todas estas exigencias. Se llama Design Thinking

Para Ernesto, esta metodología puede brindarle tres cosas esenciales: una solución deseable, técnicamente viable y económicamente rentable.

“Esta metodología ayuda a resolver problemas reduciendo, en gran medida, los riesgos en las organizaciones y aumentando las posibilidades de éxito (…) es una nueva forma de trabajar donde se busca llenar dos aspectos esenciales: encontrar el problema que se quiere resolver e identificar las oportunidades o áreas de solución. Todo, a través del trabajo en equipo”, comenta Ángel Mendoza, head of Business Transformation Services Consultoría de SAP México

¿Por qué Design Thinking? Este es un dato curioso, en un principio, empresas que necesitaban creatividad e innovación lo implementaban como una buena estrategia para la obtención de soluciones ante la necesidad de nuevos proyectos. Empresas como Zara, Google, Microsoft, P&G y Apple, la utilizan.

Tim Brown, presidente de IDEO y profesor de Ingeniería de la Universidad de Stanford, define al Design Thinking de la siguiente manera: “Es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”. 

¿En qué consiste su metodología?

Para los expertos de SAP, la metodología se divide en dos partes fundamentales: Entendimiento del problema y Desarrollo de soluciones.

Etapa 1

Paso 1. Entiende el problema. En esta etapa se necesita identificar cuál es el problema en el que se ve inmerso la empresa. “Lo más importante es identificarlo, aquí el trabajo en equipo es fundamental para que todos comprendan cuáles son las necesidades de la organización ante la problemática”, comenta Mendoza. Esta etapa se realiza a través de un brainstorm.

Paso 2. Investigación. Aquí se hace una investigación a profundidad, la empresa busca encontrar cuáles son las necesidades a través de distintas metodologías como: 

Entrevistas
Shadowing a empresas y clientes
Experimentación propia
Investigación sobre industria y competencia
A través de líderes de pensamiento

Paso 3. Sintetiza y suma hallazgos. Una vez que haya pasado la etapa de investigación, el equipo se reúne y concluye la etapa de entendimiento del problema. Realiza una lluvia de ideas para ver qué arrojaron los resultados de la investigación (la ideas deben ser concisas y rápidas). Para concluir con la problemática. 

Etapa 2

Paso 4. Desarrollo de ideas para la solución de la problemática. “Se trata cerrar soluciones de manera integral, en esta etapa se busca encontrar ideas innovadoras que de acuerdo a las necesidades del cliente o la empresa puedan satisfacer la solución del problema, cada integrante del equipo brinda soluciones y cada una de ellas se toman en cuenta, se trata de que todos participen”, indica. 

Paso 5. Desarrollo del protocolo de baja fidelidad. Una vez que las ideas hayan sido evaluadas y concluidas, la hora de poner en práctica ha llegado. El equipo se dedica a realizar un prototipo de baja fidelidad que les permita ver la solución inmediata a muy bajo costo. En esa etapa se desarrolla el prototipo que se presenta a la empresa o al cliente. 

Paso 6. Implementación del prototipo de alta fidelidad. Una vez evaluado el prototipo de prueba, se pasa a la etapa final, la creación del prototipo final con estándares de alta calidad y fidelidad. 

“Esta metodología permite el famoso esquema de abrir y cerrar. Abrimos para tener mucha información y conocimiento y cerramos para concluir los puntos clave. Se avanza de  forma más clara y rápida a comparación de otras metodologías, además es muy divertida y fácil de implementar, no necesitas mucho material, solo posti it y plumones, eso es todo”, comenta Ricardo Pérez, energy&Natural Resources Industry Lead Delivery Office de SAP. 

¿Dónde y cómo implementarlo?

Para estos expertos la metodología del Design Thinking es muy flexible. Se puede utilizar en cualquier situación donde se necesite resolver un problema, donde hayas retos y donde exista una necesidad. Si bien fue creada para diseñar grupos o soluciones innovadoras, también se puede utilizar para resolver cualquier tipo de problema en la vida real, SAP lo utiliza para la solución de planes estratégicos, talleres de servicio al cliente y consultoría con valor agregado, indican. 

A continuación, siete reglas que los expertos de SAP aseguran te ayudarán a comprender mejor la metodología de Design Thinking.

1. Actúa de mediador: Sé el intermediario entre tu equipo y otros miembros de la empresa. Transmite las preocupaciones de tu equipo a la gerencia y los objetivos de la gerencia a tu equipo. Motiva a los empleados, transmite entusiasmo y energía. Exprésales cuán creativos son, protégelos de las presiones externas  y otórgales autonomía.

2. Confía en tu equipo: Ten confianza en que optarán por las soluciones adecuadas y plantéales el desafío de alcanzar soluciones aún más innovadores. Bríndales a los miembros de tu equipo el tiempo y la oportunidad de demostrar  y desarrollar sus habilidades.

3. Arma un equipo multidisciplinario: Solo con personas que posean distintas habilidades y que trabajen por un objetivo en común podrás ser realmente innovador. Todo el equipo debería participar en actividades creativas desde el inicio del proyecto.

4. Exige exploración y aprendizaje: La innovación y el Design Thinking requieren de la exploración de nuevos espacios y el aprendizaje de nuevas verdades. Esto no siempre surge naturalmente. Convierte el aprendizaje y  la exploración en una necesidad para todo el equipo, incluyéndote a ti. Otórgale a tu equipo el tiempo y el presupuesto suficiente para que puedan hacerlo.

5. Promueve una cultura de feedback: Haz que los miembros de tu equipo opinen sobre el rendimiento del resto. No te preocupes si esto detiene de alguna manera el trabajo; a largo plazo te ahorrará tiempo.

6. Fomenta un ambiente creativo: La creatividad requiere del tiempo,  ambiente y la atmósfera adecuados. Da lugar a experimentos para probar nuevas herramientas y métodos y brinda un espacio creativo que promueva el pensamiento inventivo.

7. Celebra los éxitos y los fracasos: Un fracaso temprano puede ser una bendición. Si reconocemos los errores a tiempo, el equipo puede enfocarse en pensar mejores ideas.

(Con información de innovación.cl, Fuente SAP)

¿Utilizarías esta metodología? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Para saber más: 

¿Atrapado en la rutina? Desbloquea tu creatividad

Frota la lámpara: tips para liberar a tu genio creativo

Suerte + creación + creatividad = éxito ¡Aprovecha la fórmula!

Relacionadas

Comentarios